Viaje a Bélgica: Circuito Frankfurt, Ámsterdam, Bruselas y Flandes

Duración 8 día/s, 7 noche/s
  • ABR
  • MAY
  • JUN
  • JUL
  • AGO
  • SEP
  • OCT
  • NOV
  • DIC
  • ENE
  • FEB
  • MAR
Desde 882 €
Ver disponibilidad
Circuito: Frankfurt, Ámsterdam, Bruselas y Flandes
DURACIÓN: 8 día/s, 7 noche/s
Desde 882 €
Ver disponibilidad
Diversión, cultura y experiencias irrepetibles

Desde la ciudad teutona de Frankfurt, considerada la capital financiera de Alemania, hasta la maravillosa Bruselas, centro neurálgico de la política europea, pasando por las bellísimas poblaciones de Brujas y Gante, por la historia viva de Holanda en La Haya y Ámsterdam, y por muchos otros lugares de ensueño… Este gran viaje al corazón del Viejo Continente dejará en ti una huella imborrable, así que ¡Adelante, aprovecha esta oportunidad!

Itinerario

Día 1: España – Frankfurt. Primera parada, Frankfurt: el comienzo de un magnífico viaje

RÉGIMEN Alojamiento.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

¡Empezamos! Poco a poco, habrá llegado la hora de viajar hacia Alemania y los Países Bajos, un excepcional recorrido por la Vieja Europa que se convertirá en inolvidable. Comprobaremos que el equipaje está listo para ir hasta el aeropuerto (mejor con, al menos, dos horas de antelación), donde, al fin, podremos entrar en el avión que marca el comienzo de esta gran experiencia. En poco más de dos horas y media, aterrizaremos en esta gran ciudad, donde nos esperarán para acompañarnos a nuestro hotel en la ciudad, con tiempo libre durante la tarde para nuestra primera toma de contacto.

Frankfurt es la quinta ciudad más grande de un gran país, y uno de los destinos más deseados de Alemania. Un enclave urbano con más de 700.000 habitantes que se ha constituido como un centro económico y financiero reconocido en toda Europa (con sedes de grandes instituciones como el Banco Central Europeo y del Deutsche Bundesbank), toda una referencia en la Unión Europea. Y, además, en Frankfurt saben muy bien como acoger a los visitantes, ya que, cada año, llegan miles y miles no solo por sus cualidades como ciudad, sino por ser uno de los más importantes centros de celebración de ferias, congresos, exposiciones, etc., con ejemplos como las impresionantes ferias del Libro y del Automóvil. Un desarrollo económico que ha consolidado la posición de la ciudad entre las más prósperas de Europa, con su aeropuerto entre los más importantes de Europa, un destacado lugar en operaciones logísticas y de transporte y un conjunto de rascacielos que ha hecho que la ciudad sea conocida popularmente como ‘Mainhattan’.

Nuestras horas de paseo vespertino ya nos darán una idea de los atractivos y grandeza de Frankfurt, como en el caso de su Ayuntamiento (el Römer, un imponente edificio medieval); la espectacular de la Fuente de la Justicia, esculpida en bronce; o la Catedral (el ‘Kaiser Dom’), un edificio gótico construido en el siglo XIV y sede de la solemne coronación de los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico. Otro de los destinos puede ser la iglesia de San Pablo, donde ya no se ejerce el culto, constituida en uno de los símbolos no solo de la ciudad, sino de Alemania, ya que allí se reunió, en 1848, el primer Parlamento elegido democráticamente para la constitución de la Asamblea Nacional Alemana. Después de estas horas de interesante paseo, nos dirigiremos al hotel para descansar.

Día 2: Frankfurt - Burg Eltz – Colonia – Ámsterdam. Un recorrido de ensueño

RÉGIMEN Desayuno.Cena
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Castillo de Eltz
ALOJAMIENTO Hotel

El viaje continuará a lo grande en la segunda jornada, ya que, después de conocer Frankfurt y de saborear el desayuno, viajaremos hasta Ámsterdam. En este recorrido pararemos en el Valle Bajo del Mosela, un increíble entorno natural en el que destaca el célebre castillo de Eltz (el ‘Burg Eltz’), con sus ocho torres que llegan a alcanzar una altura de hasta 30 metros. Más de ocho siglos de historia nos contemplarán, en un escenario propio de cuento, anclado en el esplendor de la época medieval. Inolvidable.

