Ayuda Ayuda
Menú Menú

Turismo en Austria

La clase más amena y entretenida

Austria es el país de la música. Allí puedes seguir los pasos de grandísimos compositores, como Mozart, Beethoven o Strauss. Uno de los mejores lugares para afinar el oído es la Casa de la Música, en Viena. Situada dentro de un palacio histórico en el casco antiguo de la capital, la Haus der Musik ofrece una entretenida exposición interactiva que te permitirá ponerte en la piel de un director de orquesta, meterte dentro de una ópera o jugar a un juego inventado por Mozart.

A Innsbruck le llaman el Balcón de los Alpes. Y qué mejor monumento para entender la belleza de la ciudad que el Goldenes Dachl o Tejado Dorado, un balcón mirador añadido en 1496 por Maximiliano I a la antigua residencia de Federico IV que se ha convertido en el símbolo de la capital del Tirol. ¿Sabías que está cubierto por 2.657 tejas de cobre recubiertas con pan de oro? Fíjate además en los adornos en forma de blasón que hay que en balcón y en los relieves tallados en el segundo piso. Visitar Austria también te permitirá conocer la parte más oscura de su historia. Y es que durante la Segunda Guerra Mundial, el III Reich construyó en el país más de 50 campos de concentración. La mayoría se destruyeron después de la derrota, pero aún quedan restos de varios de ellos. El recuerdo más importante está en Mauthasen, donde se conserva la cantera, los edificios y el depósito de cenizas. Si viajas a principios de mayo, debes saber que el primer domingo más cercano al día 8 se celebra la liberación. Tendrías que cogerte muchos días de vacaciones para poder visitar todos los museos de Austria. ¡Sólo en Viena hay más de 60! ¿Por dónde empezar? Quizá por la enormidad dorada y magnética de El Beso, de Klimt, en la Galería Belvedere. O paseando por el Barrio de los Museos de la capital, donde hasta los bares son exposiciones. O reconociéndole el buen gusto al duque Alberto de Sachsen-Teschen, hijo político de la emperatriz María Teresa, que inició la colección que hoy se exhibe en el Albertina. Y únicamente estás en Viena. Piensa que, por ejemplo, sólo en el estado de Estiria hay unos 200 museos…

No puedes perderte

Sigue la senda de la Orquesta Filarmónica de Viena

La Orquesta Filarmónica de Viena es uno de los grandes reclamamos mundiales de la ciudad gracias, entre otras cosas, a su famoso concierto de Año Nuevo. En la Casa de la Música podrás visitar su museo y su archivo histórico en diferentes salas, como la de los Espejos o la Nicolai.

Busca a Maximiliano I en Innsbruck

Los relieves tallados en piedra arenisca del segundo piso del balcón de los Alpes en Innsbruck, muestran danzas moriscas y escenas de la vida de la corte de Maximiliano I. ¿Sabías que el emperador aparece dos veces? En una de ellas está junto a sus dos mujeres y en la otra, con los bufones de la Corte. Eso sí, debes saber que los relieves no son los originales, ya que éstos se encuentran en el Museo Provincial.

Un muestrario del horror para aprender del pasado

Mauthausen pasó al control de la República de Austria en 1947 con la condición de erigir un memorial que finalmente se levantó en 1949. Además, desde los años 70 la antigua enfermería es un museo que, desde 2013, acoge las dos exposiciones permanentes “El campo de concentración de Mauthausen 1938-1945” y “Mauthausen, lugar del crimen – Una búsqueda de huellas”.

El museo dentro de una obra de arte

Hay museos que ya merecen una visita para ver el edificio. Éste es el caso del Museo de la Historia del Arte de Viena, enclavado en un espectacular edificio levantado en 1891 junto al Palacio Imperial. En su interior podrás encontrar toda la colección acaparada por la familia imperial, entre la que se incluye la mayor colección de obras de Bruegel de todo el mundo.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x