Viaje a Italia: Circuito Italia básico

Duración 7 día/s, 6 noche/s
Consultar precios
Ver disponibilidad
Circuito: Italia básico
DURACIÓN: 7 día/s, 6 noche/s
Consultar precios
Ver disponibilidad
Un recorrido esencial por lo mejor de Italia

A través de este circuito único podrás conocer, de primera mano y en solo una semana, algunos de los lugares más bellos, interesantes y llenos de atractivo de toda Italia. Desde la moderna y sofisticada Milán hasta Roma, la gran capital, en la que cada edificio está impregnado de siglos de historia, pasando por Venecia y sus maravillosos canales, y por Florencia, cuna del arte renacentista. Un viaje imperdible al corazón de la nación italiana… ¡Que lo disfrutes!

Itinerario

Día 1: España – Milán. Comienza un viaje inolvidable…

RÉGIMEN Alojamiento
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Hemos estado planificando este viaje durante mucho tiempo, ¿verdad?, pero por fin ha llegado el día: nos vamos a la bella Italia. Después de cerrar nuestra maleta -debemos comprobar que nos dejamos nada importante que necesitemos más adelante- nos iremos al aeropuerto. Debemos recordar que hay que llegar dos horas antes de la salida del vuelo para evitar imprevistos. Un avión nos llevará hasta Milán, la capital mundial del diseño y de la moda y una de las ciudades más importantes de Italia.

En cuanto aterricemos en la capital de Lombardía nos van a llevar al hotel y podremos disfrutar del resto del día libre hasta la hora de la cena. ¿De cuánto tiempo dispondremos? Dependerá de la hora a la que hayamos tomado el avión. Pero, eso sí, al menos haremos una primera toma de contacto con esta ciudad y disfrutaremos de la atmósfera elegante de sus calles, llenas de buen gusto y estilo. Mañana haremos una visita panorámica por el centro de Milán, pero estas horas libres bien pueden servirnos para dar un paseo por la ciudad, contemplar sus bellos edificios y, ¿por qué no?, tomar un capuchino, quizá el primero de los muchos que disfrutaremos en este recorrido por Italia. ¿Una recomendación? Los mejores los sirven en los cafés del centro de la ciudad. Podremos dirigirnos a locales como Taveggia 1909, Cova o Zucca para saborear el mejor café italiano y disfrutar de su ambiente con solera, ya que abrieron sus puertas entre el siglo XIX y el XX. Después de este primer recorrido por Milán volveremos al hotel para disfrutar de una cena y descansar en la habitación.

Día 2: Milán – Padua – Venecia. Entrando en la maravillosa Italia

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

En esta etapa de nuestro viaje iremos de Milán a Venecia, pero primero visitaremos los lugares más importantes de la capital de la Lombardía y, para muchos, de la moda mundial. Y lo haremos después de desayunar, sin horarios, de forma libre. Uno de estos lugares es el imponente Castello Sforzesco, una fortaleza enclavada en medio del casco histórico.

Fue erigida en el siglo XIV y destruida posteriormente, aunque volvieron a reconstruirla en 1450. En la actualidad su interior alberga varios museos. El Parque Sempiones está justo al lado del Castello y es el lugar elegido por los milaneses para desconectar de la ciudad, tomar el sol o pasear. El Arco della Pace parece dominar el parque, y su tamaño es tal que se puede ver incluso desde la distancia. También podremos recorrer las bulliciosas Via Dante y Plaza Cordussio, flanqueadas de hermosos edificios en los que el barroco se mezcla con otros estilos. Además, una visita a Milán no estaría completa sin deambular por las lujosas boutiques de la Galeria de Vittorio Emanuele II, coronada con una bóveda de cristal; la Piazza della Scalla, presidida por el mundialmente famoso Teatro de la Ópera de Milán; el monumento a Leonardo da Vinci o la impresionante y concurrida Piazza del Duomo, donde se alza la maravillosa y enorme catedral gótica. Los que necesiten un respiro podrán tomar un capuchino en alguno de los cafés del centro de la ciudad, como Taveggia 1909, Cova o Zucca, locales que conservan todo el encanto de finales del siglo XIX y principios del XX, cuando abrieron sus puertas.

