Circuitos y viajes Rusia

La mejor selección de circuitos y viajes a Rusia

Disfruta de todas las ventajas que te ofrecen estos viajes organizados a Rusia que hemos pensado para ti. Los circuitos y viajes más completos a Rusia. Conocerás un país inmenso, lleno de lugares con mucha historia, con una vasta cultura y con unas tradiciones que te enamorarán. Porque entre tú y Rusia solo está Iberojet.

CIRCUITOS
3 circuitos

Rusia: 17 millones de kilómetros cuadrados de cultura e historia

Rusia es el país más extenso del mundo. No en vano, sus 17 millones de kilómetros cuadrados suponen una novena parte de la tierra firme en nuestro planeta. Ya sólo por eso, la lista que puede ofrecernos como visitantes es tan larga que nunca tiene fin.

Desde la exuberancia cultural e histórica de San Petersburgo hasta la mezcla de pasado, presente y futuro de Moscú, pasando por los balnearios del Mar Negro y el Mar Báltico, la caza en la taiga y en el Lejano Oriente o las rutas de montaña por los Urales o los bosques de Rusia central. Es probable que lo único que no encontremos sea un turismo de sol y playa al uso, pero el resto de opciones posibles siempre están sobre la mesa en un país tan descomunal como Rusia. Y no será por falta de agua, porque el país cuenta con centenares de kilómetros de costa, caudalosos ríos como el Volga o el Lena, que permiten viajar en crucero, pescar o hacer deportes de aventura como el rafting; y lagos de aguas claras que incluso, en algunos casos, se pueden beber.

Moscú

Moscú es la capital de Rusia y, con sus 12 millones de habitantes, la sexta ciudad más poblada del mundo. Nos encontraremos una ciudad moderna, en pleno desarrollo pero que conserva múltiples rincones que recuerdan su rica historia, desde la época de los zares hasta la etapa soviética. Es obligatorio visitar el Kremlin y, al salir, caminar por la Plaza Roja para hacerse una foto con la estampa más conocida de la ciudad, la catedral de San Basilio. Después podemos hacer unas compras en los elegantes almacenes GUM; pasear por la zona de los teatros donde se alza, entre otros, el mítico Bolshoi, disfrutar de su metro, que está considerado como un museo bajo tierra; o dar un paseo al atardecer para disfrutar de las vistas de la ciudad iluminada desde la Colina de los Gorriones.

San Petersburgo

A orillas del mar Báltico se erige San Petersburgo, la segunda ciudad en importancia de Rusia y auténtica capital cultural del país. Fundada por Pedro el Grande en 1703 con el objetivo de ser la ventana de Rusia a Europa, fue capital de la nación hasta 1918 y aún hoy mantiene su elegancia palaciega gracias a edificios tan espectaculares como el Palacio de Invierno o la fortaleza de Pedro y Pablo. Es imprescindible visitar el Museo Hermitage, uno de los mejores del mundo, que cuenta con una colección de más de tres millones de cuadros y ocupa un total de seis edificios. También es aconsejable dar un paseo en barco por los canales que permiten apodarla como la Venecia del Norte o subir las escaleras hasta lo alto de la iglesia de San Isaac para contemplar una fabulosa panorámica de la ciudad y del golfo de Finlandia.

Sergei Posad

Situada a apenas 60 kilómetros de Moscú, es una excelente opción para hacer una excursión de un día desde la capital si no se tiene la opción de recorrer el Anillo de Oro al completo. Es una de las ciudades más antiguas de Rusia y está considerada como la capital religiosa del país, ya que allí nació el patrón de la nación, San Sergio. Al Monasterio de la Trinidad, uno de los más importantes y activos de todo el país, es un centro de peregrinaje para miles de personas cada año. Pese a lo llamativo de su vestimenta y actividad, es recomendable no aventurarse a hacer fotos a los monjes residentes. Además, el visitante puede disfrutar de las catedrales de la Trinidad y la de la Asunción.