Ayuda Ayuda
Menú Menú

La más rica colección de arte e historia

Haz una ruta de ensueño

Pocos países pueden presumir de contar con una nómina de ciudades monumentales e históricas tan amplia como Italia. La eternidad de Roma, la elegancia de Milán, la extrema belleza de Florencia o el romanticismo de Venecia y Verona son sólo algunos ejemplos de lo que te vas a encontrar en tu recorrido por la Península Itálica.

Dicen que Roma es la Ciudad Eterna. Compruébalo tú mismo escuchando historias de gladiadores y fieras peleando sobre la arena del Coliseo, admirando la grandeza de la plaza y la basílica de San Pedro, recorriendo los Museos Vaticanos hasta quedarte con la boca abierta en la Capilla Sixtina o contemplando la impresionante mezcla de estilos en la Basílica de Santa María la Mayor.

En Florencia, vas a comprender por qué el síndrome de Stendhal, provocado por la extrema belleza, tuvo su origen en la ciudad donde Brunelleschi creó una cúpula excepcional en la preciosa catedral. Haz una ruta de ensueño visitando la iglesia de la Santa Croce y la basílica de Santa Maria Novella, fotografiando la Piedad de Miguel Ángel o disfrutando de las vistas desde la Piazzale Michelangelo. Y desde allí, acércate a Pisa para darte una vuelta por la plaza de los Milagros donde se encuentra, entre otros monumentos, la famosa Torre Inclinada.

Ábrete al romanticismo con una parada en dos ciudades hechas para el amor: Venecia y Verona. Surca los canales de la capital del Veneto subido en una góndola, cruza el Puente de Rialto y admira la grandeza de la Plaza de San Marcos. Y en la ciudad de Romeo y Julieta, sigue la senda que marca la obra de Shakespeare visitando los palacios de los Capuleto y los Montesco.

Completa tu viaje con una jornada de shopping. Milán, la capital de la moda, te espera con el archiconocido Teatro alla Scala, uno de los teatros más famosos de la ópera mundial. Pasea entre tiendas de moda y fotografía la impresionante catedral.

No puedes perderte

La más perfecta mezcla de estilos en Roma

Presidiendo la mayor de las siete colinas de Roma se encuentra la Basílica de Santa María la Mayor, sin duda la mejor mezcla de estilos que hay en la capital italiana. Conserva parte del edificio original del siglo V, los suelos y el campanario son medievales, el artesonado del techo se creó durante el Renacimiento y las impresionantes cúpulas gemelas y las fachadas son del barroco. Y por si fuera poco, la basílica es famosa por sus preciosos mosaicos.

El lugar que hizo temblar a Stendhal

Cuentan que Stendhal se quedó tan sobrecogido por la Basílica de la Santa Croce que se sintió débil y apenas podía caminar. Bautizó así un síndrome provocado por la extrema belleza que aún hoy sigue afectando a gente. Fotografía la impresionante fachada, pasea por el sobrio interior y no te pierdas las capillas y las tumbas de florentinos famosos, como Miguel Ángel.

Escribe un mensaje de amor en la casa de Julieta

Verona. Millones de personas visitan cada año el palacio del siglo XII que, se supone, era la residencia de los Capuleto, la familia de Julieta. Las paredes de la casa están llenas de mensajes de amor dejados por los visitantes y que el ayuntamiento debe retirar dos veces al año: el día de San Valentín y el 17 de septiembre, cumpleaños de la protagonista de la trágica obra de Shakespeare

Escucha la mejor ópera del mundo

Detrás de una fachada neoclásica sobria y no muy llamativa, se esconden las mejores representaciones de ópera que se pueden escuchar en el mundo. El Teatro alla Scala es, sin duda, uno de los mayores templos de la música gracias a la excelente acústica de su sala. Desde su inauguración con una ópera de Salieri en 1778, ha acogido a los mejores compositores, tenores y sopranos

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x