Después de esta visita panorámica por la capital de Lombardía pondremos rumbo a Padua, la ciudad que alberga la imponente Basílica de San Antonio. Se trata de uno de los templos más importantes del norte de Italia. Fue erigido en el siglo XIII para sepultar los restos de San Antonio y la construcción duró unos 70 años. El resultado fue espectacular: en la catedral se mezclan con total armonía los estilos románico, gótico y barroco, y está coronada por ocho imponentes cúpulas que dominan el cielo de Padua. Se pueden ver desde prácticamente cualquier parte de la ciudad. No debemos apurarnos porque tendremos tiempo de sobra para recorrer el templo tranquilamente. Tras nuestra visita a Padua seguiremo el viaje hasta la Región del Véneto. Una vez que lleguemos a nuestro destino, los alrededores de Venecia, podremos instalarnos en el hotel y descansar en la habitación.

Día 3: Venecia – Florencia. Disfrutando a lo grande de la maravillosa Venecia

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Barco
Visitas Paseo en barco por la Laguna Veneciana
ALOJAMIENTO Hotel

Los primeros rayos de sol bañan Venecia, la maravillosa ciudad donde nos encontramos, uno de los lugares más bellos y románticos del mundo. Tras el desayuno tomaremos un barco privado y, surcando las aguas de la laguna, nos acercaremos al centro de la ciudad. A nuestro paso veremos desplegarse los hermosos palacios que flanquean los canales. Esta es la Venecia más pura, la que consiguió convertirse en Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987. Veremos las bellas líneas de la cúpula de Santa María de la Salud, una basílica erigida en 1631 con el fin de celebrar el final de una epidemia de peste negra que arrasó la Región del Véneto.

En nuestro recorrido por Venecia visitaremos los lugares más emblemáticos de la histórica ciudad. Por ejemplo, el Palacio de los Dogos, también conocido como Palacio Ducal. Durante casi mil años, este hermoso edificio concentró el poder de los duques que gobernaron esta ciudad-estado. También contemplaremos la Plaza de San Marcos, que se alza majestuosa frente a la basílica del mismo nombre y el Palacio Ducal. Su construcción empezó en el siglo IX y Napoleón llegó a definirla como “El salón más bello de Europa”. De hecho, a su alrededor se distribuyen los edificios más hermosos de Venecia. Quizá algunos no quieran recorrer la ciudad por su propio pie. En ese caso podrán contratar una excursión que incluye un paseo en góndola por los canales, una visita al interior de la Basílica de San Marco y un recorrido denominado “La Venecia Escondida”. Esta última etapa de la excursión incluye un guía local con el que recorreremos algunos lugares de la ciudad, unos muy conocidos y otros menos transitados.

En cuanto terminemos nuestro recorrido por Venecia, diremos adiós a esta mágica ciudad y pondremos rumbo a Florencia, la llamada cuna del Renacimiento Italiano. En cuanto lleguemos allí nos llevarán al hotel para poder instalarnos y pernoctar.

Día 4: Florencia – Asís – Roma. Rumbo a la Ciudad Eterna

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Florencia
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy el amanecer nos sorprende en Florencia, una de las ciudades más bellas del mundo. Conoceremos los lugares más importantes de la llamada “cuna del Renacimiento” a través de una visita panorámica. Empezaremos en cuanto terminemos de desayunar. En nuestro recorrido por la ciudad podremos contemplar el Duomo de Santa Maria del Fiore, la catedral de Florencia, uno de los edificios más famosos del mundo. Es una de las iglesias católicas de mayor tamaño del planeta. Fue erigida en el siglo XIII sobre un proyecto de Arnolfo di Cambio. En el enorme edificio destaca, sobre todo, su gigantesca cúpula, que se eleva 110 metros por encima del suelo y que fue proyectada por Filippo Brunelleschi un siglo después que el resto del templo. Mientras, el campanario -también llamado campanile- tiene una altura similar al de la cúpula y fue diseñado por Giotto, uno de los grandes genios del Renacimiento. Como curiosidad, debemos saber que bajo la catedral está enterrado el propio Brunelleschi. Sus restos descansan en una cripta que fue descubierta muchos años después de su muerte. Además, la cúpula de San Pedro del Vaticano está inspirada en la de Santa Maria del Fiore.

