Ayuda Ayuda
Menú Menú

El mejor álbum de fotos

Lugares imposibles de olvidar

Desde los apabullantes paisajes que se pueden contemplar mientras recorremos el Camino de los Reyes hasta las maravillas geológicas que nos ofrece el Valle de la Luna y la vida que se abre paso a orillas del Mar Muerto: ¡Jordania es un país lleno de sorpresas!

Si queremos hacer un repaso de los lugares más sorprendentes y emblemáticos de la geografía jordana, no podemos dejar a un lado el llamado “Camino de los Reyes”, una carretera de más cinco mil años de antigüedad que atraviesa algunos de los paisajes más increíbles de Oriente Medio. Por ejemplo, la Reserva Natural de Dana, por la que pasa el Camino de los Reyes mientras se abre camino en medio del desierto de Jordania. El recorrido de este singular camino no tiene desperdicio: desde el cañón de Wadi Mujib hasta los misteriosos mosaicos de Mádaba, pasando por el legendario Monte Nebo, donde se dice que está enterrado Moisés, y una serie de construcciones verdaderamente imponentes, como por ejemplo el Castillo de Karak. El Camino de los Reyes era la ruta que utilizaban las antiguas caravanas para ir desde Damasco, pasado por Aman, el Mar Muerto y Wadi Rum hasta el puerto de Aqaba para embarcar sus mercancías. Hay pocas experiencias tan inolvidables como tener la oportunidad de pisar las huellas de nuestros antepasados y conocer lugares donde se conservan tesoros de hace miles de años. El Camino de los Reyes constituye un viaje de 350 kilómetros a través del tiempo y de la historia que, sin ninguna duda, no deja indiferente a nadie.

Algunos puntos clave de la geografía jordana

Mar Muerto

El mar Muerto, cuna de ciudades bíblicas como Sodoma y Gomorra, está situado a más de cuatrocientos metros bajo el nivel del mar y es una de las paradas imprescindibles en cualquier viaje a Jordania. La densa mezcla de sales y minerales de las aguas de este mar, que en realidad es un lago, lo hacen único en el mundo. El mar Muerto es un spa natural en el que uno se puede zambullir en el agua o embadurnarse de un barro reparador lleno de minerales mientras se disfruta de un paisaje espectacular.

El Monte Nebo

El Monte Nebo, donde está enterrado Moisés, es el lugar santo más venerado en Jordania. Compuesto por los restos de una basílica del siglo IV, y otras construcciones más antiguas, su punto más alto alcanza los 800 metros sobre el nivel del mar, desde donde se puede admirar un panorama que abarca buena parte de Tierra Santa: el Mar Muerto, el desierto de Judá, el Valle del Jordán, las montañas de Judea y Samaria, Belén, la fortaleza de Herodes, las cúpulas de Jerusalén y el oasis de Jericó.

Wadi Rum o Valle de la Luna

Wadi Rum, Patrimonio de la Humanidad, también conocido como Valle de la Luna, es un lugar inmenso y solitario, en el que, en medio de una región montañosa formada por granito y arenisca en el sur de Jordania, el agua y el viento han creado imponentes cañones y formaciones que parecen de otro mundo. Su hermoso paisaje lunar, a 1.600 metros de altitud y la tranquilidad de sus espacios vacíos y sin límites, lo convierten en un lugar único. Son kilómetros y kilómetros de desierto, tan solo habitado por un pequeño pueblo seminómada de beduinos.

Betania

Betania es el lugar donde, según textos bizantinos medievales, se cree que Jesús fue bautizado y donde reunió a sus primeros discípulos. El área, un lugar importante de peregrinación cristiana, cuenta con restos romanos y bizantinos, incluyendo también restos de cinco iglesias paleocristianas y capillas. Betania acaba de ser nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, convirtiéndose en el quinto lugar de Jordania merecedor de este nombramiento.

Iraq al-Amir

Iraq al-Amir, (“Cuevas del Príncipe”), es un pintoresco pueblo lleno de antiguos secretos de piedra, situado entre las colinas a las afueras de Ammán, en Wadi Al-Seer. Este lugar alberga más de 10 cuevas que han sido habitadas por varios grupos desde la Edad del Cobre. El sitio esconde mucha historia y vale la pena descubrirlo, especialmente el palacio rectangular de dos pisos, (Qasr al-Abed, el castillo de la esclava), que se alza majestuoso sobre las cuevas talladas en la montaña cercana con grabados de leones, tigres y águilas que simbolizan el poder y la gloria.

Wadi Mujib

Wadi Mujib, conocido en los tiempos bíblicos como río Arnón, es la reserva situada a menor altura del mundo, hábitat de vida silvestre, que incluye 10 especies de carnívoros y numerosas especies de aves. Es un lugar perfecto para hacer barranquismo, caminar, nadar, bajar toboganes naturales y dejarse llevar por la corriente rodeados por las montañas que cubren el desfiladero, llegando algunas de ellas a los mil metros de altura. Una experiencia fantástica en plena naturaleza y en un paraje único.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x