Ayuda Ayuda
Menú Menú

Montreal

Cuando Europa y América se encuentran

Situada en una isla enmarcada entre el río San Lorenzo y la Rivière des Prairies, Montreal es una de las ciudades más antiguas de Canadá. Fundada en 1642, este gran centro económico, industrial y cultural, es una zona francófona aunque con una considerable comunidad anglófona.

La cultura es uno de los principales motores de la ciudad y es la sede de festivales de prestigio y renombre internacional como el Festival de Jazz de Montreal o el Festival Internacional de Cine, así como de eventos deportivos como el Gran Premio de Montreal de Fórmula 1. Además, acogió la celebrada Exposición Internacional en 1967 de la que todavía se pueden visitar algunas instalaciones como la impresionante Biosphère, una espectacular estructura circular de acero que alberga un museo dedicado al medio ambiente.

Montreal es una ciudad que desprende un fuerte carácter, ya que en ella convive la mezcla de imponentes rascacielos de cristal junto con encantadores edificios coloniales de pocas plantas. Pasear por su casco antiguo es una de las opciones de ocio preferidas por sus visitantes. Entre las adoquinadas calles del Vieux Montreal, se encuentra la basílica de Notre Dame, una de las más antiguas de la ciudad y de construcción neogótica inspirada en la Sainte Chapelle de París. Entre los puntos más concurridos de la parte histórica de la ciudad se encuentran la Rue Saint Paul, llena de tiendas de recuerdos y pequeños restaurantes, y la plaza Jacques Cartier. Uno de los barrios más fotografiados de Montreal es el Plateau Mont Royal, por la arquitectura de sus casas tradicionales así como por su oferta de tiendas de moda y encantadores cafés. Los barrios Quartier Latin y el Village, son de los más animados y concurridos de la ciudad. El primero, por ser el barrio de estudiantes por excelencia ya que está situado junto a la Universidad de Quebec. El Village es el barrio gay de Montreal y se caracteriza por una animada y diversa vida nocturna. La vida al aire libre es una constante durante los meses de verano en Canadá. En Montreal, habitantes y turistas se concentran en el parque Mont Royal, una colina próxima al centro que se ha convertido en el epicentro de las actividades exteriores de la ciudad. Además, gracias a su situación elevada, ofrece una impresionante panorámica de la metrópoli. El contraste de este parque urbano lo encontramos en el RESO o la ciudad subterránea. Se trata de 32 kilómetros de calles subterráneas a modo de centro comercial con una función meramente práctica: proteger de las gélidas temperaturas del invierno a los habitantes de Montreal a la hora de hacer sus compras. Un punto curioso, sin duda. Otra de las zonas con más interés de la ciudad es pasear por su zona portuaria, que ubicaremos desde la distancia gracias a su noria de grandes dimensiones así como por la torre del reloj, una construcción de los años 20 y de 45 metros de altura en recuerdo a los marineros fallecidos durante la primera Guerra Mundial. La zona del Vieux Port es un lugar ideal para una jornada de paseo entre sus barcos de recreo, sus puestos de comida callejera y su mercadillo.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x