Si miramos a la plaza frente al Duomo podremos ver un pequeño edificio recubierto de mármol blanco y verde. Es el Baptisterio y está considerado el edificio más antiguo de la plaza. Aunque su belleza es impresionante, en el conjunto destacan sobre todo las puertas de acceso, en especial la llamada Puerta del Paraíso. Está decorada con paneles de bronce en los que sobresalen y se descuelgan decenas de personajes que representan escenas del Antiguo Testamento. Es la obra maestra del escultor Lorenzo Ghiberti y no nos dejará indiferentes. Además del Duomo, en nuestro recorrido por Florencia visitaremos el Ponte Vecchio, quizá el símbolo más famoso de la ciudad y el puente de piedra más antiguo de Europa. Sus casas y tiendas cuelgan sobre el río en un conjunto armonioso y fascinante. También pasaremos por la Piazza della Signoria. Este lugar es casi un museo al aire libre, con la Fuente de Neptuno, la estatua de Cosme I a caballo, la Logia dei Lanzi y el fantástico Palazzo Vecchio. Las estatuas de Adán y Eva y una copia del David de Miguel Ángel presiden la entrada al edificio.

Después de este recorrido por Florencia nos pondremos en camino hacia Asís, la ciudad natal de San Francisco. Esta pequeña localidad de la provincia de Perugia cuenta con dos basílicas imperdibles. La primera, la de San Francisco, es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 2000. Fue construida en el siglo XIII y en ella descansan los restos mortales de San Francisco de Asís. Su interior está decorado con una serie de frescos pintados por Giotto con escenas de la vida del santo. Su belleza es sublime y su valor, incalculable. La segunda basílica de la ciudad, también interesantísima, es la de Santa Clara.

En cuanto hayamos terminado la visita a Asís seguiremos camino hacia Roma. Llegaremos a la Ciudad Eterna por la tarde, al caer el sol, y hay la posibilidad de hacer un tour nocturno opcional por las plazas y fontanas más famosas de Roma. La Piazza Navona, la Fontana de Trevi y la Piazza del Panteón están incluidas. Al final del día nos instalaremos en el hotel para pasar la noche.

Día 5: Roma. Una jornada inolvidable recorriendo la capital italiana

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Roma
ALOJAMIENTO Hotel

En la jornada de hoy vamos a conocer con detenimiento la Ciudad Eterna, ya que realizaremos una visita panorámica por los lugares más emblemáticos de Roma, la capital italiana, acompañados de un guía local. El recorrido comenzará en cuanto terminemos de desayunar y nos llevará por las orillas del río Tíber, que en italiano se llama Tevere, y la Avenida de los Foros.

En nuestro camino podremos admirar lugares tan importantes como la Piazza Venecia, donde destaca imponente y blanco -de hecho, se empleó mármol blanco en su construcción- el Monumento a Víctor Manuel II, que fue el primer monarca de Italia tras la unificación del país. Los romanos también denominan a esta enorme construcción el Altar de la Patria y, más irónicamente, la “Máquina de Escribir”, debido a su forma y su escalinata. El Monumento fue erigido a principios del siglo XX para albergar el Museo de la Unificación de Italia y la Tumba del Soldado Desconocido. Algo más allá nos detendremos en el Coliseo. Este imponente y famosísimo edificio es muchas cosas: símbolo de Roma, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno. Fue construido en el siglo I y sirvió para una gran variedad de espectáculos públicos, sobre todo luchas de gladiadores. Además, podremos admirar el Circo Máximo, el “estadio” donde se celebraban las carreras de cuadrigas en tiempos del Imperio Romano.

