Ayuda Ayuda
Menú Menú

Increíble arquitectura religiosa

Las iglesias más bellas de Latinoamérica

Algunos construidos durante la época colonial, otros más modernos; algunos enormes y majestuosos, otros más pequeños y discretos; algunos de estilo barroco, otros góticos o incluso románicos… Los templos ecuatorianos son de lo más variopinto, pero tienen algo en común: se encuentran entre los más bonitos y valorados de todo el continente.

A lo largo y ancho del territorio ecuatoriano podemos encontrar cientos de iglesias, en su gran mayoría de corte moderno y levantadas en el último siglo. Pero también existe un buen puñado de templos cristianos que se construyeron durante la época colonial española y que se han conservado perfectamente hasta nuestros días. De todos ellos, seguramente los más destacados sean la Iglesia de San Francisco de Quito y la Iglesia de San Francisco de Guayaquil. La primera de ellas, del siglo XVI, está considerada como la Joya de América, y se encuentra en el casco histórico de Quito. La iglesia y el monasterio forman un impresionante monumento que da fe de la herencia franciscana de Quito. La impresionante fachada, con dos torres, es renacentista y manierista. El interior tiene tres naves en forma de cruz latina. La nave central tiene techos artesonados y a su alrededor hay ocho retablos para igual número de altares. El retablo del altar mayor es de cedro y el coro está formado por 81 sillas en cedro. Por su parte, la Iglesia de San Francisco de Guayaquil también es conocida como Nuestra Señora de los Ángeles, y tuvo que ser reconstruida varias veces debido a los incendios que hubo en Guayaquil durante la época colonial. Se cree que la primera se fundó a principios del siglo XVII. La iglesia que hoy vemos se construyó en 1956. Consta de una amplia nave en la planta baja y una capilla superior de gran belleza. Su altar, de mármol con molduras de pan de oro, tiene seis nichos con hermosas esculturas de santos. Según la leyenda, pasados unos diez años de la construcción de la iglesia, su torre amenazaba con derrumbarse, por lo cual, ante el peligro que representaba, el gobernador recomendó a Fray Simplón, a cargo de la Diócesis, que derrumbase la torre, pero el fraile desoyó varias veces las recomendaciones del gobernador porque no tenía dinero para la obra. Aparte de sus deberes como sacerdote, Fray Simplón se dedicaba a cuidar las palomas que había traído de España. En vista de que el peligro continuaba, el gobernador ordenó a una cuadrilla que demoliera la torre. Cuando la torre cayó, la noche se hizo más oscura que boca de lobo y, después de un rato de silencio total, se escuchó un aletear incesante de alas, que duró toda la noche. Al día siguiente, el gobernador fue a inspeccionar el lugar y encontró la torre en pie. Al preguntarle a Fray Simplón cómo se había producido aquel milagro, éste respondió: “Fueron las palomas, que, con ramitas y tierra, reconstruyeron las paredes de adobe”. Desde entonces, las palomas no han abandonado la iglesia.

Otras maravillas de la arquitectura religiosa en Ecuador

Iglesia de la Compañía de Quito

La iglesia barroca de la Compañía de Jesús, situada en el casco antiguo de Quito y considerada el monumento barroco más hermoso de Ecuador, sorprende y entusiasma al mismo tiempo. Su fachada está construida con piedra volcánica y el interior decorado con pan de oro. Su estilo recuerda, de alguna manera, al de la basílica de San Pedro en Roma. Su interior, cuyos pilares están rematados con pan de oro y esculturas de madera y su maravilloso altar dejan maravillado a quien la visita.

Catedral de Cuenca

La Catedral católica de la Inmaculada Concepción de Cuenca, conocida como la Catedral de Cuenca o la Catedral Nueva, combina varios estilos arquitectónicos, (gótico, renacentista y románico). Situada en el Parque Calderón, está considerada como uno de los edificios más emblemáticos de Ecuador, en el que destacan sus cúpulas de color azul, que pueden verse desde todo el centro histórico. En su interior sobresale el baldaquino, que cubre el altar mayor.

Basílica del Voto Nacional de Quito

La Basílica neogótica del Voto Nacional es la más importante de Ecuador, una de las más representativas del continente americano y el mayor templo de América. Por su estructura y estilo, se la ha comparado con la Catedral de San Patricio (Nueva York) y la Catedral de Notre Dame (París). Esta basílica, también llamada de la Consagración de Jesús, o Basílica de San Juan, tiene planta de cruz latina y sus vitrales tienen la particularidad de estar decorados con imágenes la flora endémica de Ecuador.

Catedral Metropolitana de Guayaquil

La Catedral Metropolitana de Guayaquil, (Catedral de San Pedro), está situada en pleno centro de la ciudad. Su principal característica son sus torres semi góticas y es uno de los símbolos religiosos más importantes de la ciudad. En su interior, destaca el altar de mármol y los vitrales, compuestos por unas 126 piezas de colores intensos que representan escenas del Viejo y Nuevo Testamento. En el exterior, se encuentran las esculturas de los santos Ambrosio, Gregorio, Agustín y Jerónimo.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x