Viaje a Francia: Circuito Castillos y Normandía Semana Santa

Duración 7 día/s, 6 noche/s
  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
  • MAY
  • JUN
  • JUL
  • AGO
  • SEP
  • OCT
  • NOV
  • DIC
Desde 1.160 €
Ver disponibilidad
Circuito: Castillos y Normandía Semana Santa
DURACIÓN: 7 día/s, 6 noche/s
Desde 1.160 €
Ver disponibilidad
El viaje mágico que siempre has soñado

Francia es, año tras año, uno de los países más visitados y mejor valorados por los viajeros de todo el mundo. Y eso, obviamente, no puede ser casualidad. Acércate a conocer las mil y una maravillas que atesora la nación gala, y disfruta de lo lindo con sus castillos, sus paisajes, sus increíbles ciudades y sus pequeños pueblos llenos de encanto.

Itinerario

Día 1: España – París. Comenzamos nuestro viaje por la Historia de Francia

RÉGIMEN Alojamiento.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

El irresistible encanto de la gran París marcará el comienzo de un gran viaje que nos permitirá conocer mejor la ‘grandeur’ de los paisajes y monumentos franceses, de sus tradiciones y costumbres. De la extraordinaria capital al recorrido por los castillos del Loira y por las costas de Normandía.

París bien vale comenzar un gran viaje, y así lo haremos desde que nuestro avión aterrice en la capital francesa. Allí nos esperarán para acompañarnos hasta nuestro hotel, donde nos registraremos y dejaremos nuestro equipaje para, a continuación, empezar a experimentar en primera persona los atractivos de París, de Francia. Al terminar el día, regresaremos al hotel para descansar ante unas próximas jornadas que se convertirán en inolvidables.

Día 2: París — Chambord — Blois — Bodega de vinos de La Touraine — Amboise — Tours. Una ruta de cinco estrellas

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Visita con degustación a una bodega de referencia en el Valle del Duero
ALOJAMIENTO Hotel

Después de nuestra primera noche en Francia y de un magnífico desayuno, comenzaremos una ruta en la que nos asombrará la belleza de castillos que forman parte de un extraordinario entorno natural: siglos de historia saldrán a nuestro encuentro.

La primera escala será el castillo más famoso de toda la región (y uno de los más destacados en todo el mundo): Chambord. Mandado construir por el rey Francisco I, con una espectacular muralla de dos metros y medio de altura extendida 32 kilómetros en lo que, en origen, era el pabellón de caza real. Una imponente fachada recibe a los visitantes, en una zona boscosa que envuelve este impresionante castillo de 440 habitaciones, cuya construcción encomendó Francisco I a arquitectos italianos (incluso se atribuyen a Leonardo da Vinci algún que otro diseño del increíble interior).

Después de este extraordinario comienzo, la ruta sigue a lo grande con Blois, considerada la zona de entrada a los castillos del Valle del Loira y sede de uno de los castillos más apreciados de la región, construido entre los siglos XIII y XVII y que podremos conocer mejor gracias a un guía local que nos acompañará durante nuestra estancia en tan distinguido interior, original, a su vez, por tener cuatro fachadas de estilos diferentes, por las épocas en las que se edificaron, con magníficos detalles como la gran escalera que Francisco I ordenó construir en el patio central. Un legado de la ‘grandeur’ francesa, que llegó a acoger a diez reinas y siete reyes.

El Valle del Loira es tierra de castillos, pero también de viñedos y bodegas, como podremos comprobar no solo durante los trayectos, sino con la parada en Amboise, donde continuaremos este homenaje a los sentidos con la visita a una bodega, donde probaremos sus prestigiosos caldos. También podremos conocer mejor la localidad denominada ‘La Perla de La Touraine’, donde vivió sus últimos días Leonardo da Vinci, del que, en muchos casos, se desconoce su estancia en tierras francesas. Muy cerca, a 25 kilómetros, nos espera otra gran referencia francesa, Tours, donde pasaremos la noche.

Día 3: Tours - Azay-le-Rideau – Chenonceau – Tours. Sumergiéndonos en el Renacimiento francés

RÉGIMEN Desayuno.Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Castillo de las Damas
ALOJAMIENTO Hotel

El reconocimiento de Tours como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO se demuestra paso a paso, por el recorrido por sus calles. Y así lo haremos en esta primera etapa de un magnífico día de estancia en tierras francesas por la que fuera capital de Francia los siglos XV y XVI. La huella medieval en sus calles, con decenas de casas construidas en coloristas tonos de madera, invita a imaginar la vida siglos atrás.

