Ayuda Ayuda
Menú Menú

Lugares de la Unesco

Tesoros belgas dignos de conocer

Este reconocimiento certifica al viajero que está en un punto de gran importancia, ya sea histórica, cultural o natural, y Bélgica ofrece numerosas opciones a la hora de elegir.

La capital, Bruselas, tiene el privilegio de contar con la Grand Place, uno rincón incluido en esta nómina de la UNESCO en el año 1998. Se considera que es una de las más bellas de mundo y está rodeada de edificios emblemáticos, como el ayuntamiento, que todavía la hacen más atractiva. El centro histórico de Brujas es otro de los afortunados y ha sabido conservar su encanto medieval. Lo mismo ocurre con los béguinages flamencos, barrios destinados a las mujeres viudas y solteras en la Edad Media.

A parte de los numerosos sitios y monumentos que pueden palparse y contemplarse, Bélgica también cuenta con tradiciones dignas de mención y que la UNESCO ha querido preservar. Ejemplo de ello son el Carnaval de Binche, uno de los más antiguos de Europa; la procesión de la Santa Sangre de Brujas, un oficio religioso que se celebra en primavera; o la feria anual Houtem Jaarmarkt, el mercado al aire libre más importante del país. El espectacular Bosque de Soignes también ha sido declarado Bien natural por esta entidad.

No puedes perderte

Los sitios mineros más importantes de Valonia

En Bélgica figuran hasta cuatro lugares mineros incluidos en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y visitarlos supone profundizar en la cultura de este país. Estos enclaves tuvieron un papel fundamental en el desarrollo del país. Se construyeron a principios de la Revolución Industrial y a día de hoy se conservan en buen estado. Las dos más destacadas son la de Bois-du-luc y la de Grand Hornu. La primera de ellas es una de las más antiguas de Europa, construida en el siglo XVII, y la segunda fue diseñada en el siglo XIX por el arquitecto Bruno Renard.

La tradición del Carnaval de Binche

Esta tradición se celebra cada mes de febrero y su origen se remonta en el año 1549. Esta ceremonia está llena de color. Pero antes del afamado día D, se festeja el pre-carnaval, cada domingo durante las seis semanas previas. Música, desfiles y bailes inundan la ciudad de Binche y son muchos los curiosos que se desplazan hasta esta urbe para ser testigos de este evento milenario, en el que los Giles (un personaje folclórico) son los auténticos protagonistas de la comparsa.

Unos ascensores únicos en Europa

Los ascensores hidráulicos del Canal du Center fueron uno de los primeros bienes belgas declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (en el año 1998). Esta pieza de ingeniería, que data del año 1888, es una auténtica obra de arte. Para conocer bien su historia, una buena opción es sumarse a un recorrido en barco por las aguas de los canales, junto a un guía que explique al detalle el funcionamiento y el mecanismo con el que cuentan estos impactantes elevadores.

La belleza de Grand Place

Uno de los lugares con más historia de Bruselas es la Grand Place. Este enclave fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1998 y es uno de los lugares más concurridos de la localidad. Está rodeado de decenas de edificios impresionantes, lo que provoca que forme parte del conjunto arquitectónico del siglo XVIII más bonito de todo el país. Esta plaza es el corazón de la ciudad y está llena de vida. Cada año este precioso emplazamiento belga se tiñe de color con una alfombra de flores begonias, de unos 77 metros de largo y 24 de ancho. La mejor imagen de este tapiz floral se tiene desde el Ayuntamiento.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x