Ayuda Ayuda
Menú Menú

Casco histórico de Estocolmo y Djurgarden

Adéntrate en el corazón del país

La mejor opción para arrancar tu visita por Estocolmo es darte un tranquilo paseo por el Gamla Stan. Aunque ahora te pueda sonar raro, enseguida memorizarás este nombre porque denomina la zona más antigua de la ciudad, donde todo empezó y donde se conserva todo el aire más añejo de la capital sueca. Los puntos más animados son Västerlanggatan y Stora Nygatan, pero a poco tiempo que tengas, adéntrate en las callejuelas y muévete sin rumbo. Seguro que, por momentos, te da la sensación de que has viajado en el tiempo hasta la Edad Media. En esta zona de Estocolmo están algunos de los monumentos más relevantes, así que no tengas prisa porque entre el Palacio Real, la catedral o la plaza mayor vas a darle trabajo de lo lindo a tu cámara de fotos.

Uno de los puntos fundamentales del Gamla Stan capitalino es la Stortorget o Plaza Grande. Es el corazón del casco antiguo desde los tiempos de la Edad Media aunque realmente no se pudo completar hasta 1778, momento en el cual terminaron las obras en el edificio de la Bolsa y se consiguió otorgar una apariencia uniforme a la plaza. El aire medieval del recinto se nota más en el lado oeste, con la estrecha Seyfridtska Huset y la rojiza Schantzska Huset, que no ha cambiado nada desde entonces. Fíjate en el espectacular pórtico lleno de guerreros romanos. Imagínate la plaza llena de gente alrededor del pozo y de los puestos de mercado que se instalaban en aquella época. Stortorget no ha perdido su condición de centro de reunión, aunque ahora la mayoría de transeúntes son viajeros. Y cuando te hayas dado una y mil vueltas por el Gamla Stan, fíjate en el paisaje más allá del casco histórico. Seguro que te llama la atención un imponente edificio de color rojo que verás a lo lejos. Es el Stadshuset o Ayuntamiento, construido con ocho millones de ladrillos en 1923 siguiendo un diseño del arquitecto Ragnar Östberg, seguidor del estilo romántico nacional sueco. Sigue ejerciendo como sede de varias dependencias municipales, pero es uno de los puntos más visitados de la capital. No puedes perderte la torre, cuyos 106 metros te regalarán unas vistas sensacionales de la ciudad, el Salón Dorado, el Mural del Príncipe Eugenio y el parque que hay alrededor del edificio, donde incluso puedes llegar a darte un baño si acompaña el tiempo. ¿Cómo completar por todo lo alto tu recorrido por los grandes puntos de interés de la capital? Pues no hay ninguna duda: en Djugarden. Este barrio de las afueras de Estocolmo tiene una enorme lista de lugares que no te puedes perder, sobre todo si te apasionan los museos: en Skansen puedes estar un día entero recorriendo una Suecia concentrada en una colina, descubre la cultura del país en el Etnnografiska Museet, su historia en el Sjöhistoriska Museet o su ciencia y tecnología en el Tekniska Museet. ¡Y aún hay mucho más! Arte a raudales en la Thielska Galleriert o el espectacular palacete de Waldemarsudde, soberbias vistas desde lo alto de la Kaknästornet, diversión en el parque de atracciones de Gröna Lund, naturaleza en el Biologiska Museet, un homenaje a la autora de Pippi Calzaslargas en Junibacken o 1,5 millones de piezas expuestas en el precioso castillo renacentista que alberga el Nordiska Museet.

No puedes perderte

El templo más importante de Suecia

La catedral de Estocolmo o Storkyrkan es una de las visitas ineludibles en la capital sueca, no sólo por su relevancia en la historia religiosa y espiritual del país, sino por su belleza, tanto exterior como interior. Hay mucho que ver, pero no puedes perderte la preciosa escultura de San Jorge y el dragón, considerada como una obra maestra del gótico tardío del norte de Europa.

¡Que le corten la cabeza!

Durante la Edad Media, la plaza también acogía ejecuciones públicas y por eso trajeron una picota propiedad de la prisión que, anteriormente, había estado en la vecina calle de Karbrinken. Para poder verla tendrás que buscarla en el interior del Ayuntamiento, en Kungsholmen.

¿Quieres saber cuál es el salón con más Nobel?

El Ayuntamiento de Estocolmo, entre otras muchas funciones, ejerce como anfitrión de la ceremonia de entrega de los Premios Nobel. Por eso, una de sus estancias más famosas es el Salón Dorado, forrado con 19 millones de trozos de pan de oro, y que acoge cada año el banquete posterior a la entrega de los famosos galardones.

El barco de secano que más impresiona

De entre los muchos museos de Djugarden, hay uno que no te puedes perder por nada del mundo: el Museo Vasa. Allí se expone, bajo unas condiciones de luz y temperatura muy precisas, un buque de guerra enorme que se hundió en el puerto de la ciudad el 10 de agosto de 1628. Es, sin duda, el museo más popular de la ciudad.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x