Ayuda Ayuda
Menú Menú

La apasionante Moscú

Disfrutando de una ciudad sin igual

Con más de diez millones de habitantes, Moscú es la segunda ciudad más poblada de Europa, solo por detrás de Estambul. Cosmopolita y llena de tradiciones al mismo tiempo, esta megaurbe no deja indiferente a ninguno de sus visitantes.

La primera mención conocida de la colosal capital rusa es del año 1147, aunque la ciudad es más antigua, ya que, durante unas excavaciones arqueológicas, en el lugar que ocupa hoy el Kremlin, se descubrieron restos de una fortificación del siglo XI. Sin embargo, los primeros poblados se remontan hasta dos mil años antes de Cristo. Moscú, situada junto al río Moscova, es una ciudad inmensa, de proporciones casi faraónicas. Algunas de sus calles tienen más de 14 carriles, por lo que no es de extrañar tener que cruzar más de una a través de túneles para peatones. Moscú es una ciudad muy segura y, sin duda, una de las ciudades más vibrantes y sorprendentes de Europa oriental, en la que se pueden encontrar ejemplos de todos los estilos, desde el medieval hasta el más moderno. Sus edificios y monumentos permiten viajar al pasado comunista y zarista, mientras que museos, teatros y galerías de arte hacen de esta ciudad uno de los centros culturales más importantes del mundo. Indudablemente, en Moscú hay lugares emblemáticos y conocidos en el mundo entero, como, por ejemplo, el Kremlin, la Plaza Roja o la Catedral de San Basilio, pero en la capital rusa hay mucho más para ver: su maravillosa arquitectura religiosa, concurridas zonas comerciales, vibrantes pubs y restaurantes y fantásticos espacios verdes, sin olvidar su famoso metro con algunas estaciones que son verdaderas obras de arte. Todo ello hace que la visita a esta ciudad sea una experiencia asombrosa e inolvidable.

Los lugares más emblemáticos de Moscú

Kremlin

El Kremlin (fortaleza o ciudad fortificada), es un enorme complejo que incluye, actualmente, cuatro palacios y cuatro catedrales, rodeados por una muralla y que, hoy en día, es sinónimo de “Gobierno de Rusia”. Este lugar ha sido residencia de zares y ahora tiene dos funciones principales: Albergar el principal museo de Rusia (la Armería) y servir como lugar de trabajo del presidente, aunque él no vive dentro del Kremlin.

Plaza Roja

La Plaza Roja es mucho más que una plaza, es un complejo que incluye diferentes edificios construidos a lo largo de seis siglos (el Kremlin, el Mausoleo de Lenin, las catedrales de San Basilio y de Kazán, el Museo Estatal de Historia de Rusia o las Galerías GUM), cada uno de los cuales conmemoran un acontecimiento histórico. En 1990, el conjunto de la Plaza Roja y el Kremlin fueron declarados Patrimonio de la Humanidad.

Catedral de San Basilio

La Catedral de San Basilio (también conocida como la catedral de la Intercesión de la Virgen junto al foso), fue mandada construir por el zar Iván el Terrible, entre los años 1555 y 1561. Es una iglesia ortodoxa situada en la Plaza Roja, símbolo e icono de la ciudad. Su estilo arquitectónico es único, destacando sus bonitas cúpulas, todas ellas distintas, en las que llama la atención sus colores llamativos y sus formas redondeadas. Es Patrimonio de la Humanidad, junto con el conjunto del Kremlin.

Teatro Bolshoi

El famoso Teatro Bolshoi, del siglo XVIII, el más importante de Rusia y uno de los más famosos del mundo, es un verdadero icono de la cultura rusa. Sus enormes dimensiones lo convierten en el segundo teatro más grande de Europa. En el Bolshoi se estrenaron, por ejemplo, El Lago de los Cisnes, La Bella Durmiente, El Cascanueces, Giselle o Romeo y Julieta, entre otras. Casi todas las obras que se representan están protagonizadas por la compañía de Ballet y Ópera del Bolshoi.

Convento y Cementerio de Novodévichi

El Convento barroco de Novodévichi, un complejo religioso amurallado de principios del s. XVI, es uno de los rincones históricos más apreciados por los moscovitas. A su lado se encuentra el Cementerio de Novodévichi, el más famoso de Moscú, puesto que en el mismo se encuentran enterrados personajes célebres de la historia de Rusia, como el presidente Boris Yeltsin o el compositor Dmitri Shostakóvich, entre otros y donde hay tumbas y mausoleos que son auténticas obras de arte.

El Parque Gorki y mucho más

Los parques de Moscú son muy diferentes y hay una gran variedad de ellos, como, por ejemplo, el Parque Gorki, uno de los más populares de la capital rusa en el que hay una gran oferta de actividades de ocio: patinaje, montar en bicicleta, caballo o barca, hacer puénting, etc. Otro parque interesante es el parque de la Victoria, uno de los lugares más emblemáticos de la historia rusa. Es un gran complejo monumental dedicado a la victoria en la Gran Guerra Patria y cuyo mayor atractivo es el Museo de la Gran Guerra.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x