Ayuda Ayuda
Menú Menú

Ciudades llenas de vida

Croacia: una sorpresa a cada paso

Cuando decimos que Croacia es un destino que lo tiene todo, no estamos exagerando en absoluto: a sus magníficas playas y a su abrumador patrimonio histórico y cultural se une una colección increíble de ciudades, pueblos y aldeas en los que se respira la esencia del país y que nos muestran cómo es el día a día de los croatas.

No podemos hablar de las ciudades croatas sin comenzar refiriéndonos a Zagreb, la capital del país y, con casi un millón de habitantes, su ciudad más poblada. Como capital de Croacia, Zagreb es la sede del gobierno central, de casi todos los ministerios y de las administraciones públicas. Su actividad económica concentra la mayoría de la industria, las sedes empresariales, los centros de investigación, actividades de tecnologías de la información y del sector servicios. También es el principal centro de comunicaciones por tierra y aire, y cuenta con una animada vida nocturna y una intensa actividad social y cultural.

Una de las zonas más populares de Zagreb es su Uppertown, o “Ciudad Alta”. Este conjunto de calles encierra coloridos y bulliciosos mercados de flores, puestos de artesanías y edificios históricos, como, por ejemplo, la Catedral de San Esteban. Las calles principales, repletas de restaurantes y cafés y la cordialidad de sus habitantes invitan a sentarse y tomar un café en cualquier cafetería. Andando sin prisa, se pueden descubrir rincones muy interesantes, además de tener unas vistas excelentes de la ciudad. Un paseo imprescindible. Por su parte, Tkalciceva es una de las calles más importantes de Zagreb. Hace siglos era un arroyo y, hoy en día, es una calle llena de bares y restaurantes, donde resulta muy agradable sentarse a comer, desde pescados y mariscos, a comida italiana, o sándwiches. Además, desde finales de noviembre hasta principios de enero, se llena de puestos de artesanía, así como de comidas y bebidas regionales. Tkalciceva Zagreb es una zona muy tranquila y segura, donde se puede encontrar gente paseando hasta altas horas de la noche.

Dubrovnik y Split completan, junto con Zagreb, el trío de ciudades esenciales del país. La primera -también conocida como Ragusa- es una ciudad costera, cercana a la frontera con Bosnia y Herzegovina y uno de los centros turísticos más importantes del mar Adriático. Es una ciudad medieval rodeada por una gran muralla, que data del Siglo X. La ciudad de Dubrovnik fue dominada por los Bizantinos, venecianos, húngaros y turcos. También fue una de las ciudades que más sufrió la guerra contra Serbia. Tiene unas preciosas playas de piedra y una ciudad plagada de elegancia. El centro histórico de Dubrovnik fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1979. Split, por su parte, se encuentra en la costa del mar Adriático y es la segunda ciudad más grande de Croacia. También es un puerto marítimo, centro de transportes y popular destino turístico. Aquí se encuentra el Palacio de Diocleciano. Split es una de las ciudades más atractivas del sur de Croacia y ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad. Fue fundada como colonia griega y ha sido ocupada por todas las potencias que, a lo largo de los siglos, han ejercido un poder hegemónico en Europa. Finalmente, en 1991, después de la guerra de los Balcanes, Croacia logró su independencia.

Otras ciudades croatas que bien merecen una visita

Zadar

Zadar (Zara en croata) es, en la actualidad, el centro administrativo, turístico y cultural de la región de Dalmacia. Hace más de 3.000 años, fue un viejo asentamiento Liriano. En el interior de su muralla hubo una ciudad romana, de la que se conservan restos de un foro. Zadar tiene las más hermosas iglesias románicas de Croacia, como la catedral de Santa Anastasia (s.XIII), y también varios monumentos góticos, renacentistas y barrocos. En los alrededores de Zadar se encuentran cuatro parques nacionales y 1.200 kilómetros de costa pintoresca.

Šibenik

Sibenik es una ciudad y puerto en el norte de la región de Dalmacia, que se encuentra cerca de la desembocadura del río Krka. La ciudad tiene tres sectores: la parte alta, en la que se encuentran las viejas fortalezas de Santa Ana y San Juan; las laderas en las que se hallan los callejones estrechos y escarpados de la ciudad vieja y la parte moderna, que se extiende hacia el norte y sureste. La ciudad de Sibenik fue muy dañada durante la guerra de los Balcanes y entre sus atractivos turísticos naturales destacan los parques nacionales de Krka y de Kornati.

Trogir

Trogir es una ciudad histórica, construida sobre una pequeña isla, cuyo casco antiguo fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997. Es un complejo románico-gótico excelentemente conservado, cuyo centro medieval, amurallado, incluye un castillo. Los lugares más destacados son: el centro histórico, con numerosos edificios del siglo XIII, la Puerta de la ciudad (siglo XVII), las murallas (siglo XV), La fortaleza de Camarlengo (siglo XV), El palacio ducal (siglo XIII), la catedral de San Lorenzo (siglo XIII) y la logia (siglo XV).

Poreč

Poreč es una ciudad con casi 2.000 años de antigüedad. En su plano todavía se aprecia la antigua estructura romana de castrum. También se conservan algunas casas de la época romana y algunos bellos palacios góticos venecianos. El principal monumento es la basílica de Eufrasio, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997. Porec está llena de vestigios romanos, bizantinos, lombardos, francos, Venecianos, austriacos, etc. Perderse entre sus callejuelas es un placer y en la zona más céntrica hay numerosos restaurantes de cocina mediterránea.

Varazdin

Varaždin está situada junto al río Drava y fue la capital de Croacia hasta 1776. En su casco antiguo se encuentra uno de los Ayuntamientos más antiguos de Europa y en sus calles todavía se ven muchos edificios barrocos y rococós, que le dan a la población un aire aristocrático. Por otra parte, el empedrado de sus vías aporta un ambiente medieval. Hay dos lugares de especial interés: el Castillo de Varazdin y el Castillo Traskoskan, de la época medieval, que parecen sacados de un cuento. El cementerio de la ciudad contiene grandiosas esculturas de estilo modernista.

Stari Grad

Stari Grad es una pequeña ciudad de la isla de Hvar en Dalmacia. Los primeros colonos, que fueron los griegos, trajeron en el siglo IV a.C., el desarrollo de la agricultura e introdujeron los viñedos y los olivos. Los griegos también idearon un sistema geométrico de muros de piedra, adornos y refugios para la formación de los campos de labranza, que ha perdurado hasta la actualidad y fue declarado, en 2008 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Stari Grad, a pesar de ser una pequeña ciudad, esconde varios yacimientos arqueológicos y monumentos arquitectónicos.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x