Ayuda Ayuda
Menú Menú

Crisol de aromas y sabores

Una gastronomía asombrosa

Los sabores propios de la tradición gastronómica del Báltico se unen, en la cocina lituana, con las influencias de Centroeuropa, de la antigua Unión Soviética e incluso de Turquía, para dar lugar a un maravilloso recetario lleno de intensos aromas y exquisitas elaboraciones. Teniendo en cuenta que Lituania es un país del norte de Europa, no es raro que su gastronomía utilice ingredientes que pueden crecer en un clima frío, tales como cebada, patata, centeno, remolacha, verdura de hoja verde y setas, que abundan en sus bosques. De hecho, la dieta lituana se basa en las patatas, la carne y los productos lácteos; ingredientes, todos ellos, de alto contenido calórico, que pueden dar lugar a platos contundentes.

Uno de los tesoros de la gastronomía lituana son sus panes, como el pan frito, o kepta duona, es un pan negro de centeno, el más usado en el país, frito en aceite, sazonado con ajo y sal y servido con salsa de queso. Kepta duona (pan negro con ajo) es un snack, algo así como una tapa, que puede tomarse mientras se bebe una cerveza. Tiene un sabor fuerte y es algo pesado, pero muy sabroso. Y es que en Lituania es posible encontrar hasta diez variedades distintas de pan en una sola tienda… Otro tesoro lituano es su cerveza. Lituania es el segundo consumidor del mundo per cápita de esta bebida, de la que elaboran numerosas variedades, algunas con sabores como la lima o la frambuesa. La gastronomía lituana también utiliza una gran variedad de carnes, tanto de animales de granja como de caza, ya sean frescas, ahumadas con ramas de enebro, o saladas. El pescado, procedente tanto de sus lagos como del mar, también es un producto frecuente. Las verduras de la cocina lituana son muy variadas: coles, zanahorias, remolacha, rábano picante, cebolla, etc., y se usan para la preparación de ensaladas. La leche, además de usarse para la elaboración de quesos, requesón o mantequilla, también se utiliza para la elaboración de sopas. La cocina lituana ha sido influenciada, a lo largo de los siglos, por las prácticas culinarias de otros pueblos. Los viajeros más ‘gourmands’ podrán detectar, sin demasiado esfuerzo, las pinceladas que han dejado en el lienzo gastronómico de Lituania las cocinas de Alemania, de Polonia, de Turquía y, por supuesto, de la Unión Soviética.

Algunos platos lituanos que te encantarán

Cepelinai

Uno de los platos típicos de la cocina lituana es el Didžkukuliai (cepelinai), El Cepelinai. son grandes empanadillas hechas de una mezcla de masa de patata cocida que se rellena con carne y se acompaña de pequeños trozos de beicon y setas y se sirve caliente, con nata agria. Es uno de los “platos nacionales” de Lituania. Originalmente este plato se llamaba didzkukuliai, pero el nombre fue cambiado a cepelinai en el siglo 20 debido a su parecido con los dirigibles zeppelín.

Saltibarsciai

Es una sopa fría que se come mucho en verano, algo así como el gazpacho lituano. Está hecha a base de remolacha; puede llevar pepino, kéfir (o yogur), huevo duro y cebolla; y se sirve con patatas hervidas aliñadas con eneldo y nata agria. La receta es muy sencilla y los ingredientes básicos son la remolacha, leche agria o kéfir, pepinos, eneldo, cebolletas y huevo duro. El tono de rosa de la sopa varía en función de las cantidades de remolacha y leche agria que se añaden y se puede ajustar al gusto. En cualquier caso, ese color rosa es un indicador de que el verano ha llegado a Lituania.

Koldünai

Los Koldunai (Pelmeni) son una especie de raviolis rellenos de distintos tipos de carne o setas, típicos de Europa del este. El relleno se elabora con pequeñas bolas de carne picada de cerdo, cordero o buey. Otros rellenos más sofisticados pueden hacerse con salmón. La masa que envuelve la carne se prepara con harina, huevos, agua y a veces leche. En cada sitio los hacen con formas y rellenos diferentes. Una vez formado, el koldunai se hierve en agua salada, con hojas de laurel, pimienta y caldo de pollo o carne, El plato resultante puede servirse con mantequilla o crema ácida, mostaza, rábano picante, vinagre, salsa de tomate, etc.

Lietuviskos salotos

Este plato es la versión lituana de la ensaladilla rusa. Es un plato muy ligero y refrescante, conocido por los lituanos como " Ensalada lituana " Los ingredientes típicos son pepino, rábano o tomate, cebolla verde, lechuga, eneldo, crema agria y sal. Se prepara cortando los pepinos, rábanos o tomates en cubos de 1-2 cm y los aros de cebolla de 5 mm de espesor. Se sazona, se agrega la crema agria y se mezcla. Luego se deja reposar durante 5-10 minutos, se mezcla nuevamente y se le añaden las hojas de eneldo. Se sirve en platos cubiertos con lechuga.

Queso Džiugas

El queso Dziugas, es un extraordinario queso curado de sabor intenso, que en la última década ha conseguido 34 premios nacionales e internacionales. Su consistencia es dura, comparable a la del parmesano, y se le somete a una larga maduración de 12 a 60 meses. Sin embargo, al ser un producto natural, cada lote tiene diferente gusto, color y textura. Estas propiedades varían también durante el proceso de maduración. El queso de 12 meses se vende como "leve", el de más de 18 meses, "picante"; el de más de 24 meses, "delicado" y "gourmet" el de más de 36. Para obtener un kilo de queso se necesitan 12 litros de leche.

Kugelis

Es un plato nacional de Lituania que consiste en un pudin de patata. Se sirve comúnmente con puré de manzana, conserva de arándanos rojos, crema agria o trozos de tocino desmenuzado. Los ingredientes son: harina, patatas, tocino picado, cebolla picada, huevos batidos, leche, leche evaporada y sal. Los distintos ingredientes se vierten en un molde y se hornea. Una vez cocido, se retira del horno, y se corta en cuadrados que se pueden servir como guarnición o como plato principal con ensalada.

Dulces típicos

El dulce lituano por excelencia es el Šakotis, una tarta con forma de árbol, que necesita ser horneada en un asador. Los lituanos suelen tomarla en las celebraciones de cumpleaños, bodas o en navidades. Los grybukai son galletas en forma de champiñones, con un "tallo" blanco y una "gorra" negra. Son unos deliciosos bocados con sabor a canela, clavo, nuez moscada y cardamomo. Los pasteles de cuajada frita se elaboran con cuajada de queso mezclada con harina, huevo y azúcar, y se fríen en aceite. Normalmente, se sirven con bayas frescas y mermelada. Las galletitas y bollos Sausainiai son otro de los dulces típicos lituanos, que se elaboran en diferentes sabores: canela, manzana, coco, jengibre, chocolate, fresa…

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x