Circuitos y viajes Selva Negra

La mejor selección de circuitos y viajes por Selva Negra

Déjate sorprender por la exuberante naturaleza de la Selva Negra en Alemania, con los circuitos más completos que te presentamos a continuación. Disfruta del viaje por Selva Negra, esta bella zona del sur de Alemania, de la manera más cómoda y descubre la cara más salvaje del país. Podrás adentrarte en su bosque más conocido repleto de cascadas, ríos y pueblecitos de lo más tradicional los cuales conviven en perfecta armonía con la naturaleza de la zona. No te pierdas esta experiencia con los viajes organizados a Selva Negra de Iberojet.

CIRCUITOS
4 circuitos

Selva Negra: Bienvenidos a una de las regiones más bellas y pintorescas de Alemania

Famosa por sus bonitos paisajes y por haber dado nombre a una de las tartas más deliciosas de la gastronomía internacional, la Selva Negra es una zona de Alemania que está llena de sorpresas, en la que disfrutar de lo lindo contemplando su naturaleza y recorriendo sus ciudades.

En el estado teutón de Baden-Wurtemberg, y situada en el suroeste de Alemania, se encuentra la zona conocida como Selva Negra, un paraje insólito y repleto de atractivos. En origen, con este nombre solo se conocía el macizo montañoso que ocupa el centro de la región, aunque actualmente se llama así a toda la zona, incluidas sus áreas urbanas. En lo que respecta a su sugerente nombre, no existe unanimidad a la hora de explicarlo, aunque la teoría más extendida es que se debe a la oscuridad que suele reinar en lo más profundo de sus bosques de abetos.
Los relojes de cuco son uno de los símbolos más reconocibles de la Selva Negra: los hay por toda la región, y constituyen una de las compras más habituales para los viajeros que visitan la zona. De todos ellos, el más famoso es el de Triberg, ya que se trata del más grande del mundo. Muy cerca de esta población, por cierto, se encuentran las cascadas del río Gutach, una maravilla de la naturaleza de más de 160 metros de altura. Este salto de agua es uno de los lugares más visitados de la Selva Negra, al igual que el otro “punto caliente” de la naturaleza local. Nos referimos el Lago Titissee, un precioso entorno por el que hacer senderismo o practicar deportes acuáticos de todo tipo.
Aunque la naturaleza es uno de los principales atractivos de la Selva Negra, no es, ni mucho menos, el único. Las ciudades de la región también constituyen una visita obligada, ya que en ellas se respira un agradable ambiente, se pueden admirar bonitos edificios y es posible tomar una cerveza deliciosa en cualquiera de sus encantadoras terrazas. Friburgo es la ciudad más importante de la zona, y cuenta con un campanario de 116 metros de altura, con un pintoresco mercado cubierto y con un conjunto de calles y de canales que le han valido el apodo de “La Pequeña Venecia”. También destacan localidades como Gegenbach, considerado por muchos el pueblo más bello de la Selva Negra; Freudenstadt, un popular destino vacacional que puede presumir de tener la plaza del mercado más grande del país; Ettlingen, una pequeña y encantadora localidad al norte de la región, y la ciudad balnearia de Baden-Baden, que ha visto pasar por sus calles y baños termales a los personajes más ricos y famosos de Alemania desde el Siglo XIX.