Circuitos y viajes Bélgica

La mejor selección de circuitos y viajes a Bélgica

Explora los mejores y más completos viajes organizados a Bélgica, un sinfín de circuitos en los que podrás elegir sí descubrir una Bélgica más cultural, más urbana, más modernista o más tradicional. Enamórate de alguno de estos viajes al país del chocolate y la buena cerveza que te presentamos aquí. Porque entre tú y Bégica solo está Iberojet.

CIRCUITOS
14 circuitos
Destacado
Bélgica: París, Bruselas y Ámsterdam Bélgica: París, Bruselas y Ámsterdam

Bélgica, 7 días

Visitando: París, Brujas, Bruselas, Rotterdam, La Haya y Ámsterdam

De París a Ámsterdam será la ruta que hagas en este viaje de 7 días. Conocerás la torre Eiffel en París, la Grand-Place en Bruselas y el barrio judío en Ámsterdam.

Bélgica: Bruselas, Ámsterdam y el Rhin Bélgica: Bruselas, Ámsterdam y el Rhin

Bélgica, 5 días

Visitando: Bruselas, Amsterdam, La Haya, Rotterdam, Colonia, Frankfurt

Recorre 3 países en 5 días sin perder el tiempo. Comienza en la Grand-Place de Bruselas, pasa por el mercado de las Pulgas en Ámsterdam y acaba con un crucero por el Rhin.

Bélgica: Frankfurt, Ámsterdam, Bruselas y Flandes Bélgica: Frankfurt, Ámsterdam, Bruselas y Flandes

Bélgica, 8 días

Visitando: Frankfurt, Burg Eltz, Colonia, Ámsterdam, La Haya, Delft, Rotterdam, Bruselas, Brujas, Gante, Amberes y Malinas.

Encuentra lo que estabas buscando en este maravilloso viaje al corazón de Europa, y disfruta de todo lo que te ofrecen Frankfurt y los Países Bajos.

12

Bélgica: Un país inolvidable

El paraíso del chocolate, de las patatas fritas y de la cerveza. Bélgica es pasado y presente, su arquitectura medieval te transporta a épocas pasadas, te adentrará en escenarios de cuento mientras que Bruselas, sede de la Unión Europea pintará su cara más cosmopolita. El país de Tintín te va a enamorar.

Sus bellos paisajes, cultura popular, el ambiente dinámico de las calles, los ríos por los que dar un paseo en crucero, su gastronomía inolvidable, y sus contrastes entre el pasado y lo moderno que se palpa en sus pueblos y ciudades. Pero lo que seduce a la gente que visita Bélgica son las calles tranquilas y las ciudades construidas bordeando los ríos y sus canales, a las que se une el ambiente y la viveza de sus plazas donde se celebran mercados o que simplemente sirven de punto de encuentro para disfrutar de los sabores inigualables de su gastronomía. Es un país visitado por turistas de todo el mundo, no solo por tener la capital de la Unión Europea, Bruselas, sino por el encanto que tiene en cada uno de sus rincones que lo convierten en un lugar mágico, desde Brujas o Gante hasta Amberes.

Bruselas

El corazón de Bruselas late en la Grand Place. Monumental y llena de vida recibe al viajero con los brazos abiertos. No sabrás dónde mirar. Su Ayuntamiento gótico; la Maison du Roi que hoy alberga el Museo de la Ciudad; la Maison des Boulangers; la Maison des Ducs de Brabant; Le Piegeonsus, vivienda en la que Víctor Hugo se hospedó durante su exilio o cafés entre el que destaca el Roy d’Espagne decoran la considerada plaza más bella del mundo mientras que decenas de pintores la retratan. Merece la pena verla de día y de noche, momento en el que brilla con luz propia. Muy cerca encontrarás el emblemático Manneken Pis, infinidad de leyendas rodean a esta pequeña escultura de apenas 50 centímetros que cuenta con más de 650 trajes que se pueden contemplar en el Musee de la Ville. Bruselas es también la capital del cómic, la capital de Tintín y la sede de la Unión Europea, sus edificios dan el toque más moderno y metropolitano a la ciudad junto con el Atomium. No te vayas de Bruselas sin visitar la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula, el Palacio Real y los Jardines de Bruselas, el impresionante Palacio de Justicia y menos aún sin saborear una de sus exquisitas cervezas y como no sus míticos “mules et frites”.

Brujas

Brujas tiene un encanto especial. Conocida como “la Venecia del Norte” por su bellos canales y puentes es una de las ciudades más bonitas de Europa. La capital de la región de Flandes alberga en su casco antiguo una arquitectura medieval que transporta al viajero a una ciudad de cuento de hadas. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco pasear por sus calles adoquinadas con ese olor a chocolate tan característico es toda una experiencia para los sentidos. La Grote Markt – su plaza principal – será un buen punto para comenzar a disfrutar de la ciudad más visitada del país y uno de los puntos más fotografiados. La gran torre de 83 metros de altura preside la plaza. Junto a ella descubrirás otra plaza más pequeña y acogedora, la Plaza Burg donde encontrarás el Ayuntamiento, el Palacio de Justicia y la Santa Sangre. Algo más alejado pero lleno de magia está la zona de los molinos, podrás acceder hasta ellos a pie o en bicicleta y aprovechar el trayecto para descubrir las murallas de la ciudad más visitada del país. No hay momento más romántico que contemplar el atardecer paseando por sus canales o desde el Balcón de Brujas. Además, podrás descubrir todos los secretos del chocolate belga o las patatas fritas en sus respectivos museos.

Gante

Hay quienes dicen que Gante es el hermano pequeño de Brujas pero la capital de Flandes Occidental brilla con luz propia. Invita a soñar mientras paseas pos sus calles adoquinadas sacadas de un cuento. Un pequeño pueblo lleno de magia que aúna pasado y presente a la perfección, su bella arquitectura medieval con la juventud y alegría de sus universitarios. Destaca el castillo de los Condes de Flandes, su calle Graseli y Korenlei con sus respectivos muelles, la Catedral de San Bavón con su fusión de estilos gótico, románico y barroco y el Cordero Místico de los hermanos Van Eyck así como las maravillosas vistas desde su campanario. Gante invita a navegar por sus canales, a pasear por sus calles e incluso recorrerlas en bicicleta. Gante te va a enamorar. Uno de los lugares más románticos del planeta en el que despedir el día en una de sus terrazas saboreando una cerveza o desde el muelle mientras la luz de las farolas y las casas emana no tiene precio.