La segunda parada también se convertirá en otra buena noticia, ya que pasaremos un tiempo en Colonia, con más de dos milenios de historia desde su fundación por los romanos (como Colonia Claudia Ara Agrippinensium) para defenderse de los invasores bárbaros. Su monumento más popular es la catedral, un prodigio del arte gótico, una de las más célebres del mundo, ubicada en el casco antiguo y que tardó en construirse nada más y nada menos que 600 años. Otro rasgo superlativo de este Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO lo encontraremos en sus torres, ya que, con 157 metros de altura, fueron las más altas del planeta hasta que se construyó, en 1884, el Monumento a Washington… toda una imponente presencia que escolta todo tipo de tesoros en el interior, como un relicario medieval dorado (el más grande del mundo) y los restos de los Reyes Magos, motivo por el cual se construyó la catedral. Pero Colonia reserva muchas más sorpresas al visitante, en una ciudad de museos por los que merece la pena pasar, al menos, por uno. Como el Ludwig, con obras de los siglos XX y XXI pertenecientes al abstracto, el expresionismo alemán, el surrealismo, el ‘pop art’, etc. O, retrocediendo unos cuantos siglos, el Museo Romano-Germánico, erigido sobre los restos de una villa romana del siglo III, en el que alberga un valiosísimo legado histórico. El Puente Hohenzollern, el extraordinario Rheinpark, el curioso Museo del Chocolate… hay muchas propuestas para que Colonia se quede en nuestro recuerdo.

La siguiente parada será en Ámsterdam, la capital holandesa y uno de los principales y más apreciados destinos turísticos del continente. Una ciudad ganada al mar, bañada por el río Amstel, que podremos conocer en lo que quede del día. Podremos empezar, por ejemplo, por la plaza Dam, centro neurálgico de Ámsterdam, siempre bulliciosa y animada y continuar por el Museumplein (Barrio y Plaza de los Museos), donde destaca el excepcional Rijksmuseum (podremos conocer ambos enclaves más en profundidad al día siguiente). Tendremos la posibilidad de disfrutar, en una excursión opcional, de un paseo en barco por los canales, lo que nos permitirá ir viendo, durante el recorrido, enclaves como la Casa de Ana Frank, el Puente Delgado, la Iglesia del Oeste, canales como el de los Señores y de los Príncipes… Un gran día a caballo entre Alemania y Holanda, que finalizará con nuestra llegada al hotel, donde podremos cenar y descansar.

Día 3: Ámsterdam. Un día en Ámsterdam merece mucho la pena

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Ámsterdam
ALOJAMIENTO Hotel

Después de desayunar, nos esperarán para comenzar una interesante visita panorámica por alguno de los lugares populares de la capital holandesa, recorrida por canales y con diversos motivos para disfrutar de la evocación histórica-artística.

La visita empezará por un recorrido guiado por la Plaza Dam, el centro de la vida en la ciudad… literalmente, ya que en ella se construyó, en el siglo XIII, la primera presa sobre el río Amstel para ganar la guerra al dominio del agua. A partir de ahí, año a año, siglo a siglo, se construyó una de las ciudades más originales y bellas de Europa. Destacan en ella, por su majestuosidad neoclásica, el Palacio Real, además de la Iglesia Nieuwe Kerk o el Museo de Cera Madame Tussaud. También podremos disfrutar de la visión del Monumento Nacional, 22 metros de obelisco construidos como homenaje a los soldados holandeses fallecidos durante la II Guerra Mundial. Visitar Ámsterdam supone visitar sus museos, y así lo haremos, como en el caso del Mercado de las Pulgas, un ‘Rastro’ repleto de curiosidades en el que podremos, si lo deseamos, comprar algún objeto curioso como recuerdo. Y en un país de flores, con el tulipán como emblema, el Mercado Flotante de Flores, el Bloemenmarkt, es visita obligada, con todo un espectáculo multicolor a lo largo del canal Singel.