Después de este recorrido panorámico ya no tendremos visitas concertadas, así que podremos recorrer a nuestro ritmo la ciudad. Sin embargo, aquellos que quieran conocer Roma más profundamente tendrán la opción de hacer dos visitas acompañados de un guía local. En una de ellas se visitan dos de los lugares más importantes de la capital italiana: la Basílica de San Pedro y los Museos Vaticanos. La primera es la construcción más importante de todo el catolicismo, ya que es donde dirige el culto el Papa y, además, es el lugar en el que están enterrados todos los Santos Pontífices. El gigantesco edificio, que puede llegar a albergar a 20.000 fieles, tiene una nave central de 200 metros de largo por 46 de alto, y la inmensa cúpula se eleva 136 metros sobre el suelo. Pero, además de su valor religioso, la Basílica de San Pedro es un verdadero museo: entre las obras de arte que se pueden admirar aquí y allá están la Piedad de Miguel Ángel y la estatua de San Pedro en su trono. Por otro lado, los Museos Vaticanos son una visita imperdible en Roma. Están formados por varios museos que atesoran miles de obras de arte de muy diversos periodos, desde el Antiguo Egipto al Imperio Romano, la India, Tíbet… Sin embargo, la guinda del pastel es la maravillosa Capilla Sixtina, la obra cumbre de Miguel Ángel que nos dejará con la boca abierta y la mirada clavada en sus techos.

La segunda experiencia que podremos disfrutar de manera voluntaria es un recorrido por el interior del Coliseo. Observando sus gradas y sus arcadas no es difícil imaginar el ambiente en los días de espectáculo, con el propio César disfrutando de las sangrientas luchas. Después del Coliseo caminaremos hasta el Trastévere, uno de los barrios más populares de Roma. Lo visitaremos con un guía local que nos enseñará sus rincones más interesantes. Es un barrio moderno y joven, lleno de calles bulliciosas y fascinantes escenas.

En cuanto finalicemos el día y las visitas volveremos al alojamiento para poder descansar.

Día 6: Roma. Tiempo libre en la Ciudad Eterna… ¡O no!

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

La luz del sol cae sobre Roma y nosotros tenemos una fantástica jornada por delante. Después del desayuno, no tenemos más que escuchar a nuestros deseos y decidir qué hacer. Al fin y al cabo, estamos en la Ciudad Eterna y las opciones son infinitas. Podemos quedarnos en el hotel a descansar, tomar la cámara de fotos y salir a “cazar” las mejores instantáneas de Roma, recorrer las fontanas de Bernini o, por qué no, hacer un tour por las iglesias más importantes de la capital italiana. En Roma hay cientos de ellas, pero destacamos Santa María del Popolo, San Juan de Letrán, Santa María la Mayor, San Pablo Extramuros, San Pietro in Vincoli o Santa María in Cosmedin.

Sin embargo, quienes lo prefiramos podemos contratar una excursión que nos llevará al corazón de la impresionante región de Campania.

Primero visitaremos Pompeya y sus restos arqueológicos, que quedaron sepultados tras la erupción del Vesubio en el año 79. La ciudad es una cápsula del tiempo, ya que gran parte de su trazado está intacto: veremos el foro, los templos, calles pavimentadas y construcciones. El lugar nos da una imagen muy cercana de cómo vivían los habitantes de la ciudad antes del desastre. De hecho, Pompeya es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1997. Después nos trasladaremos hasta la fascinante Nápoles, la capital de Campania, una ciudad llena de contrastes cuyo centro histórico también es Patrimonio Mundial. Haremos una visita panorámica por sus lugares más emblemáticos y, después, navegaremos hasta la isla de Capri, un verdadero paraíso suspendido en medio del azul del Mediterráneo. Desde sus riscos tendremos unas vistas maravillosas del Mar Tirreno. Pero, además, la isla cuenta con restos de antiguas villas romanas, lo que demuestra que este lugar ha sido refugio de ricos y poderosos -aristócratas, emperadores o estrellas de Hollywood- desde tiempos inmemoriales.

