Viaje a Austria: Circuito Viena, Tirol y Baviera (Semana Santa)

Duración 8 día/s, 7 noche/s
  • ABR
  • MAY
  • JUN
  • JUL
  • AGO
  • SEP
  • OCT
  • NOV
  • DIC
  • ENE
  • FEB
  • MAR
Desde 1.160 €
Ver disponibilidad
Circuito: Viena, Tirol y Baviera (Semana Santa)
DURACIÓN: 8 día/s, 7 noche/s
Desde 1.160 €
Ver disponibilidad
Siente latir el corazón de Europa Central.

A través de este insólito e inolvidable viaje, podrás conocer los lugares más emblemáticos de la región alemana de Baviera, cuya capital es Múnich, así como los enclaves más destacados del Tirol, en Austria: Salzburgo, Innsbruck, Hall In Tirol, la Región de los Lagos… Además, por supuesto, tendrás la oportunidad de recorrer lo mejor de Viena, y de comprobar por ti mismo por qué la capital austriaca está considerada una de las ciudades más bellas y elegantes del mundo.

Itinerario

Día 1: España-Viena. Hacia una ciudad antigua y moderna al mismo tiempo

RÉGIMEN Cena
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy empieza nuestro viaje, en el que conoceremos sitios tan fascinantes como Viena, Salzburgo, Baviera, el Tirol y Múnich. Saldremos de casa con tiempo suficiente para llegar al aeropuerto dos horas antes de la prevista para la salida de nuestro vuelo, que nos llevará a nuestro primer destino, Viena, la capital de Austria, un país situado en el centro de Europa y que combina, perfectamente, los paisajes urbanos y las actividades al aire libre, un país con un gran patrimonio cultural y una gran tradición musical, cuna de compositores como Mozart, Strauss, Haydn y Schubert.


Cuando lleguemos a nuestro destino, nos estarán esperando en el aeropuerto para acompañarnos al hotel. Una vez debidamente registrados, tendremos el resto del día libre para empezar a descubrir la capital austriaca. Al finalizar el día, regresaremos al hotel, cenaremos y nos retiraremos a pasar la noche.

Día 2: Viena. Ciudad de música y cultura

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Viena
ALOJAMIENTO Hotel

Cuando terminemos de desayunar, realizaremos una interesante visita panorámica de Viena, una ciudad con un encanto especial, una gran oferta cultural, cuna de grandes compositores y una gastronomía que se puede calificar como una de las mejores de Europa. A lo largo de nuestra visita panorámica, conoceremos: la monumental Ringstrasse, la avenida más famosa de Viena, una avenida circular construida donde antes estaba la muralla y que, a lo largo de sus más de cinco kilómetros, nos permitirá conocer varios de los edificios más representativos de la ciudad; el Parlamento, de estilo clásico y que recuerda a los edificios de la antigua Grecia; la Ópera, uno de los teatros de ópera más famosos e importantes del mundo; la Iglesia Votiva, de estilo neogótico, con dos torres gemelas de casi cien metros de altura en forma de aguja; los Museos de Historia del Arte y de la Historia Natural; el Ayuntamiento neogótico, el edificio no religioso más importante de la capital; y la Bolsa, la más antigua de las bolsas de valores del mundo.


También pasearemos por el centro peatonal de la ciudad, en torno a la catedral de San Esteban, símbolo de Viena y el edificio gótico más representativo de Austria. Recorreremos, entre otros lugares, los patios del Palacio Imperial de Hofburg, un enorme conjunto que incluye, desde los antiguos aposentos imperiales, hasta varios museos, una capilla y una iglesia. Así mismo, recorreremos la calle Kartner Strase, una de las calles más elegantes y animadas de la ciudad y el Graben, una de las principales calles peatonales de la capital, con la Columna de la Peste, mandada construir, en medio de la calle, por Leopoldo I para celebrar que la plaga de peste que azotó a toda Europa en el siglo XVII había terminado.

