Viaje a Austria: Circuito Ciudades Imperiales y Berlín

Duración 11 día/s, 10 noche/s
  • OCT
  • NOV
  • DIC
  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
  • MAY
  • JUN
  • JUL
  • AGO
  • SEP
Circuito: Ciudades Imperiales y Berlín
DURACIÓN: 11 día/s, 10 noche/s
Seis joyas cargadas de historia que te invitan a abrir un libro que no te dejará indiferente

Tienes en tus manos un circuito de once días pensados para que puedas disfrutar de seis ciudades que te dejarán sin respiración. Viena, Budapest, Bratislava, Praga, Dresde y Berlín, seis joyas imperiales y cargadas de historia y modernidad que tienen todo lo que un viaje puede contemplar para dejarte un recuerdo inolvidable e imborrable cargado de un legado cultural inigualable. La ciudad de la música, la joya del Danubio, la ciudad de los baños o el Berlín de Marlen Dietrich te seducirán. Déjate llevar.

Itinerario

  • Día 1: España y Viena: Despliegue de grandeza cultural

    Viena, Budapest, Bratislava, Praga, Dresde y Berlín te esperan. Estabas deseándolo, y ya llega el día de tu viaje en el que vas a descubrir cinco maravillosas ciudades cargadas de historia y muy atractivos e interesantes lugares. Seis majestuosas ciudades imperiales en el corazón de Europa que van a transportarte a otra época. Recuerda que tienes que estar dos horas antes en el aeropuerto.

    ¿Ya estás listo? Maletas cerradas con ropa cómoda y algún traje elegante para pasar una noche en la ópera o en el teatro. Ah, tampoco olvides chanclas y ropa de baño. Tienes los últimos minutos para abrirla si se te ha olvidado alguna prenda que te querías llevar, pero recuerda que tienes que estar dos horas antes en el aeropuerto para coger el vuelo que te llevará directamente a la Viena más elegante y refinada. Un pueblo educado que ha sabido integrar a la perfección lo moderno con lo antiguo, el lujo con lo popular.

    Viena fue desde fines del S. XVIII hasta la Gran Guerra del 1914, la capital cultural de Europa. Solo le ganaba París. Allí nacieron muchos famosos compositores, como Gluck, Mozart, Haydn, Schubert, Bruckner, Wolf, Johann Strauss (padre), Johann Strauss (hijo) y Mahler, así como miembros de la segunda Escuela de Viena.

    Viena es sinónimo de una imponente oferta cultural, fascinantes lugares de interés como también el acogedor ambiente vienés que puede vivirse en los cafés, típicas tabernas austriacas que le dan a la ciudad su fama mundial. Viena te espera con sus museos, sus edificios modernos, restaurantes, tiendas, jardines, y famosos eventos internacionales llevados a escena que te envolverá en un sentimiento único y te inyectará una buena dosis de acción.

    Hoy ya tendrás tiempo para darte tu primer paseo por la antigua capital del Imperio Austro-Húngaro. Y deja fuerzas para mañana, que empieza el despliegue por la ciudad de la música y de la cultura.

    RÉGIMEN Cena Transporte Vuelo ALOJAMIENTO Hotel
    • Vuelo España-Viena
  • Día 2: Viena: Entre verde y música

    Después del desayuno, Viena te espera. Tu primera parada en la que recrearás tu vista en la monumental Ringstrasse con su Parlamento, la Ópera, los Museos del Arte y de la Historia Natural, el Ayuntamiento o pasear por el corazón peatonal de la ciudad la catedral de San Esteban, el palacio de Schönbrunn o los jardines Belvedere.

    RÉGIMEN Desayuno Transporte Autocar, minibús o van Visitas Panorámica de Viena ALOJAMIENTO Hotel
    • Horizonte de Viena con la Catedral de St Stephen
    • Circunvalación con el edificio del Parlamento en Viena
    • Fachada del Palacio de Viena
    • Ayuntamiento de Viena
    • Palacio Belvedere de Viena
  • Día 3: Viena-Budapest: Hacia el puente de las Cadenas

    Después de un día tan excitante, nos dirigimos hoy hacia Budapest. Tras recorrer la llanura panónica y tras un almuerzo, llegamos al hotel, y nos preparamos para iniciar nuestra particular travesía por la capital de Hungría. ¿Sabes qué sorpresa te depara esta ciudad? Es tan monumental como acogedora, llena de música, espectaculares balnearios, románticos cafés y mucho Art Nouveau.