Tampoco podrán faltar los museos, con parada en la Casa Museo de Rembrandt, en honor a uno de los genios universales de la pintura, el autor de ‘La Ronda Nocturna’ (o ‘La Ronda de Noche’). Un legado del artista del siglo XVII que ha conseguido conservar los muebles y diversos objetos de la que fuera su casa en muy buen estado. La cita con la Historia del Arte continúa en todo lo alto con la llegada a la Plaza de los Museos (Museumplein), al sur de la ciudad y que ofrece uno de los escenarios más espectaculares de tributo al arte, comenzando por el Rijksmuseum, o Museo Nacional, una de las pinacotecas más importante del mundo, en la que, a las obras de Rembrandt se suman las de magníficos artistas como Vermeer, Hals o Steen. De ahí al Museo Van Gogh hay solo un paso, para poder disfrutar de más de 200 obras del célebre Vincent Van Gogh (fallecido con 37 años después de haber creado 900 pinturas y más de 1.000 dibujos), para pasar al Stedelijk, o Museo Municipal de Arte Moderno, una extraordinaria obra arquitectónica que rinde culto a las vanguardias. Para terminar el recorrido, la visita nos llevará hasta dos enclaves que representa, cada uno a su manera, circunstancias históricas de la ciudad y del país: el Barrio Judío, donde visitaremos el Jardín Botánico Hortus Botanicus y la sinagoga que resistió los bombardeos alemanes de la II Guerra Mundial y una fábrica de tallado de diamantes.

Una fascinante mañana que podremos redondear con una tarde libre para seguir disfrutando de la ciudad, tanto por lugares no visitados (como el popular ‘Barrio Rojo’, una ruta en bicicleta, tomar una cerveza o un queso holandés, etc,) como por paseos por alguno de los que ya hemos visitado. Ya por la noche, volveremos al hotel para descansar. Los viajeros con opción ‘Todo incluido’ podrán disfrutar de almuerzo y cena sin coste añadido.

Día 4: Ámsterdam. Ámsterdam y sus alrededores: un día inolvidable

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Dispondremos de dos opciones, ambas acertadas: continuar disfrutando de Ámsterdam o hacer lo propio con las poblaciones cercanas a través de una excursión opcional. En ellos, tendremos un contacto directo con los bellos paisajes holandeses y las tradiciones populares de esta tierra de diques, molinos, zuecos, praderas repletas de flores…

En el caso de escoger la excursión opcional, saldremos del hotel una vez disfrutado nuestro desayuno, con un recomendable recorrido que comenzará, a solo media hora de Ámsterdam, por Zaanse, conocido como ‘El Pueblo de los Molinos’, por la presencia de estas clásicas edificaciones, construidas en su mayor parte en el siglo XVII y utilizadas para labores como la molienda de todo tipo de granos y especias, además de para la fabricación de tintes y pinturas. Algunos de ellos siguen funcionando en la actualidad, y todos conforman un paisaje de ensueño, de aspas pegadas al río. Entre los molinos, y las casas e iglesias del lugar, bien conservadas por sus habitantes, el resultado es como si se hubiese detenido el tiempo hace unos siglos.

La excursión también nos llevará a uno de los pueblos más bellos y pintorescos no solo de la zona, sino de toda Holanda: Marken, un ejemplo de tierra ganada al agua (antes era una isla) gracias a la esforzada labor de construcción de los diques. De nuevo, disfrutaremos de un ambiente sosegado, de gran belleza, que parece diseñado al detalle para ambientar cualquier escena bucólica de un cuento o una película gracias al esmerado cuidado por parte de sus visitantes. De ahí iremos hacia Volendam, cercana al célebre puerto de Edam, otra de las localidades más típicas y populares del país, en este caso, de tradición católica (Marken es de mayoría protestante), y famosa por su paseo marítimo, propio de una población pesquera famosa por sus suculentos y frescos platos de pescado, por sus fábrica de quesos… Un grato cierre para un día que finalizará con la vuelta a nuestro hotel en Ámsterdam. Los viajeros que hayan contratado la opción ‘Todo Incluido’ disfrutarán también de la cena en el hotel.