Cualquiera de las opciones que elijamos para pasar el día termina por igual en el hotel de Roma, donde nos encontraremos para dormir.

Día 7: Roma – España. Llegó el momento de decir “¡Ciao, Italia!”

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo

Nuestro viaje por Italia ha llegado a su fin. Debemos decirle adiós a este maravilloso país lleno de historia y arte que tanto nos ha hecho disfrutar. Después del desayuno, el último en nuestro hotel de Roma, tendremos que hacer el equipaje, pero aún disfrutaremos de algunas horas libres en la ciudad hasta que llegue la hora convenida y vengan a por nosotros para llevarnos al aeropuerto. El avión nos llevará sanos y salvos a España. ¡Arrivederci Roma!

Día 1: España – Milán. Comienza un viaje inolvidable…

RÉGIMEN Alojamiento
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Hemos estado planificando este viaje durante mucho tiempo, ¿verdad?, pero por fin ha llegado el día: nos vamos a la bella Italia. Después de cerrar nuestra maleta -debemos comprobar que nos dejamos nada importante que necesitemos más adelante- nos iremos al aeropuerto. Debemos recordar que hay que llegar dos horas antes de la salida del vuelo para evitar imprevistos. Un avión nos llevará hasta Milán, la capital mundial del diseño y de la moda y una de las ciudades más importantes de Italia.

En cuanto aterricemos en la capital de Lombardía nos van a llevar al hotel y podremos disfrutar del resto del día libre hasta la hora de la cena. ¿De cuánto tiempo dispondremos? Dependerá de la hora a la que hayamos tomado el avión. Pero, eso sí, al menos haremos una primera toma de contacto con esta ciudad y disfrutaremos de la atmósfera elegante de sus calles, llenas de buen gusto y estilo. Estas horas libres bien pueden servirnos para dar un paseo por la ciudad , contemplar sus bellos edificios y, ¿por qué no?, cenar y tomar un capuchino, quizá el primero de los muchos que disfrutaremos en este recorrido por Italia. ¿Una recomendación? Los mejores los sirven en los cafés del centro de la ciudad. Podremos dirigirnos a locales como Taveggia 1909, Cova o Zucca para saborear el mejor café italiano y disfrutar de su ambiente con solera, ya que abrieron sus puertas entre el siglo XIX y el XX. Después de este recorrido inicial por Milán regresamos al hotel.

Día 2: Milán – Padua – Venecia. Entrando en la maravillosa Italia

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

En esta etapa de nuestro viaje iremos de Milán a Venecia, pero primero visitaremos los lugares más importantes de la capital de la Lombardía y, para muchos, de la moda mundial. Y lo haremos después de desayunar, sin horarios, de forma libre. Uno de estos lugares es el imponente Castello Sforzesco, una fortaleza enclavada en medio del casco histórico.

Fue erigida en el siglo XIV y destruida posteriormente, aunque volvieron a reconstruirla en 1450. En la actualidad su interior alberga varios museos. El Parque Sempiones está justo al lado del Castello y es el lugar elegido por los milaneses para desconectar de la ciudad, tomar el sol o pasear. El Arco della Pace parece dominar el parque, y su tamaño es tal que se puede ver incluso desde la distancia. También podremos recorrer las bulliciosas Via Dante y Plaza Cordussio, flanqueadas de hermosos edificios en los que el barroco se mezcla con otros estilos. Además, una visita a Milán no estaría completa sin deambular por las lujosas boutiques de la Galeria de Vittorio Emanuele II, coronada con una bóveda de cristal; la Piazza della Scalla, presidida por el mundialmente famoso Teatro de la Ópera de Milán; el monumento a Leonardo da Vinci o la impresionante y concurrida Piazza del Duomo, donde se alza la maravillosa y enorme catedral gótica. Los que necesiten un respiro podrán tomar un capuchino en alguno de los cafés del centro de la ciudad, como Taveggia 1909, Cova o Zucca, locales que conservan todo el encanto de finales del siglo XIX y principios del XX, cuando abrieron sus puertas.