La Plaza Plumereau es el emblema de la ciudad, al ser el centro neurálgico de una localidad que acoge al visitante con un magnífico contraste entre la animación propia de un foco de atracción turística y la distinción del entorno. Podremos pasear, además, por otros dos ejemplos del esplendor de tiempos pasados que se ha convertido en un irresistible encanto en el siglo XXI: la Basílica de San Martin y la Torre de Carlomagno.

Dejaremos atrás (no en el recuerdo) Tours para dirigirnos a otro de los impresionantes castillos de esta excepcional zona: Azay-le-Rideau, erigido en una isla en el siglo XVI como fortaleza medieval y que ha pasado a convertirse en otro de los distinguidos ejemplos de perfección renacentista: como sucede en otros ‘compañeros’, este castillo se benefició de los conceptos arquitectónicos y decorativos procedentes de Italia, de tal manera que se considera uno de los hitos monumentales de todo el viaje.

Hacia la hora del almuerzo estaremos llegando a Chenonceau, donde conoceremos otra de las razones para disfrutar a fondo de esta ruta por el Valle del Loira: el Castillo de las Damas, construido sobre el río Cher y denominado así por la huella que en él fueron dejando las damas de la corte que lo poblaron (aunque se dice que el legado fue de difícil conservación, ya que cada nueva inquilina procuraba eliminar el rastro de la anterior). Espectacular por fuera, espectacular por dentro, debido a la riqueza de su patrimonio artístico, desde el mobiliario renacentista a sus ricos tapices, pasando por una esmerada decoración floral, que se repone cada semana. Todo un toque de distinción.

Cerca de la caída del sol, llegará el momento de regresar a Tours, donde nos esperarán la cena en nuestro hotel y la cama de nuestra habitación para prepararnos ante la jornada del día siguiente.

Día 4: Tours — Villandry — Abadía de Fontevraud — Angers. Historia y Naturaleza con mayúsculas

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Jardines de Villandry Panorámica de Angers
ALOJAMIENTO Hotel

El rey Francisco I ordenó construir, como en otros muchos casos del Valle del Loira, el Castillo de Vilandry. Y sus órdenes llevaron a otro increíble pleno en la construcción de estos imponentes edificios que, en este caso, estuvo a punto de desaparecer para, al final, no solo mantenerse, sino convertirse en uno de los destinos más visitados de la zona. A principios del siglo XX, y cuando estaba a punto de demolirse dado su estado, lo compró el doctor español Joaquín Carvalla para mantener esta joya arquitectónica y emplear fondos en regenerar sus jardines, convertidos en obras de arte que atraen a miles de visitantes cada año: más de 400.000.

Si cada destino que conozcamos, al menos igualará la belleza e importancia histórica de los anteriores, así sucederá con nuestra llegada a la Abadía de Fontevraud, considerada como el conjunto monástico más poderoso de Francia… todo un mérito en un país repleto de ellos. Ecos de una trascendental historia de siglos de recogimiento, desde su fundación en el siglo XII hasta el siglo XVIII, con el legado de una fusión de culturas como la francesa y la inglesa, con tumbas como las de varios reyes de la célebre dinastía de Plantagenet, linaje de Aquitania como el de Leonor de Aquitanoa, Ricardo Corazón de León o Isabel de Angulema, esposa de Juan Sin Tierra. En la actualidad, este bello enclave es un centro cultural, beneficiado de alojarse en un entorno compuesto por joyas como Le Grand-Mostoier, la sala capitular, el refectorio y las cocinas románicas. Obra magna.

La hora del almuerzo la disfrutaremos en Angers, una magnífica oportunidad para saborear la rica gastronomía del lugar (como haremos durante todo el viaje). Después de comer, comenzaremos una visita panorámica por la ciudad que empezará por su excelente casco histórico, remanso de paz, de sosiego y de testimonio del paso del tiempo, con hitos como la Catedral de San Mauricio (la primera de estilo gótico en toda la región), construida durante cinco siglos y cuyo tesoro es uno de los más preciados de toda Francia. Y llegaremos hasta el castillo-fortaleza, radicado en el siglo XIII, que ha conseguido conservarse desde la época medieval de una manera asombrosa. Nuevos homenajes para los sentidos que continuarán con la cena en Angers, antes de volver al hotel.