Almorzaremos y, más tarde, tendremos el resto del día libre o, si lo preferimos, podremos contratar, opcionalmente, una excursión en la que visitaremos la Ópera, cuyo edificio se inauguró en 1869 con la representación de don Giovanni de Mozart y el palacio de Schönbrunn, del siglo XVII y, durante años, residencia de verano de la familia real. Las habitaciones del palacio están decoradas con estilo rococó, sin embargo, las que fueron del emperador Francisco José y la emperatriz Isabel (Sisi) son muy sencillas. Entre las muchas salas del palacio, destacan, por ejemplo, el salón chino azul, la gran galería o el salón del desayuno.


Por la noche, si queremos, podremos asistir, de forma opcional, a un concierto en el que escucharemos, entre otras piezas, algunos de los valses austriacos más significativos.
Terminado el concierto, volveremos al hotel para pasar la noche.

Día 3: Viena. La capital de Austria nos espera

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Cuando terminemos nuestro desayuno, tendremos todo el día libre para descansar, ir de compras, visitar algunos de los cafés emblemáticos de la capital, (el Sacher o el Landtmann), poder seguir conociendo más zonas de Viena, como, por ejemplo, el Prater y su noria gigante, la torre giratoria del Danubio, o la iglesia de san Carlos Borromeo.


Por otra parte, si lo deseamos, podremos contratar una excursión opcional que nos llevará a los bosques de Viena, donde conoceremos la estación-balneario de Baden, una de las más antiguas de Austria, ya que sus fuentes termales se conocen desde la época de los romanos. En nuestra excursión, continuaremos hacia Melk, una bonita población típica en la que podremos admirar una espectacular abadía barroca que es, sin lugar a dudas, el lugar más representativo de la ciudad. Al estar situada sobre una colina, se la puede ver desde lejos. A pesar de que el aspecto del edificio que vemos hoy en día, es del siglo XVIII, en realidad la abadía existía desde el siglo XI, cuando los monjes benedictinos recibieron un castillo como regalo, que se convirtió en uno de los centros de culto más importantes de Europa Central.


En nuestro camino, conoceremos el valle del Danubio, recorriendo, en autobús, sus orillas. Haremos un alto en dos poblaciones del valle: Durnstein y Krems, en las que tendremos tiempo libre. La localidad medieval de Durnstein debe su nombre a un castillo que había en este lugar. Por su parte, Krems se encuentra situada entre viñedos, en un bello entorno. Su centro histórico es muy bonito y merece mucho la pena.


Terminada nuestra excursión, regresaremos a Viena e iremos al hotel para disfrutar de una merecida noche de descanso.

Día 4: Viena - Región de los lagos - Salzburgo. Por los lagos hacia la ciudad de Mozart

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Salzburgo
ALOJAMIENTO Hotel

Cuando terminemos de desayunar, haremos un recorrido por los lagos austriacos, unos lagos de aguas tranquilas que invitan a navegar, nadar, pescar o simplemente sentarse a disfrutar de las vistas desde la orilla. Nuestra primera parada del día será en Traunkirchen, un típico pueblo austriaco, junto al lago Traunsee, que tiene todo lo que podríamos esperar: una bonita iglesia, un lago, colinas y montañas, entra las que destaca el pico de Traunstein, de casi mil setecientos metros de altura.


Continuaremos adelante hasta llegar a S. Wolfgang, una pequeña población, que debe su nombre a su fundador, S. Wolfgang, un santo que, en el siglo X, andaba buscando refugio por la zona. La población fue creciendo hasta convertirse en lugar de peregrinación y, más tarde, ya en el siglo XIX, en un importante lugar turístico. En S. Wolfgang tendremos tiempo libre para admirar, no solo sus paisajes y el lago, sino sus casas antiguas con fachadas decoradas con frescos, la iglesia con un altar barroco en el que están las reliquias del santo y un estupendo tríptico del siglo XV.