Después de este paseo nuestro viaje continúa y pondremos rumbo a Padua, la ciudad que alberga la imponente Basílica de San Antonio. Se trata de uno de los templos más importantes del norte de Italia. Fue erigido en el siglo XIII para sepultar los restos de San Antonio y la construcción duró unos 70 años. El resultado fue espectacular: en la catedral se mezclan con total armonía los estilos románico, gótico y barroco, y está coronada por ocho imponentes cúpulas que dominan el cielo de Padua. Se pueden ver desde prácticamente cualquier parte de la ciudad. No debemos apurarnos porque tendremos tiempo para recorrer el templo. Tras nuestra visita a Padua seguiremo el viaje hasta la Región del Véneto. Una vez que lleguemos a nuestro destino, los alrededores de Venecia, podremos instalarnos en el hotel y descansar en la habitación.

Día 3: Venecia – Florencia. Disfrutando a lo grande de la maravillosa Venecia

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Barco
ALOJAMIENTO Hotel

Los primeros rayos de sol bañan Venecia, la maravillosa ciudad donde nos encontramos, uno de los lugares más bellos y románticos del mundo. Tras el desayuno tomaremos un barco privado y, surcando las aguas de la laguna, nos acercaremos al centro de la ciudad. A nuestro paso veremos desplegarse los hermosos palacios que flanquean los canales. Esta es la Venecia más pura, la que consiguió convertirse en Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987. Veremos las bellas líneas de la cúpula de Santa María de la Salud, una basílica erigida en 1631 con el fin de celebrar el final de una epidemia de peste negra que arrasó la Región del Véneto.

En nuestro recorrido por Venecia visitaremos los lugares más emblemáticos de la histórica ciudad. Por ejemplo, el Palacio de los Dogos, también conocido como Palacio Ducal. Durante casi mil años, este hermoso edificio concentró el poder de los duques que gobernaron esta ciudad-estado. También contemplaremos la Plaza de San Marcos, que se alza majestuosa frente a la basílica del mismo nombre y el Palacio Ducal. Su construcción empezó en el siglo IX y Napoleón llegó a definirla como “El salón más bello de Europa”. De hecho, a su alrededor se distribuyen los edificios más hermosos de Venecia. Quizá algunos no quieran recorrer la ciudad por su propio pie. En ese caso podrán contratar una excursión que incluye un paseo en góndola por los canales, una visita al interior de la Basílica de San Marco y un recorrido denominado “La Venecia Escondida”. Esta última etapa de la excursión incluye un guía local con el que recorreremos algunos lugares de la ciudad, unos muy conocidos y otros menos transitados.

En cuanto terminemos nuestro recorrido por Venecia, diremos adiós a esta mágica ciudad y pondremos rumbo a Florencia, la llamada cuna del Renacimiento Italiano. En cuanto lleguemos allí nos llevarán al hotel para poder instalarnos y pernoctar.

Día 4: Florencia – Asís – Roma. Rumbo a la Ciudad Eterna

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy el amanecer nos sorprende en Florencia, una de las ciudades más bellas del mundo. Conoceremos los lugares más importantes de la llamada “cuna del Renacimiento” a través de una visita panorámica. Empezaremos en cuanto terminemos de desayunar. En nuestro recorrido por la ciudad podremos contemplar el Duomo de Santa Maria del Fiore, la catedral de Florencia, uno de los edificios más famosos del mundo. Es una de las iglesias católicas de mayor tamaño del planeta. Fue erigida en el siglo XIII sobre un proyecto de Arnolfo di Cambio. En el enorme edificio destaca, sobre todo, su gigantesca cúpula, que se eleva 110 metros por encima del suelo y que fue proyectada por Filippo Brunelleschi un siglo después que el resto del templo. Mientras, el campanario -también llamado campanile- tiene una altura similar al de la cúpula y fue diseñado por Giotto, uno de los grandes genios del Renacimiento. Como curiosidad, debemos saber que bajo la catedral está enterrado el propio Brunelleschi. Sus restos descansan en una cripta que fue descubierta muchos años después de su muerte. Además, la cúpula de San Pedro del Vaticano está inspirada en la de Santa Maria del Fiore.