Día 5: Angers - Dinan - Mont Saint Michel - St. Maló. Jornada de tesoros medievales

RÉGIMEN Desayuno.Almuerzo.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Visita Abadía Saint Michel
ALOJAMIENTO Hotel

Rebasado el ecuador de este gran viaje, las gratas sensaciones van a seguir en todo lo alto con un día estelar, que comenzará, después de desayunar en nuestro hotel de Angers, con la llegada a Dinan, parte de la Bretaña francesa y acogedora de un magnífico legado medieval. Tendremos tiempo libre para conocer, a través de calles empedradas, destinos como la Torre del Reloj (una magnífica panorámica desde lo alto), el castillo del siglo XIV, el Palacio del Gobernador y sus populares murallas.

Las buenas noticias continuarán con uno de los momentos más espectaculares del viaje: la llegada a Saint Michel, donde la abadía gótica en el monte del mismo nombre es una de las principales atracciones del país, no solo por ser históricamente uno de los centros de peregrinación medieval más importantes de toda Europa, sino por su situación: se erigió sobre una roca en pleno estuario, conformando un excepcional espectáculo con la subida de la marea. Un Patrimonio de la Humanidad que disfrutaremos en primera persona, en el mismo lugar que simboliza la resistencia del pueblo francés frente al inglés en la Guerra de los Cien Años.

La jornada seguirá, también pegada a la costa, en St. Malo, en la desembocadura del río Rance, en la que los recuerdos históricos incluyen la llegada de corsarios, piratas que codiciaban la ciudadela amurallada como refugio. Como no podía ser de otra manera, su castillo volverá a propiciar que evoquemos tiempos pasados.

Otro magnífico día de viaje, que culminará con la cena en un restaurante local, donde degustar un plato de marisco o pescado fresco (se recomiendan las ostras de St. Malo), acompañado por un estupendo vino blanco de la tierra, fresco… Un agradable cierre para un gran día, que terminará con nuestro alojamiento en el hotel.

Día 6: St. Maló - Playas del Desembarco - París. Una nueva cita con la historia

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Playas del Desembarco
ALOJAMIENTO Hotel

Después de días de viaje por la historia, con el legado de etapas como la medieval o la renacentista, nos llegará la oportunidad de pisar la misma tierra, las playas de Normandía, en las que se produjo el célebre desembarco que empezó a forjar el destino de Francia y Europa. Conocidas por los libros de historia, por el cine, por los documentales históricos, estas playas nos permitirán evocar este hito histórico, en el que Estados Unidos y Europa lucharon contra la hegemonía del ejército comandado por Adolf Hitler.

El primer sitio a visitar, después del desayuno, será el Cementerio Americano, que acoge las tumbas de los más de 9.000 soldados estadounidenses que murieron durante la batalla, con épicos escenarios bélicos como Omaha Beach, que también visitaremos y que inspiró secuencias rodadas en películas como ‘El día más largo’ y, con una excepcional planificación cinematográfica, el filme de Steven Speilberg ‘Salvar al soldado Ryan’, la serie ‘Hermanos de Sangre’, etc. Una cita que nos conectará con el 6 de junio de 1944, cuando 132.000 soldados desembarcaron en esta entrada a Europa.

París nos esperará después del almuerzo en Normadía, y allí podremos disfrutar del resto del día libre, para emplearlo como mejor consideremos antes de regresar al hotel para descansar. Una nueva oportunidad para disfrutar de la denominada ‘Ciudad de la Luz’, sobrenombre que encaja en el caso de la espectacular iluminación nocturna de sus monumentos y enclaves oficiales, como la Torre Eiffel.

Día 7: París – España. ¡Adieu, Paris, regresamos a España!

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo

De vuelta en París, donde habremos disfrutado de su fascinante cara nocturna y de tiempo libre por la mañana (con tiempo para comprar algún ‘souvenir’, o despedirnos del Sena, de la Torre Eiffel, etc.), nos acompañarán hasta el aeropuerto para emprender el viaje de regreso. Así terminará una excepcional semana de recorrido por la Historia de Francia, de visitas a sus ciudades, pueblos y excepcionales extensiones naturales. Vivencias y sensaciones que vuelven con nosotros a casa, ya inolvidables. ¡Gracias por acompañarnos, esperamos que hayáis disfrutado de esta gran experiencia!

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Nuestro producto más accesible, basado en hoteles de 3* con la mejor relación calidad/precio. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 2* identificados como 2* S.

Ibis Tours Centre Gare
Tours, Francia

Ibis Tours Centre Gare

Ibis Styles Paris Montreuil
Montreuil, Francia

Ibis Styles Paris Montreuil