    Su centro histórico fue declarado por la Unesco, Patrimonio de la Humanidad, y se lo gana por derecho propio. Empieza a tomar nota. Se suele comentar que el Danubio, el gran río que atraviesa el Viejo Continente, divide a esta preciosa ciudad en dos partes que son las que la bautizan: Buda y Pest. Este río es el que da sentido a la capital húngara y a través de sus ojos podemos empezar a divisar una ciudad en la que nos espera con los brazos abiertos la Plaza de los Héroes y su maravilloso conjunto escultórico, el parque municipal, la avenida Andrassy, el bastión de los Pescadores, la iglesia de Matías…

    Buda y Pest se dan la mano gracias a ocho elegantes puentes, algunos de ellos se han convertido en auténticos símbolos de la ciudad. Por doquier se pueden descubrir emblemas de la historia de la ciudad como algunos elementos arquitectónicos y decorativos que coronan sus principales monumentos: los cuervos del castillo, símbolo de Matías Corvino; el águila imperial de Francisco José o el pájaro turul que corona el puente de la Libertad, símbolo de los árpád. Los amantes de esta ciudad recomiendan a los visitantes que la mejor forma de apreciar su dimensión y belleza es admirar Pest desde las colinas de Buda, y de igual forma contemplar Buda a la sombra del gigantesco Parlamento de Pest.

    Una parada indispensable es la majestuosa Sinagoga, la segunda más grande del mundo, sólo superada por la de Jerusalén. Fue construida entre 1854 y 1859 siguiendo el diseño del arquitecto vienés Ludwig Forster. El estilo predominante de la sinagoga es el morisco, aunque también combina toques bizantinos, románticos y góticos. Mide 53 metros de largo, 26 de ancho y tiene asientos para 2.964 personas, 1.492 hombres y 1.472 mujeres.

    Hacemos un poco de historia. Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis hicieron de los alrededores de la sinagoga un gueto judío, que posteriormente se convirtió en un campo de concentración. Desde este lugar muchos judíos fueron enviados a los campos de exterminio. De los judíos que sobrevivieron, fueron más de 2.000 los que murieron de hambre y frío. Sus cuerpos fueron enterrados en el cementerio de la Gran Sinagoga.

    En el exterior, encontraréis el cementerio judío y el Árbol de la Vida, una escultura que recuerda a un sauce llorón en el que cada hoja lleva el nombre de un judío asesinado en el Holocausto.

    RÉGIMEN Desayuno y almuerzo Transporte Autocar, minibús o van Visitas Panorámica de Budapest ALOJAMIENTO Hotel
    • Parlamento húngaro de Budapest
    • Bastión de los pescadores en Budapest
    • Ciudad de Budapest
    • Bastión de los Pescadores, Budapest
    • El Szechenyi Lanchid, puente colgante en Budapest
  • Día 4: Budapest: Caprichos del Danubio

    Tras el desayuno, hoy puedes escaparte a Eger, una ciudad que se encuentra a unos 140 kilómetros de la capital. Entre los montes Mátra y Bükk, se abre paso esta ciudad, con una rica herencia arquitectónica, tal vez la ciudad más atractiva del norte de Hungría; el tercer punto turístico más visitado, tras Budapest y Balaton. La visita de Eger hay que hacerla con calma, no sólo porque tiene mucho que ver, sino porque hay multitud de pequeños detalles que no te pueden robar las prisas.

    Puede comenzarse en la plaza Dobó István apreciando la estatua dedicada al héroe de la ciudad y la preciosa Iglesia de los Hermanos Menores de estilo barroco. Al norte de la plaza nace la calle de la Mezquita que conduce hasta el conservado minarete de 40 metros de altura, recuerdo de los 91 años de dominación turca.

    La calle Kossuth Lajos reúne la mayoría de las casas señoriales barrocas de la ciudad y termina en la plaza Eszterházy.

    La basílica también merece la pena que le dediques un rato. Es uno de los edificios religiosos más grandes de Hungría que se empezó a construir en 1831. Cinco años después a base de los diseños de József Hild, estuvo acabada. Imponente y atractiva, está decorada con las esculturas del artista Marco Casagrande de Venecia. Otras visitas de las que podéis disfrutar son el lyceum, el valle de las mujeres hermosas y los baños termales.

