Circuitos y viajes Sicilia

La mejor selección de circuitos y viajes por Sicilia

La mejor selección de circuitos y viajes a Sicilia. El volcán Etna descansa tranquilo en medio de una de las islas más auténticas del mar Mediterráneo. Una isla tranquila, de playas con largos arenales, de ciudades con mucho patrimonio y de pueblos que conservan tradiciones milenarias. Hablamos de la hermosa Sicilia, un lugar para perderse. Disfruta de los circuitos a Sicilia y conoce esta región en un viaje organizado a Sicilia en el que visitarás de la manera más cómoda y sencilla lo mejor de la isla. Catania, Palermo, Siracusa, Noto, Agrigento, y muchos lugares más te esperan en este viaje.

CIRCUITOS
5 circuitos
Completo
Italia: Sicilia con Islas Eolias (Salidas desde Castilla y Leon) Italia: Sicilia con Islas Eolias (Salidas desde Castilla y Leon)

Italia, 8 días

Visitando: Catania, región de Taormina, Islas Eolias, Etna, Siracusa, Ragusa, Noto, Agrigento, Cefalú, Palermo, Monreale, Segesta, Erice

Conoce la historia siciliana en ciudades tan hermosas como Palermo o Catania. Déjate seducir por la belleza de sus paisajes y deleita a tu paladar con su rica gastronomía tradicional.

Completo
Italia: Todo Sicilia (Salidas desde Castilla y Leon) Italia: Todo Sicilia (Salidas desde Castilla y Leon)

Italia, 8 días

Visitando: Palermo, Monreale, Segesta, Agrigento, Piazza Armenia, Catania, Caltagirone, Ragusa, Noto, Etna, Taormina, Siracusa

Disfruta de una ruta por Sicilia conociendo sus ciudades más importantes, adentrándote en su naturaleza más salvaje y descubriendo el pasado glorioso de esta fascinante isla.

Sicilia: Arqueología, playas y volcanes bajo el sol del Mediterráneo

Basta con bajarse el avión, echar un vistazo alrededor y respirar el aire puro de Sicilia para darse cuenta de que esta isla en pleno corazón del Mediterráneo es un lugar muy especial. El ambiente de sus ciudades, sus sitios arqueológicos, sus paisajes y la silueta del Etna recortándose en el horizonte se quedarán para siempre grabados en nuestra memoria.

Nos hallamos ante la isla más grande del Mediterráneo, y sin duda una de las más visitadas, pero no nos dejemos engañar por los grandes datos: Sicilia tiene el tamaño y las características perfectas para recorrerla entera en una escapada. Eso sí, corremos el riesgo de enamorarnos de la isla y de sus encantos hasta tal punto que seamos incapaces de abandonarla al final del viaje…
Una de las imágenes más reconocibles de Sicilia, y seguramente la más empleada por los editores de guías turísticas de todo el mundo, es la de la estatua de Ícaro caída en el suelo con el Templo de la Concordia levantándose, majestuoso, por detrás de ella. Esta imagen corresponde al Valle de los Templos, en Agrigento, uno de los lugares que no deberían faltar en ningún viaje a Sicilia. Como tampoco debería faltar un recorrido completo por Palermo, su capital, por la que han pasado tantas culturas y tantas civilizaciones que cada edificio y cada piedra de la ciudad están impregnados de historia.
Catania, Siracusa, Noto, Erice, Ragusa, Cefalú, Taormina… La lista de poblaciones que hacen de Sicilia un lugar maravilloso es larguísima, casi tanto como la de experiencias que ofrece la isla al visitante: sitios arqueológicos con restos romanos muy bien conservados, playas de ensueño en las que perder la noción del tiempo, atardeceres junto al mar, pequeñas villas de pescadores en las que la posada local sirve el pescado más fresco que se pueda imaginar, y paseos inolvidables bajo el sol del Mediterráneo.
Hablar de Sicilia es hablar del volcán Etna, una gigantesca mole de tierra que, debido a sus 3.400 metros de altura, se puede ver desde mucha distancia. Permanentemente activo, pero declarado por los expertos como no peligroso, el Etna configura el paisaje siciliano e incrementa la sensación de estar en un verdadero paraíso. Hablar de Sicilia es también hablar de su deliciosa gastronomía, que comparte rasgos con la de la Italia continental pero mantiene su esencia propia, y de sus vinos, que se encuentran entre los mejores de la cuenca del Mediterráneo, y de la tranquilidad con que viven sus habitantes, y que con tanta facilidad se contagia a los visitantes. Hablar de Sicilia es, en definitiva, hablar de un destino maravilloso y repleto de experiencias únicas esperando a ser vividas.