Ayuda Ayuda
Menú Menú

Emblemáticos de Londres

La capital de Inglaterra en sus must

Uno de los más icónicos es la Torre de Londres del 1066 por donde han pasado desde la realeza hasta políticos. Justo delante está el Puente de Londres, construido en el año 1894. Pero para verlo todo con el ojo del halcón también se puede subir al London Eye, una noria mirador que presume de estar entre las más grandes del mundo.

En la capital británica se multiplican las visitas. Más allá de museos hay que cruzar el famoso Puente de Westminster, y fotografiar la imagen más repetida de Londres, el Big Ben, una torre con el reloj añadida al Palacio que actualmente acoge el Parlamento. Muy cerca se sitúa Downing Street, famosa porque en el número diez reside el Primer Ministro, y vía imprescindible para llegar a Trafalgar Square en recuerdo a la famosa batalla en la que la armada británica derrotó a la francesa y española. La coronan sus famosos leones, la Columna de Nelson y el kilómetro cero de la ciudad: Charing Cross. Piccadilly Circus es una plaza que debe estar en la ruta pues es el centro nocturno más popular de la ciudad por sus pantallas publicitarias y gran número de teatros. El Palacio de Kensington, la que fuera la residencia oficial de Diana de Gales, Buckingham Palace y su cambio de guardia, la Catedral de San Pablo o parques como el conocido Hyde Park, hay que señalarlos en rojo en el mapa.

No puedes perderte

Puente Tower Bridge

Es el puente más famoso que cruza el Támesis, un río de 346 kilómetros de largo que se convirtió en el eje de Londres. Tower Bridge (el Puente de la Torre) es uno de los iconos de la ciudad y de los más conocidos de Europa. Se edificó después del crecimiento demográfico de la zona este de Londres en el siglo XIX. La construcción del Tower Bridge duró ocho años. Dos enormes pilares en el lecho del río sujetan la construcción con una distancia de 61 metros entre ellas. Se utilizaron más de 11.000 toneladas de acero para hacer realidad un diseño de un puente levadizo de 244 metros de longitud con un mecanismo hidráulico totalmente revolucionario para la época. Ahora, con un sistema actualizado, se eleva unas mil veces al año.

Abadía de Westminster

La Abadía de Westminster es uno de los edificios históricos más bonitos de Londres. Es el mausoleo de los héroes británicos pues aquí están enterrados autores, científicos y grandes pensadores de leyenda como Charles Darwin, Isabel I, María Tudor, Newton, Shakespeare o Dickens. Uno de los últimos acontecimientos que centraron las miradas del mundo entero fue la boda de Kate y William de Inglaterra en el año 2011. Desde el siglo XI, esta iglesia es un lugar destinado a las coronaciones de la realeza británica y forma parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Saint Paul’s Cathedral

Es la segunda más grande del mundo, detrás de la Basílica de San Pedro de Roma y sin duda otro de los iconos de la ciudad. En su lugar se ubicó al principio de los tiempos un templo griego, posteriormente la iglesia más antigua de Inglaterra, que data del año 604 y finalmente la catedral que, al ser de madera, se quemó en el incendio del año 1666 y se tuvo que reconstruir hasta tener el aspecto actual. Aquí se casaron Lady Diana y el Príncipe Carlos y se ofició el funeral de Winston Churchill. Su cúpula espectacular, de 111 metros de alto, se convirtió en una de las más famosas del mundo.

Trafalgar Square

Es su centro neurálgico. Trafalgar Square se creó en el año 1830 para conmemorar la victoria de la armada británica frente a la española y la francesa en la Batalla de Trafalgar, en aguas de Cádiz. En el centro, la Columna de Nelson con cincuenta metros de alto que recuerda al almirante Nelson que estando al mando de la armada británica falleció en la lucha. En la plaza hay otras estatuas de personajes célebres entre las que destaca la de George Washington. Pero Trafalgar Square es además un símbolo de enorme importancia social y política para los londinenses y los visitantes y siempre está llena de vida.

Saint James Park de Londres

El St. James’s Park se trata del Parque Real de Londres más antiguo. Son 23 hectáreas situadas entre el Buckingham Palace y la bahía de Westminster. En su interior hay un pequeño lago con dos islas y un palacio con su mismo nombre. En realidad, es uno de los sitios más queridos por los pequeños de la casa ya que está lleno de zonas de juego y aves curiosas, como ¡pelícanos! Los monumentos, memoriales y esculturas están repartidos por todo el parque. Algunas de las más curiosas son la estatua del chico o las fuentes que parecen géisers. Es imprescindible cruzar el Puente Azul, con las mejores vistas del parque.

Hyde Park en Londres

Es el parque más grande del centro de Londres y con 140 hectáreas de extensión también su pulmón. El terreno perteneció en su día a la abadía de Westminster hasta que el rey Enrique VIII las expropió y abrió al público. Fue popular en el año 1851 al albergar la Gran Exposición de 1851. En su esquina noreste se encuentra el famoso Speaker’s Corner, donde los domingos por la mañana los personajes más variopintos hacen sus respectivos discursos. Una de las actividades más repetidas en Hyde Park es alquilar una barca y recorrer a remo el lago serpenteante.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x