    Además, puedes optar por disfrutar de alguno de los balnearios, que son los lugares que no te puedes perder. No pongas ninguna excusa y recuerda tu traje de baño. En la ciudad se pueden encontrar más de un centenar de manantiales con una temperatura de entre 28ºC y 80ºC. Los primeros que disfrutaron de sus aguas fueron los romanos y posteriormente los turcos. Al entrar en uno de ellos, tienes que asegurarte que las piscinas sean mixtas, para no llevarte ninguna sorpresa.

    Venga coge toalla, chancla y bañador y a descubrir el placer en estado puro. El balneario Széchenyi es uno los mayores baños termales medicinales de Europa y el más popular de Budapest. Destaca por sus tres piscinas exteriores produciendo una combinación curiosa del aire frío exterior con el agua caliente, cuando no es verano. En el interior tiene otras 15 piscinas. También son muy llamativos el balneario Gellert, que está repleto de estatuas, columnas y mosaicos; o el balneario Rudas, de estilo otomano, ya que se construyó durante la ocupación turca en el siglo XVI.

    RÉGIMEN Desayuno Transporte Autocar, minibús o van ALOJAMIENTO Hotel
  • Día 5: Budapest-Bratislava-Praga: Cita con la historia

    Después del desayuno, nos dirigimos hacia Praga. Pero antes, nos vamos a detener en Bratislava. De nuevo nos topamos con el caprichoso Danubio que vuelve a dividir a esta precisa ciudad en dos. Pero, ¿qué nos depara en esta coqueta urbe? Además de las estatuas callejeras que habitan el centro histórico, tenemos que ver su Castillo, uno de sus símbolos más importantes y que actualmente acoge el Museo Nacional de Eslovaquia. Nos tenemos que dar una vuelta por la iglesia de Santa Elisabeth o también conocida por la iglesia Azul, uno de los mejores ejemplos de Art Nouveau Sagrado de Europa.

    Otra de las opciones a ver es el antiguo ayuntamiento, una construcción que adoptó su forma actual en el siglo XV y actualmente alberga el Museo Municipal, el museo más antiguo de Eslovaquia, fundado en 1868.

    La catedral de San Martín no es tan llamativa como la anterior iglesia, pero sus once reyes húngaros coronados en este lugar ya la hacen por derecho propio en un lugar de interés. También merecen un alto en el camino la iglesia y el monasterio de los Franciscanos, o la Puerta de San Miguel, la única superviviente después de los bombardeos.

    Contrastando con el centro histórico de la ciudad, el mirador del puente Nuevo, de 95 metros de altura, es un excelente lugar para llevarnos la última imagen de una Bratislava que nos la llevaremos en nuestro corazón junto a sus atractivas y originales estatuas de bronce repartidas por su centro histórica y colocados de manera intencionada en los años 90 para simbolizar la salida del dominio soviético y dar alegría a la ciudad. Se armaron de la creatividad para crear varios personajes muy simpáticos que conquistan a cualquiera que pasea por sus calles. La más famosa es Cumil, un trabajador que saluda simpático desde una tapa de alcantarilla a todo el que pasa. Otro personaje muy fotografiado es el paparazzi que está sacando fotografías en una esquina. Tampoco te pierdas el soldado de Napoléon o el simpático señor que saluda levantando el sombrero de copa.

    Y con esta imagen, retomamos la ruta para disfrutar de Praga, después de atravesar la Bohemia y Moravia, dos de las regiones históricas de la República Checa. Esta noche puedes ya aprovechar para dar una vuelta y empezar a hacer ganas.

    RÉGIMEN Desayuno y cena Transporte Autocar, minibús o van Visitas Panorámica de Bratislava ALOJAMIENTO Hotel
    • Vistas aéreas de Bratislava
    • Vista panorámica de Praga
    • Plaza Bratislava
    • Vista de Bratislava desde la torre del Ayuntamiento
    • Río Vltava, República Checa
  • Día 6: Praga: En busca del reloj astronómico más grande del mundo

    ¡Venga! Recoge tu mochila que nos vamos a fascinarnos con Praga. Esta capital irradia encanto por donde la mires y el futuro se fusiona en una perfecta armonía y elegancia con edificios históricos, perfilados de estilos que van desde el gótico al cubista.