Día 5: Ámsterdam - La Haya - Delft - Rotterdam – Bruselas. Joyas de Holanda y de Bélgica

RÉGIMEN Desayuno .Cena
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Un nuevo gran día, ya que lo terminaremos llegando a Bruselas después de pasar, y disfrutar durante unos momentos de los encantos de ciudades holandesas tan destacadas como La Haya, Delft y Rotterdam. Aprovecharemos la jornada a fondo para poder pasear por ellas, con la posibilidad de contratar una visita panorámica opcional (disponible sin coste en la opción ‘Todo Incluido’).

Después de desayunar, recorreremos los poco más de 60 kilómetros que separan Ámsterdam de La Haya para pasar unos momentos en esta ciudad, que cuenta con edificios tan reconocidos internacionalmente como la sede del Tribunal Internacional de La Haya y los edificios del Parlamento holandés (‘Binnenhof’); la Real Pinacoteca Mauritshuis (con obras de arte de los siglos XVII y XVIII), el Koninklijke Schouwburg o el Teatro Real de la Haya. También podremos contemplar diversos palacios, como el Noordeine (perteneciente a la Familia Real desde 1609), el Huis ten Bosch o el Palacio de la Paz. Si se ha contratado la visita panorámica se podrá visitar, además, el famoso Madurodam, un parque en el que se están representados, a escala, los edificios y lugares más destacados de los Países Bajos.

La siguiente escala será en Delft, una pequeña población que el pintor Johannes Vermeer hizo famosa universalmente con obras como ‘Vista de Delft’ y ‘La callejuela’ y que también destaca por su distinguida artesanía en porcelana azul. Tanto por libre como gracias a una visita panorámica, podremos disfrutar de una ciudad que destaca por sus calles limpias (con las flores como destacado elemento ornamental en los balcones de las casas), por sus canales, sus casas señoriales, sus iglesias, etc. Y el día continúa manteniéndose en todo lo alto con la visita a Rotterdam, centro de la actividad económica, financiera y comercial holandesa (su puerto es el más grande de Europa y uno de los más activos del mundo) y una ciudad en la que la tradición holandesa se combina con la modernidad, representada, por ejemplo, en varios monumentos que representan lo mejor de la arquitectura contemporánea holandesa.

Después de La Haya, Delft y Rotterdam, nos encontraremos con otro apreciado enclave europeo, esencia de la historia de un continente: Bruselas, la capital belga. Una ciudad que prolongará los sentimientos de satisfacción y relax que nos acompañarán durante todo el viaje, como podremos comprobar en las horas de tiempo libre que tengamos antes de volver a nuestro hotel, donde cenaremos y descansaremos. Se recomienda, por ejemplo, empezar con un paseo por la Grand Place de Bruselas, que ofrece un extraordinario aspecto cuando se ilumina o tomar algo en cualquiera de sus terrazas… buenas propuestas para empezar a estrechar lazos con esta popular ciudad.

Día 6: Bruselas - Gante – Bruselas. Un paseo por la historia

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Bruselas
ALOJAMIENTO Hotel

El desayuno en nuestro hotel en Bruselas nos dejará preparados para otra gran jornada de viaje, ya que podremos conocer algunos de los destinos más interesantes de Bélgica. En la propia Bruselas, una visita panorámica nos permitirá conocer mejor la historia de una de las más destacadas plazas de toda Europa, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, con centros de indudable interés como la Casa del rey, durante siglos residencia oficial de la Familia Real, hasta que se convirtió en el Museo de la Ciudad. La Grand Place, además del Palacio de los Duques de Brabante o la casa en la que vivió el escritor galo Víctor Hugo. Pero, con permiso de todos ellos, el Hotel de Ville, el Ayuntamiento, destaca, imponente, por su arquitectura gótica.

El Barrio de Sablon, en el que destaca la iglesia de Nuestra Señora de Sablon, además del espectacular Palacio de Justicia, erigido a finales del siglo XIX, como sede el poder judicial y de los tribunales de justicia belgas. La visita continuará con otros destacados símbolos de la ciudad, como lo son el Manneken Pis y el Atomium. El primero destaca por su popularidad, propia de una pintoresca escultura de apenas medio metro de altura que representa a un niño orinando. En cuanto al Atomium, 102 metros que representan un átomo de hierro, se construyó de cara a la Exposición Universal de Bruselas de 1958 y se ha convertido en uno de los indiscutibles símbolos de la identidad europea.