Seguiremos hacia la ciudad barroca de Salzburgo, lugar de nacimiento de Mozart y Patrimonio de la Humanidad. Salzburgo es la cuarta ciudad de Austria, una ciudad preciosa que, sin duda, nos encantará. Disfrutaremos de una visita panorámica de la ciudad durante la que conoceremos sus lugares más emblemáticos: los jardines barrocos del Palacio de Mirabel; la catedral barroca, probablemente el edificio religioso más importante de Salzburgo, cuyas puertas de bronce simbolizan la fe, la esperanza y la caridad y que, con sus dos torres destaca sobre el panorama de la ciudad; el centro histórico peatonal, con la Getreidegasse, la calle más famosa de Salzburgo, con casas de portales y ventanas fantásticas que, a partir del primer piso se van haciendo más pequeñas y, las más antiguas también están decoradas, a menudo, con números de años, el nombre de antiguos habitantes o el ojo de Dios; la casa de Mozart, en el número 9 de la “Getreidegasse”, donde nació el compositor en 1756; y la plaza de la Residencia, etc.


Al terminar la visita panorámica de la ciudad, iremos al hotel donde cenaremos y pasaremos la noche.

Día 5: Salzburgo - Hall in Tirol - Innsbruck - Múnich. Hacia Baviera por el Tirol

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Innsbruck
ALOJAMIENTO Hotel

Terminado el desayuno, emprenderemos un interesante camino por los lugares más significativos de la región del Tirol que nos llevará a nuestro destino final del día, Múnich, en Baviera. Nuestra primera parada de la jornada la haremos en Hall in Tirol, el distrito histórico conservado más grande del Tirol del Norte y cuyo nombre viene de "Halle", (ciudad de los trabajadores de la sal), ya que, hasta 1967, hubo una mina de sal en el valle de Halltal. Aquí tendremos tiempo libre durante el que podremos recorrer su casco histórico, con edificios adornados con flores y calles adoquinadas y admirar la plaza Oberer Stadtplataz, que, con el ayuntamiento y la iglesia gótica de San Nicolás, dan un encanto muy especial a la ciudad.


Seguiremos hacia Innsbruck, capital del Tirol, una de las capitales más bonitas de Europa, rodeada por los Alpes, al norte y por las montañas Tuxer al sur. Una ciudad en la que sus famosos monumentos nos hablarán de su historia y en la que nos admirará la forma en que se mezclan con los edificios más modernos. Almorzaremos y, más tarde, disfrutaremos de una visita panorámica de la ciudad en la que veremos sus lugares más representativos. Veremos la abadía de Wilten, la iglesia rococó más bonita del país y el Tejadito de Oro, el símbolo más famoso de Innsbruck, mandado construir por Maximiliano I, padre de Felipe el Hermoso, a finales del siglo XV, con motivo de su boda con María Sforza. Conoceremos la Maria Theressian Strasse, la calle más importante de la ciudad, con una historia de más de setecientos años y que tiene, como telón de fondo, las montañas de los Alpes que rodean Innsbruck y también veremos la Columna de Santa Ana, una columna corintia de mármol rojo que conmemora la liberación de la ciudad, en 1703, ocupada hasta entonces durante la Guerra de Sucesión Española.


Cuando concluyamos la visita de la ciudad de Innsbruck, continuaremos nuestro camino hasta llegar a Múnich, capital de Baviera. Iremos al hotel, cenaremos y nos dispondremos a pasar la noche.

Día 6: Múnich. Historia y tradición

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Múnich
ALOJAMIENTO Hotel

Terminado nuestro desayuno, saldremos del hotel para realizar una interesante visita panorámica de Múnich, una de las ciudades industriales con más relevancia de Alemania, una ciudad con una gran calidad de vida, con clubs, tiendas de todo tipo, museos, cervecerías y fiestas.

Durante nuestra visita, conoceremos algunos de los sitios más importantes de la capital de Baviera, entre ellos, el Ayuntamiento, un impresionante edificio en el que se encuentra el Glockenspiel, un carillón de más de cien años de antigüedad que, a mediodía, al sonar las campanadas, treinta y dos figuras de tamaño natural se dejan ver y reviven la boda del duque Guillermo I de Baviera. El Ayuntamiento se encuentra en la Marienplatz, una de las plazas centrales de Múnich, desde la que se pueden explorar muchos hermosos y antiguos edificios, monumentos e iglesias. En la plaza está la Columna de María o Mariensäule, rematada con una estatua de oro de la Virgen María. Veremos la Maximilian strasse, la calle comercial más famosa de la ciudad. Conoceremos la villa olímpica, construida para ser sede de los Juegos Olímpicos de 1972; el edificio de BMW y la iglesia de San Pedro, en pleno centro de la ciudad, es la iglesia católica más antigua de Múnich.