    Praga cuenta con dos caras, la Vieja y la Nueva, pero las dos emergen con fuerza y personalidad. La plaza de la Praga Nueva es la sede de restaurantes, tiendas y la estatua del reformador religioso medieval (y héroe checo) Jan Hus, así como la torre del reloj ubicada en el edificio del ayuntamiento de la Vieja Praga con su afamado Reloj Astronómico. La Praga Nueva se abre en la avenida principal, la plaza Wenceslao, tiendas con que ofrecen cristal checo y restaurantes a buen precio con cocina nacional e internacional.

    No te puedes irte sin probar la famosa cerveza checa Pilsner (no por nada la cerveza la inventaron aquí) para acompañar tu plato.

    Praga es ideal para pasear por sus innumerables calles peatonales. Así que no hay excusa, vamos a conocer esta maravilla a pie. Ya estabas avisado de que tenías que traer ropa cómoda. Cruza el puente Carlos para llegar al otro lado del río Vlatva y luego toma un tour para conocer las joyas de la corona checa en el Castillo de Praga. Después de todo, un poco de historia te ayudará a comprender mejor esta encantadora ciudad.

    Toma nota de los lugares de interés. El puente de Carlos IV, el Castillo, con su conjunto monumental (Palacio Lobkowitcz, catedral de San Vito, Palacio Real y basílica de San Jorge). Actualmente, residencia del presidente de la República, o la Ciudad Vieja con un conjunto de variadas iglesias y mansiones que te dejarán boquiabierto.

    Destaca la plaza del Ayuntamiento, con su reloj astronómico medieval, el palacio Golf Kinsky y la iglesia de San Nicolás.

    También merece la pena adentrarse en el antiguo barrio Judío, un escenario de las fantasías de Frank Kafka y del mito del "Golem" que te seducirán por sus sinagogas y cementerios que han quedado intactas al paso del tiempo.

    RÉGIMEN Desayuno Transporte Autocar, minibús o van Visitas Panorámica de Praga ALOJAMIENTO Hotel
    • Plaza Wenceslao Praga por la noche
    • Sinagoga de Praga
    • Reloj Astronómico de Praga
    • Casa danzante Praga
  • Día 7: Praga (Opcional a Karlovy Vary): Hoy nos bañamos seguro

    Hoy te espera un día libre. Tienes varias opciones, seguir descubriendo otros rincones de la ciudad, como el Clementium, para visitar su impresionante biblioteca barroca. Sus miles de libros y viajes manuscritos en sus altas estanterías, con los frescos del techo y los globos terráqueos distribuidos por toda la sala, forman una de las imágenes que seguro, no olvidaréis del viaje.

    Se trata de un complejo de edificios históricos en el que además de la biblioteca podrás ver la capilla de los Espejos, la Torre Astronómica, la sala de los Meridianos, la zona de la sala del Tesoro, la iglesia de San Salvador y la iglesia de San Clemente.

    O perderse por las calles de Malá Strana, la Ciudad Pequeña, el barrio bohemio y uno de los más antiguos. Te debes dirigir hacia el puente de Carlos y el castillo, y allí se encuentran unos edificios que han sobrevivido al paso del tiempo y pasear por sus calles y entrar en algunas de sus tiendas es toda una delicia.

    Una de sus preciosidades es la Iglesia de San Nicolás de estilo barroco, una visita que si tienes tiempo, no deberías perderte.

    Cerca del puente de Carlos, se encuentra la isla de Kampa, uno de nuestros lugares favoritos de la ciudad, rodeada por el río Moldava y por el riachuelo Čertovka. Este lugar fue una antigua zona de huertos y molinos, donde todavía se conserva alguno como el bonito molino del Gran Prior. Y hasta aquí también llegó alguien muy especial, John Lennon. El muro es un gran homenaje al famoso artista y símbolo de las protestas contra el régimen comunista.

    Y no te puedes ir tampoco sin conocer la ciudad balnearia de Karlovy Vary, que se encuentra dispersa entre bosques. Un santuario del relax que durante siglos atrajo a figuras como Beethoven, Goethe y Freud gracias al valor sencillo y puro de sus aguas. Se encuentra en Bohemia occidental, muy cerca de Mariánské Lázně y Františkovy Lázně, con las que forma el ‘triángulo de las Bermudas’ de las aguas curativas.