La siguiente parada del día será en Brujas, donde podremos disfrutar de tiempo libre para conocer la ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Aquí destacan los edificios de origen medieval y sus coloristas casas junto a los canales. Conoceremos la Plaza Mayor, rodeada de espectaculares fachadas como la del Palacio Provincial; el Provincial Hof, un extraordinario edificio de estilo neogótico que se empezó a construir a finales del siglo XIX. También podremos contemplar la torre del campanario para después pasear por el lago del Amor en el Parque Minnewater. Muy cerca de allí nos encontraremos con el Begijnhof, antigua comunidad de viudas de los cruzados que cuidaban de los enfermos o los heridos, y que ahora es un convento de monjas benedictinas. Otra visita muy recomendable, recorriendo sus canales, es la que se puede hacer, al sudoeste a la catedral de San Salvador, la iglesia más antigua de la ciudad, con origen en una capilla del siglo IX y construida entre los siglos XII y XV. Destaca su espectacular torre campanario, así como su interior, donde se pueden contemplar murales de los siglos del XIII al XVIII, la sillería del coro, etc.

Después de almorzar en la ciudad (comida incluida solo para los viajeros que hayan contratado la opción ‘Todo Incluido’) llegaremos a Gante, otra de las destacadas ciudades belgas, tanto por la belleza de sus edificios y monumentos como por su ambiente popular. Y podremos contemplar la majestuosidad de otra catedral, como es el caso de la catedral de San Bavón. Legado del poder económico de la ciudad en la era medieval, contiene todo tipo de tesoros en su interior. Luego, podremos llegar hasta el Castillo de los Condes de Flandes, una fortaleza defensiva que llegó a ser prisión y en la actualidad acoge exposiciones… como una de instrumentos de tortura. También destacan su ‘belfort’, su torre, levantada en el siglo XIV; la Iglesia de San Nicolás; el excepcional Ayuntamiento de Gante (el Stadhuis); el Puente de San Miguel (conocido por ser uno de los entornos más románticos de Europa); el Muelle de las Hierbas (en el que destacan la Casa Gremial de los Navegantes Libres, la Casa del Impuesto o el Almacén de Grano)…

Además de la opción de organizar el tiempo libre en estas dos ciudades, existe la posibilidad de optar por una excursión que recorra los lugares más emblemáticos de Brujas y Gante, dos destinos con mucha historia, con mucho por descubrir. En ambos casos, el hotel nos esperará al final de la noche para descansar.

Día 7: Bruselas – Amberes – Malinas – Bruselas. Bruselas, base para conocer Amberes y Malinas (y la posibilidad de evocar a Erasmo de Rotterdam)

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Amberes Panorámica de Malinas
ALOJAMIENTO Hotel

Una vez disfrutado nuestro desayuno, continuaremos con nuestro recorrido por la región de Flandes, en este caso con dirección a Amberes, a 100 kilómetros al este de Brujas, y todo un referente en la historia de Bélgica por su huella cultural y comercial (por factores, en este último caso, por las transacciones realizadas con diamantes). Una visita panorámica nos permitirá conocer los lugares más destacados de esta ciudad, comenzando por la Plaza Mayor, presidida por el Ayuntamiento, construido a mediados del siglo XVI con elementos del Renacimiento italiano y el arte flamenco. Repleto de banderas, es Patrimonio de la Humanidad desde 1999. También podremos pasear por el entorno de la Catedral de Nuestra Señora de Amberes (también Patrimonio de la Humanidad) otro magnífico ejemplo de arte gótico por estas tierras, la mayor de todo el país, con una imponente torre de 120 metros de altura.