Terminada la visita, almorzaremos y tendremos el resto del día libre. Unas horas en las que podremos, si queremos, dar un paseo por sus calles admirando sus muchos lugares interesantes que, además, están muy cerca unos de otros, o podremos ir a dar un agradable paseo por el Jardín Inglés, el mayor parque de Múnich.


Al final de la jornada, volveremos al hotel donde pasaremos la noche.

Día 7: Múnich. Visitando el castillo del “rey loco”.

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Después de desayunar, hoy tendremos todo el día a nuestra disposición para hacer lo que queramos, sin horarios ni visitas programadas, un día en el que podremos visitar alguno de los museos de la ciudad, ir de compras o pasear sin rumbo admirando los muchos rincones que Múnich nos ofrece.


Sin embargo, también tenemos otra posibilidad: hacer una excursión opcional para visitar un lugar imponente, en un entorno hermosísimo: el castillo de Luis I, (“el rey loco”). Se trata del castillo de Neuschwanstein, famoso, entre otras cosas, porque Disney lo tomó de modelo para el de La Bella Durmiente de Disneyland. Y es que, verdaderamente, es un castillo más de cuento que real. Luis I lo mandó construir, de forma que se pareciera a los castillos románticos del siglo XIII, con intención de retirarse de la vida pública en este lugar. Actualmente, Neuschwanstein es uno de los castillos más famosos de Europa. Su interior contiene cuadros inspirados en las leyendas que inspiraron a Wagner.


Regresaremos a Múnich y nos permitimos hacer una sugerencia: Cualquier viaje a Múnich debe incluir, al menos, una visita a alguna de sus famosas cervecerías, como, por ejemplo, la “Hofbräuhaus”, la más famosa del mundo, construida en el siglo XVI y en cuyas mesas de madera podremos encontrar dibujos, nombres y frases de hace más de cien años. Además de beber una cerveza de la zona, en Hofbräuhaus podremos tomar unas salchichas, cerdo asado o estofado de cerveza. Todo ello acompañado de música en directo tocada por bandas bávaras.


Al final de esta interesante jornada, regresaremos al hotel a pasar la noche.

Día 8: Múnich-España. Adiós a paisajes, castillos y cerveza

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Vuelo

Cuando terminemos nuestro último desayuno de este viaje, tendremos todavía, algo de tiempo libre hasta la hora en que nos hayan citado para recogernos en el hotel y trasladarnos al aeropuerto para tomar el vuelo que nos llevará de regreso a España, momento en que nuestros servicios habrán terminado.


A lo largo de estos intensos días, habremos acumulado recuerdos y experiencias que serán difíciles de olvidar. Hemos paseado por la romántica Viena y, tal vez, tomado un café vienés con un trozo de la deliciosa tarta Sácher. Hemos conocido “la ciudad de la música” y cuna de Mozart, Salzburgo. Hemos admirado los preciosos paisajes del Tirol y conocido Innsbruck, su capital. Y ahora nos despedimos desde Múnich, la viva y atractiva capital de Baviera.


Con todos estos recuerdos inolvidables, volvemos a casa. ¡Buen viaje y buena suerte!

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Nuestro producto más habitual, hoteles de 4* y los mejores 3* seleccionados tras años de experiencia. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 3* identificados como 3* S.

Feringapark
Unterföhring, Alemania

Feringapark

Fleming's Conference Wien
Viena, Austria

Fleming's Conference Wien

Leonardo Munich City Olympiapark
Múnich, Alemania

Leonardo Munich City Olympiapark

Austria Trend Salzburg West
Salzburg, Austria

Austria Trend Salzburg West