Ayuda Ayuda
Menú Menú

El recorrido más espiritual de Vietnam

Tumbas y pagodas

Una de las más espectaculares pagodas de las muchas que hay en Vietnam la encontrarás en las afueras de Dalat. Siete pisos de altura te esperan en la excepcional pagoda de Linh Phuoc, un complejo formado por el templo principal y un nuevo edificio recientemente acabado. Ambos están profusamente decorados y son muy llamativos tanto por fuera como por dentro. Seguro que te llama la atención el enorme Buda de cinco metros que hay en el vestíbulo principal o la campana de ocho toneladas y media que se usó para anunciar la llegada del nuevo milenio en 2000.

Eso sí, si tienes que elegir una sola pagoda para tu viaje, posiblemente te quedes con la de Thien Mu. Construida en 1601 en un entorno mágico próximo al río del Perfume, está dominada por una torre octogonal de siete plantas, cada una de ellas dedicada a los budas que aparecieron con forma humana. En un pabellón cercano se guarda una enorme campana de 2.000 kilos cuyo tañido, dicen, se escucha a diez kilómetros. No pierdas detalle de la gran cantidad de estatuas que hay en el recinto.

Las tumbas son otros de los monumentos más interesantes de Vietnam. Una de las que no puedes perderte es la de Khai Dinh, el penúltimo emperador Nguyen y último que fue enterrado en una tumba imperial en Hue. El recinto, construido en la ladera de una colina, presenta una altura de tres niveles. Su principal atractivo reside en que cambia completamente el estilo arquitectónico de otras tumbas, ya que mezcla elementos europeos y vietnamitas. Seguro que te sorprende el sobrio exterior de cemento ennegrecido en comparación al colorido interior. No hace falta que te muevas de Hue para seguir disfrutando de espectaculares tumbas. Otra de las que debes visitar es la de Minh Mang, situada en el lado oeste del río del Perfume. Sin duda, es uno de los mausoleos más impresionantes, con un complejo que incluye preciosos lagos y jardines, además de numerosos pabellones. Así que prepárate para cruzar puentes de piedra y moverte por un recinto sublime, plenamente integrado en el entorno natural, hasta llegar a la sepultura, cercada por un muro circular que simboliza el sol. ¿Sabías que la puerta de entrada a la tumba sólo se abre una vez al año? Es concretamente el día del aniversario de su muerte.

No puedes perderte:

Deja una nota en la campana

La enorme campana de la pagoda de Linh Phuoc es una de sus grandes atracciones. Está totalmente cubierta de notas adhesivas que dejan los visitantes con sus deseos. Así que ya sabes, escribe tu petición, pega el papel, toca la campana y confía en que Buda te escuche...

¿Qué pinta un coche en una pagoda?

Quizá te hagas esta pregunta cuando veas el viejo Austin azul en un garaje al oeste del templo; pero es que este coche tiene mucha historia. El monje Thich Quang Duc lo utilizó para trasladarse hasta Saigón, donde se inmoló como protesta contra el régimen de Diem. Las escenas del monje ardiendo sin moverse un ápice generaron un enorme impacto en todo el mundo.

Unas escaleras que merecen la pena

Para visitar la tumba de Khai Dinh debes estar preparado para subir escaleras, pero ya sabes que merecerá la pena. Y lo notarás enseguida, porque después de 62 escalones, llegarás al precioso Patio de Honor, donde tienes que fijarte en los rasgos de las esculturas de los guardias de honor. Y unos pocos escalones después, prepárate para disfrutar del espectacular Thien Dinh, el edificio principal.

Y muchas más tumbas en Hue

Las más famosas son las de Khai Dinh y Minh Mang, pero en la imperial Hue puedes visitar varias tumbas más, a cada cual más interesantes. Dicen que la más elegante es la de Tu Duc, diseñada por el propio emperador. Descubre la influencia francesa en la pequeña tumba de Dong Khanh o disfruta de los estanques artificiales en torno al mausoleo de Thieu Tri.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x