Si miramos a la plaza frente al Duomo podremos ver un pequeño edificio recubierto de mármol blanco y verde. Es el Baptisterio y está considerado el edificio más antiguo de la plaza. Aunque su belleza es impresionante, en el conjunto destacan sobre todo las puertas de acceso, en especial la llamada Puerta del Paraíso. Está decorada con paneles de bronce en los que sobresalen y se descuelgan decenas de personajes que representan escenas del Antiguo Testamento. Es la obra maestra del escultor Lorenzo Ghiberti y no nos dejará indiferentes. Además del Duomo, en nuestro recorrido por Florencia visitaremos el Ponte Vecchio, quizá el símbolo más famoso de la ciudad y el puente de piedra más antiguo de Europa. Sus casas y tiendas cuelgan sobre el río en un conjunto armonioso y fascinante. También pasaremos por la Piazza della Signoria. Este lugar es casi un museo al aire libre, con la Fuente de Neptuno, la estatua de Cosme I a caballo, la Logia dei Lanzi y el fantástico Palazzo Vecchio. Las estatuas de Adán y Eva y una copia del David de Miguel Ángel presiden la entrada al edificio.

Después de este recorrido por Florencia nos pondremos en camino hacia Asís, la ciudad natal de San Francisco. Esta pequeña localidad de la provincia de Perugia cuenta con dos basílicas imperdibles. Tiempo libre para visitar las basílicas. La primera, la de San Francisco, es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 2000. Fue construida en el siglo XIII y en ella descansan los restos mortales de San Francisco de Asís. Su interior está decorado con una serie de frescos pintados por Giotto con escenas de la vida del santo. Su belleza es sublime y su valor, incalculable. La segunda basílica de la ciudad, también interesantísima, es la de Santa Clara.

En cuanto hayamos terminado la visita a Asís seguiremos camino hacia Roma. Llegaremos a la Ciudad Eterna por la tarde, al caer el sol, y hay la posibilidad de hacer un tour nocturno opcional por las plazas y fontanas más famosas de Roma. La Piazza Navona, la Fontana de Trevi y la Piazza del Panteón están incluidas. Al final del día nos instalaremos en el hotel para pasar la noche.

Día 5: Roma. Una jornada inolvidable recorriendo la capital italiana

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

En la jornada de hoy vamos a conocer con detenimiento la Ciudad Eterna, ya que realizaremos una visita panorámica por los lugares más emblemáticos de Roma, la capital italiana, acompañados de un guía local, y subidos en un autobús. Pero antes de comenzar con esta y las siguientes visitas del día, podrás degustar un buen desayuno en el hotel. El recorrido comenzará en cuanto terminemos de desayunar y nos llevará por las orillas del río Tíber, que en italiano se llama Tevere, y la Avenida de los Foros.

En nuestro camino podremos admirar lugares tan importantes como el Circo Máximo con la vista del Palatino, Pirámide Cestia, Muralla de Aureliano, Termas de Caracalla, la colina del Celio, San Juan de Letrán, Santa Maria la Mayor, Plaza de la República, entre otros muchos

Después de este recorrido panorámico tendrás unas horas libres donde podrás seguir recorriendo a tu aire la ciudad. Sin embargo, aquellos que quieran conocer Roma más profundamente tendrán la opción de hacer dos visitas acompañados de un guía local a dos lugares imperdibles: la Basílica de San Pedro y los Museos Vaticanos. La primera es la construcción más importante de todo el catolicismo, ya que es donde dirige el culto el Papa y, además, es el lugar en el que están enterrados todos los Santos Pontífices. El gigantesco edificio, que puede llegar a albergar a 20.000 fieles, tiene una nave central de 200 metros de largo por 46 de alto, y la inmensa cúpula se eleva 136 metros sobre el suelo. Pero, además de su valor religioso, la Basílica de San Pedro es un verdadero museo: entre las obras de arte que se pueden admirar aquí y allá están la Piedad de Miguel Ángel y la estatua de San Pedro en su trono. Por otro lado, los Museos Vaticanos son una visita imperdible en Roma. Están formados por varios museos que atesoran miles de obras de arte de muy diversos periodos, desde el Antiguo Egipto al Imperio Romano, la India, Tíbet… Sin embargo, la guinda del pastel es la maravillosa Capilla Sixtina, la obra cumbre de Miguel Ángel que nos dejará con la boca abierta y la mirada clavada en sus techos.