    RÉGIMEN Desayuno Transporte Autocar, minibús o van ALOJAMIENTO Hotel
    • Panorámica de la ciudad de Praga-República Checa
    • Panorámica de Praga con el puente de Carlos
  • Día 8: Praga - Dresde - Berlín: En la “Florencia del Elba”

    Y nos vamos relajados de Praga, hacia la capital de Berlín. Pero antes de llegar tenemos una cita con la historia de Dresde, la “Florencia del Elba”.

    Dresde se abre paso entre bosques, jardines y parques en plena comunión con una riqueza histórica, cultural y artística que te pondrán las emociones a flor de piel. El gran compositor Wilhelm Wagner estrenó aquí varias de sus obras en el siglo XIX.

    Es una ciudad para los adictos al arte, donde pueden encontrar una serie de museos, los mismos que fomentan el ambiente cultural, artístico e histórico de la región y alberga importantes colecciones de arte sumamente valiosas, como los museos Gemäldegalerie Alte Meister y Grünes Gewölbe. Por su parte, los amantes de la arquitectura se quedarán extasiados ante la mezcolanza de estilos que se ven reflejados en el paisaje urbano.

    Se reconstruyó con muchísimo esfuerzo y tesón una ciudad que prácticamente en 1945 quedó destruida por las bombas de los ejércitos aliados. Pero hoy Dresde muestra al viajero su viejo esplendor. Hay muchos tesoros que visitar en Zwinger –la sala de armas, el salón matemático-físico, la sala de las porcelanas, la de los antiguos maestros de la pintura…-, así que lo mejor es tomarse una buena dosis de paciencia y disfrutar de lo que se abrirá ante tus ojos. Recrea tu mirada en la fachada nordeste de la sala de los antiguos maestros de la pintura domina la Theaterplatz, una imponente plaza con alguna de las referencias históricas más notables de la ciudad. Aquí, se levanta el maravilloso Teatro de la Ópera, donde ilustres nombres de la música (Brahms, Chaikovski, Strauss, etc.) estrenaron algunas de sus mejores obras.

    Tampoco puedes olvidarte de la iglesia Frauenkirche. La iglesia vuelve a dominar, como primera obra barroca del nuevo milenio, la silueta de Dresde.

    Y también es muy recomendable un recorrido por la Ciudad Nueva, construida en el siglo XVIII, quedó menos afectada que la Altstadt durante los bombardeos de 1945. Sus tiendas, terrazas, cafés y restaurantes al aire libre ofrecen una cara muy animada. El monumento más espectacular aquí es el Palacio Japonés, así llamado por la cóncava forma de su tejado. En la actualidad, el palacio alberga dos interesantes museos de etnografía y prehistoria.

    Esta parada toca su fin. Dejamos atrás una ciudad que es como un museo al aire libre y una gran página de la historia. Y nos espera Berlín, una ciudad centenaria que se vio obligada a renacer tras la Caída del Muro de Berlín. El final de la Guerra Fría significó una etapa nueva en la que la construcción y la modernización de la ciudad adquirió un ritmo frenético. Las caras de Berlín son cambio y hoy es una ciudad moderna, llena de anchas avenidas donde están los edificios prusianos y los museos, ya sean antiguos o nuevos.

    RÉGIMEN Desayuno y cena. Transporte Autocar, minibús o van ALOJAMIENTO Hotel
    • Plano general de la Opera de Semper. Dresde.
    • Palacio de Zwinger. Dresde
    • Exterior del Palacio de Zwinger, Dresde-Alemania
    • Berlín puerta Bradenburgo al anochecer
  • Día 9: Berlín: Kilos de atracción y estimulación

    ¿Cuánto tiempo llevabas esperando pasear por Berlín? no te va a decepcionar. Después del desayuno iniciamos nuestra visita panorámica por lo más característico de la capital.

