Ayuda Ayuda
Menú Menú

Ambiente urbano de 10

Parte de la esencia de Costa Rica

La ‘pura vida’ omnipresente en Costa Rica también lo está en sus ciudades, perfectamente integradas en un imponente despliegue de naturaleza. Entornos idóneos para pasar por sus centros históricos, para degustar un café en una terraza, comprar un recuerdo de la rica artesanía ‘tica’… magníficos paréntesis entre las vibrantes experiencias de introducirse en la excepcional naturaleza de este país latinoamericano.

San José, en el centro del país, representa el espíritu de un país que enamora a todo el que lo pisa, y cuya situación geográfica permite desplazarse a cualquiera de los increíbles enclaves costarricenses. Por todo el país, diversas ciudades ofrecen parques, museos, restaurantes y bares típicos, etc. Toda una oferta de ocio para hacer más amena la estancia en este lugar en el mundo. En cualquiera de los destinos del país, caracterizado por su gran abundancia de parques nacionales, reservas naturales y playas, se puede disfrutar del tranquilo entorno, beneficiado por un clima apacible de una ciudad o un pueblo con mucho encanto. Una amplia nómina de localidades a las que se añaden las que no están mencionadas y, seguro, reservarán agradables sorpresas. En todo caso, Costa Rica está repleta de enclaves urbanos, de distintos tamaños, en los que se puede disfrutar del legado histórico, de las raíces indígenas y, siempre, de una constante hospitalidad hacia el viajero.

Ciudades con mucho encanto

Entornos urbanos pegados a maravillas de la naturaleza

San José, la capital de Costa Rica, situada en el centro (en el denominado Valle Central) no solo ofrece todo tipo de atractivos históricos, artísticos y culturales, sino que cuenta con un excepcional patrimonio natural en sus alrededores. Un irrenunciable punto a visitar, en un país repleto de ciudades con encanto, como Golfito (un prodigio medioambiental), la Fortuna (entrada al volcán Arenal), Quepos (da acceso al parque nacional Manuel Antonio), Cartago (conocida como ‘La Negrita’, por el santuario de la Virgen Negra) o San Isidro de El General, cerca de las montañas de Talamanca.

Más ciudades para no olvidar

Limón está en una de las zonas más exuberantes de todo el país, mientras que Puerto Caldera se encuentra cercana tanto a destacados núcleos urbanos como a maravillas naturales como isla Tortuga. Atenas y Liberia ofrecen al visitante la experiencia de visitar cascos históricos impregnados de la historia del país, San Gerardo de Dota es una magnífica base para disfrutar de la impresionante flora y fauna en torno a la cordillera del Talamanca y Puntarenas es el centro de una de las zonas costarricenses más atractivas por su cercanía al mar y a todo tipo de prodigios naturales.

Una excelente oferta para el viajero

Puerto Viejo de Sarapiquí es otra de las poblaciones rodeadas de reservas y parques nacionales, así como las bucólicas Orosi (en la provincia de Cartago) y Sarchi, en la que destaca su artesanía, idónea para comprar un recuerdo del paso por esa tierra. Heredia, a solo diez kilómetros de Costa Rica y llamada ‘La Ciudad de las Flores’; Escazú, una destacada localidad comercial y turística, también pegada a San José, y Alajuela, una base perfecta para moverse por la zona centro, son solo algunas ciudades más a tener en cuenta en la amplia variedad de localidades con encanto en estas latitudes del planeta.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x