Por la tarde, podrás optar por la segunda excursión opcional que consistirá en recorrer junto a un guía el Coliseo romano por fuera, más adelante subir al Monte Oppio. Recorrerás también la vía de los Foros Imperiales para llegar a la colina del Capitolio y conocer el exterior del Teatro de Marcelo. Además de este histórico recorrido, podrás contemplar ‘El Moisés’ realizado por Miguel Ángel ubicada en la Plaza Venecia. Después de esta intensa jornada podrás descansar en el hotel.

Día 6: Roma. Tiempo libre en la Ciudad Eterna… ¡O no!

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

La luz del sol cae sobre Roma y nosotros tenemos una fantástica jornada por delante. Después del desayuno, no tenemos más que escuchar a nuestros deseos y decidir qué hacer. Al fin y al cabo, estamos en la Ciudad Eterna y las opciones son infinitas. Podemos quedarnos en el hotel a descansar, tomar la cámara de fotos y salir a “cazar” las mejores instantáneas de Roma, recorrer las fontanas de Bernini o, por qué no, hacer un tour por las iglesias más importantes de la capital italiana. En Roma hay cientos de ellas, pero destacamos Santa María del Popolo, San Juan de Letrán, Santa María la Mayor, San Pablo Extramuros, San Pietro in Vincoli o Santa María in Cosmedin.

Sin embargo, los que quieran conocer más allá de la villa romana pueden sumarse a una excursión que les llevará al corazón de la impresionante región de Campania.

En esta excursión podrás visitar Pompeya y sus restos arqueológicos, que quedaron sepultados tras la erupción del Vesubio en el año 79. La ciudad es una cápsula del tiempo, ya que gran parte de su trazado está intacto: veremos el foro, los templos, calles pavimentadas y construcciones. El lugar nos da una imagen muy cercana de cómo vivían los habitantes de la ciudad antes del desastre. De hecho, Pompeya es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1997. Después nos trasladaremos hasta la fascinante Nápoles, la capital de Campania, una ciudad llena de contrastes cuyo centro histórico también es Patrimonio Mundial. Haremos una visita panorámica por sus lugares más emblemáticos y, después, navegaremos hasta la isla de Capri, un verdadero paraíso suspendido en medio del azul del Mediterráneo. Desde sus riscos tendremos unas vistas maravillosas del Mar Tirreno. Pero, además, la isla cuenta con restos de antiguas villas romanas, lo que demuestra que este lugar ha sido refugio de ricos y poderosos -aristócratas, emperadores o estrellas de Hollywood- desde tiempos inmemoriales.

Cualquiera de las opciones que elijamos para pasar el día termina por igual en el hotel de Roma, donde nos encontraremos para dormir.

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Nuestra línea con mejor precio en hoteles de 3* seleccionados por nuestro equipo de profesionales debido a su gran relación calidad/precio

The Gate
Sesto Fiorentino, Italia

The Gate

Alexander Palace
Abano Terme, Italia

Alexander Palace

Smart Holiday
Venecia Mestre, Italia

Smart Holiday

ibis Milano Centro
Milán, Italia

ibis Milano Centro

Occidental Aran Park
Roma, Italia

Occidental Aran Park

B&B Firenze Nuovo Palazzo Di Giustizia
Florencia, Italia

B&B Firenze Nuovo Palazzo Di Giustizia

B&B Milano Sesto San Giovanni
Sesto San Giovanni, Italia

B&B Milano Sesto San Giovanni