    La primera parada la Puerta de Brandeburgo y la Unter den Linden, uno de los símbolos de cabecera de Berlín, inaugurada en 1791. Es indispensable hacerle dos visitas, una por el día y otra por la noche, cuando luce en su máximo esplendor. Está situada en la Pariser Platz, al final de la avenida Unter den Linden, la calle más importante de la ciudad. Este bulevar de 1,5 kilómetros va desde la Puerta de Brandeburgo hasta el puente del castillo (Schlossbrücke). En esta calle además se encuentran algunos de los edificios más importantes de Berlín, el de la Nueva Guardia con su conmovedora escultura de su interior, y Bebelplatz donde hay un monumento en el suelo en recuerdo a la quema de miles de libros en esta plaza en tiempos de Hitler.

    Otro de los tops es el Muro de Berlín. Recorrerlo y ver el arte plasmado y sobre todo en la parte de East Side Gallery. Esta zona del muro de más de un kilómetro, está considerada como la galería de arte al aire libre más grande del mundo.

    Bien merece también un rato de tu tiempo la Alexander platz, una histórica plaza enorme que pertenecía a la parte soviética y su edificio más destacado es la Torre de la Televisión, de 368 metros. Puedes subir a la torre en ascensor para disfrutar de las mejores vistas panorámicas de Berlín o para comer en su restaurante giratorio.

    Otros lugares de interés de esta plaza son la fuente de la Amistad entre los Pueblos, la Galería Kaufhof y el Reloj de las Horas del Mundo, en el que puedes ver las horas de muchas ciudades del mundo.

    Si eres un enamorado del arte, tienes una cita con el museo del Pérgamo, el más famoso de Berlín y uno de los más importantes del mundo. Situado en la bonita Isla de los Museos, el edificio se construyó según la medida de las obras de arte que iba a albergar. Está formado por tres museos: el museo del Antiguo Oriente Próximo, el museo de Arte Islámico y la Colección de antigüedades clásicas. Las principales obras son la reconstrucción de la Puerta de Istar de Babilonia, el Altar de Zeus de la ciudad de Pérgamo de más de 2.000 años, la puerta del mercado romano de Mileto, la fachada de Mushatta y el salón de Alepo. Todas ellas de visita imprescindible.

    No olvides por favor la catedral de Berlín, el templo religioso más importante de la ciudad, ubicado cerca del Río Spree y de la Isla de los Museos. Destaca por su cúpula de cobre de color verde y después de la visita, merece la pena acercarse para ver el altar, realizado en mármol blanco y a su impresionante órgano. Pero, no se agote. Que nos queda mañana.

    RÉGIMEN Desayuno y almuerzo Transporte Autocar, minibús o van Visitas Panorámica de Berlín ALOJAMIENTO Hotel
    • Muro de Berlín y detalle escalera
    • Vista de Alexanderplatz, Berlín
  • Día 10: Berlín: El horror de la guerra

    Tras el desayuno, empezará un nuevo día en el que quizás te apetezca conocer unos lugares que nunca tuvieron que existir. Son visitas que te pondrán la piel de gallina y que te cortarán la respiración.

    El campo de concentración Sachsenhausen no deja indiferente a ninguno de sus visitantes. Durante el recorrido por los barracones en los que se hacinaban los internos, os adentraréis en la dura historia que tuvo lugar en el recinto, visitando la enfermería, en la que muchos fallecieron debido a crueles experimentos, o el patio donde les hacían formar durante largas horas mientras algunos se desplomaban debido al agotamiento, el frío o el calor.

    El campo de concentración de Sachsenhausen fue construido en 1936 por prisioneros de otros campos de concentración. El recinto, ideado como campo de concentración "típico e ideal", trataba de plasmar la imagen del mundo del nacionalsocialismo y someter a los prisioneros al poder de las SS. Entre 1936 y 1945 más de 200.000 presos "vivieron" en el campo de concentración. El barracón nº38 o el edificio de celdas de castigo le harán enmudecer.

    También el Checkpoint Charlie es uno de los lugares indispensable. Fue el paso más famoso del Muro de Berlín durante la Guerra Fría que mantenían los americanos y los rusos. Solo se permitía el paso de un lado a otro a gente autorizada: militares, personal de embajadas… y en caso contrario, los guardias tenían orden de disparar a matar en los intentos de paso sin autorización.

    En 1990 dejó de ser un muro que dividía la ciudad e impedía el paso y en el año 2000 se convirtió en atracción turística al construir una reproducción del punto de control. Hay también una réplica del cartel con la frase: “Está abandonando el sector americano”.

