Circuitos y viajes Escocia

La mejor selección de circuitos y viajes a Escocia

Disfruta de todas las ventajas que te ofrecen estos viajes organizados que hemos pensado para ti. Los circuitos y viajes más completos a Escocia. Conocerás la grandeza de las Highland, la elegancia de Edimburgo, la modernidad de Glasgow, su increíble historia y la hospitalidad de su gente. Porque entre tú y Escocia solo está Iberojet.

CIRCUITOS
8 circuitos

Un país repleto de leyendas

Escocia es un país repleto de leyendas, con ciudades cargadas de historia y unos paisajes fabulosos.

Desde la elegante Edimburgo, que alberga un bonito casco histórico medieval junto con edificios civiles neoclásicos, hasta la sorprendente Glasgow, con su intenso corazón proletario y su carácter típicamente escocés, pasando por las fortificaciones y los campos del sur, los bonitos parajes del centro y la belleza descarnada de las islas. Y por supuesto, las Highlands, uno de los lugares mejor preservados de Europa, con unos paisajes absolutamente espectaculares con colinas llenas de turba, profundos y misteriosos lagos y escarpados acantilados.

Glasgow

A primera vista, Glasgow puede parecer una gran ciudad industrial en el centro de Escocia. Y lo es, pero también es mucho más. Su descontrolada mezcla de estilo arquitectónicos da un aspecto casi americano a una ciudad con una gran vida social y cultural, con barrios y museos muy interesantes y un carácter claramente escocés, mucho más que en la vecina Edimburgo. El pasado industrial de la ciudad ha dejado una profunda huella en el alma de la ciudad, marcadamente proletario, y en muchos de sus barrios aunque, por ejemplo, algunos de los muelles del antaño gigantesco puerto se han convertido en bucólicos paseos. Caminando por el centro se puede descubrir una interesante muestra de edificios de finales del siglo XVIII y del XIX y la catedral de Saint Mungo, además de visitar varios interesantes museos como el People’s Palace o el de las gaitas.

Edimburgo

Es la capital de Escocia y, sin duda, la ciudad más visitada de todo el país gracias a su precioso casco histórico medieval y la elegancia georgiana de la Ciudad Nueva. Todo ello le han valido su inclusión dentro de los lugares reconocidos como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Además, Edimburgo tiene una intensísima vida cultural, con una universidad muy pujante y unos festivales de verano reconocidos en todo el mundo que le otorgan una vocación cosmopolita sin parangón en todo el país. Edimburgo se puede recorrer fácilmente a pie. Lo mejor es empezar en la Milla Real, donde están los edificios mejor conservados de la Ciudad Vieja medieval, continuar por el castillo de la ciudad, la catedral de Sant Giles, el palacio Holyroodhouse, el moderno edificio del parlamento o el ‘Asiento de Arturo’, un volcán prehistórico extinguido, además de algunos de sus excelentes museos, como el Royal Museum o el Museo de Escocia.

Aberdeen

La tercera ciudad de Escocia consiguió prosperar a finales del pasado siglo cuando, en 1972, se encontró petróleo. Pese a todo, sigue siendo conocida como la Ciudad del Granito por el material del que están hechos buena parte de sus edificios y que le da un aire adusto. Dos elementos ayudan a mitigar esa sequedad inicial: los miles de flores que adornan la ciudad durante todo el año y la intensa vida artística y cultural que alberga este centro universitario. Dentro de su casco histórico destacan el King’s College, la catedral de San Andrés y la Provost Skene’s House. Además, al final de la playa de la ciudad, a unos tres kilómetros del centro, se encuentra el pintoresco pueblo de Footdee, con buenas vistas del puerto.