Malinas, a mitad de camino entre Amberes y Brujas, llegó a ser capital del país en los tiempos de los duques de Borgoña, por lo que conserva el legado histórico y artístico de estos tiempos. La Plaza Mayor es el centro neurálgico de una población en la que destacan tanto la En esta población nos espera otro tour panorámico en el que podremos conocer los edificios más importantes de la ciudad, concentrados, principalmente, en torno a su Plaza Mayor, como, por ejemplo, la Catedral de San Romuldo y el Ayuntamiento, emplazados en una bella plaza, una de las más distinguidas de Bélgica, en la que podremos disfrutar de un aperitivo en alguna de sus numerosas terrazas.

De vuelta en Bruselas, tendremos el resto del día de tiempo libre, sin visitas programadas (con almuerzo disponible para los viajeros que cuenten con la opción ‘Todo Incluido’). Podremos seguir conociendo todo lo que puede ofrecer Bruselas, o también dispondremos de una excursión opcional a la cercana Lovaina, en cuya universidad dio clases el célebre Erasmo de Rotterdam. En su caso, la Plaza Mayor (la Grote Markt), también es el centro histórico y artístico de una localidad repleta de encantos para el visitante, como el Ayuntamiento, erigido en el siglo XV a partir de una variante del gótico denominada brabanzón o brabantino, propio de estas latitudes del planeta, un estilo que también marca a la bella Iglesia de San Pedro (solo hay otra en el mundo que, como esta, sea Iglesia Magistral, ya que todos sus canónigos debían ser Doctores en Teología). Un comienzo que continúa a lo grande con el Beaterio o Gran Beguinaje (Patrimonio de la Humanidad en 1998), el Salón de los Tejidos, el Colegio Van Dale, la Iglesia de San Miguel… Inolvidable.

Sea cual sea la modalidad escogida en este gran cierre de viaje, descansaremos en nuestro hotel en Bruselas, gratificados no solo por esta jornada, sino por la suma de todas las anteriores.

Día 8: Bruselas – España. De Bruselas a España: termina un gran viaje

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Vuelo

En la hora del desayuno en nuestro hotel de Bruselas, podremos reflexionar sobre todo lo vivido, mucho en lo que nos habrá parecido poco tiempo, como sucede con los grandes viajes, en una agradable estancia en tierras europeas. Alemania, Bélgica y Holanda nos han acogido con un auténtico despliegue de lugares inolvidables, que culminaremos aprovechando al máximo nuestras últimas horas en Bruselas antes de que nos trasladen al aeropuerto para regresar a nuestro hogar, donde, mientras recordamos, bien frescos en nuestra memoria todos estos recuerdos, ya empezaremos a planificar una de las mejores aficiones que se pueden tener en la vida: viajar. ¡Ya queda menos para el próximo, gracias por acompañarnos en este recorrido por la esencia de Europa!

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Nuestro producto más habitual, hoteles de 4* y los mejores 3* seleccionados tras años de experiencia. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 3* identificados como 3* S.

Leonardo Royal Frankfurt
Frankfurt, Alemania

Leonardo Royal Frankfurt

Mercure Amsterdam City
Ámsterdam, Holanda

Mercure Amsterdam City

Catalonia Brussels
Bruselas, Bélgica

Catalonia Brussels

WestCord Art Hotel Amsterdam 3*
Ámsterdam, Holanda

WestCord Art Hotel Amsterdam 3*

Novotel Frankfurt City
Frankfurt, Alemania

Novotel Frankfurt City

Nuestro producto más habitual, hoteles de 4* y los mejores 3* seleccionados tras años de experiencia. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 3* identificados como 3* S. Se incluyen todas o la mayoría de las comidas (no incluye bebidas). Por razones operativas y para que descubras a tu aire la cocina autóctona, en algún caso hemos dejado las comidas libres. Se incluyen las visitas y excursiones más interesantes

Novotel Frankfurt City
Frankfurt, Alemania

Novotel Frankfurt City

Mercure Amsterdam City
Ámsterdam, Holanda

Mercure Amsterdam City

WestCord Art Hotel Amsterdam 3*
Ámsterdam, Holanda

WestCord Art Hotel Amsterdam 3*

Catalonia Brussels
Bruselas, Bélgica

Catalonia Brussels

Leonardo Royal Frankfurt
Frankfurt, Alemania

Leonardo Royal Frankfurt