    Al lado puedes visitar el Museo del Muro del Checkpoint Charlie, con mucha información sobre la Guerra Fría y la construcción del Muro. Es curioso ver la colección de objetos, reproducciones, fotos y textos de los intentos de la gente de cruzar el muro.

    Y otro de los lugares más sobrecogedores es el Monumento al Holocausto. Una construcción en recuerdo a los judíos asesinados por el régimen nazi y está formado por una extensa zona cuadriculada de pasillos en la que se alzan bloques de hormigón de diferentes alturas. Hay un espacio subterráneo al lado del monumento en el que se ubica el centro de información, donde destaca una sala con los nombres, fechas de nacimiento y muerte de las víctimas del holocausto.

    RÉGIMEN Desayuno Transporte Autocar, minibús o van ALOJAMIENTO Hotel
    • Palacio Nuevo de Berlín
    • Parque Tier Garten,Berlín-Alemania
    • Muro de Berlín en el lado este
    • Cúpula de la sinagoga de Berlín
    • Checkpoint Charlie en blanco y negro
  • Día 11: Berlín - España: El sabor de la tierra de la cerveza y las salchichas

    Tras las imágenes de ayer que seguro que le dejaron en silencio durante mucho tiempo, desayunaremos y nos quedan las últimas horas para recorrer esta ciudad antes de tomar el vuelo de regreso a casa.

    Esta mañana es buen día para pasar por sus incontables mercadillos. Si puede visite el que están en la zona del antiguo Reichsbahnausbesserungswerk (RAW), que es especialmente interesante porque tiene un aire industrial increíble, mucho arte urbano y algunas de las mejores gangas.

    Quizás te apetezca darte un paseo por las nubes y hacerte una idea del tamaño de Berlín, pues debes subirte al globo de Die Welt-Ballon o si prefieres montarte en un ascensor en vez de tener que andar cuestas hacia una colina para ver algunas de las mejores vistas de la ciudad, te tienes que dirigir a la cafetería de la Universidad Técnica de Berlín.

    O pasear por sus parques. Uno de los mejores es el Tempelhofer Freiheit, situado en el antiguo aeródromo del aeropuerto de Templehof. En esta zona, que es más grande que Mónaco, puedes pasear, tomar el sol, o sencillamente venir con un libro a descansar.

    Bueno, ya nos toca cerrar maletas, estar atentos a la hora de la recogida que nos indique el traslado al aeropuerto para tomar el vuelo a tu ciudad de destino.

    RÉGIMEN Desayuno Transporte Vuelo
    • Avión sobrevolando Berlín-Alemania
Alojamientos previstos o similares de categoría hoteles de 3* y 4*
International Prague
Praga, República Checa

International Prague

Holiday Inn Berlin City East Side
BERLÍN

Holiday Inn Berlin City East Side

Catalonia Berlin Mitte
Berlín, Alemania

Catalonia Berlin Mitte

Vienna House Andel´s Berlin
Berlín, Alemania

Vienna House Andel´s Berlin

Holiday Inn Berlin City East - Landsberger Allee
BERLÍN

Holiday Inn Berlin City East - Landsberger Allee

Park Inn by Radisson Berlin Alexanderplatz
BERLÍN

Park Inn by Radisson Berlin Alexanderplatz

Novotel Budapest City
Budapest, Hungría

Novotel Budapest City

Rainers Hotel Vienna
Viena, Austria

Rainers Hotel Vienna

Alojamientos previstos o similares de categoría hoteles de 2* y 3*
ibis Budapest Heroes Square
BUDAPEST

ibis Budapest Heroes Square

Catalonia Berlin Mitte
Berlín, Alemania

Catalonia Berlin Mitte

Vienna House Andel´s Berlin
Berlín, Alemania

Vienna House Andel´s Berlin

Park Inn by Radisson Berlin Alexanderplatz
BERLÍN

Park Inn by Radisson Berlin Alexanderplatz

Hilton Garden Inn Vienna South
VIENA

Hilton Garden Inn Vienna South

Holiday Inn Berlin City East - Landsberger Allee
BERLÍN

Holiday Inn Berlin City East - Landsberger Allee

Hungaria City Center
Budapest, Hungría

Hungaria City Center