Ayuda Ayuda
Menú Menú

Hermosas poblaciones por toda la nación

Un mapa repleto de lugares que visitar

Holanda es un país cosmopolita que tiene mucho que ofrecer al viajero. Un país que, por su desarrollo humano y su tolerancia, todo europeo debería visitar como mínimo una vez en la vida. Aunque Ámsterdam es la ciudad más conocida y normalmente el punto de entrada y salida al país, en Holanda existen muchas otras ciudades que merece la pena conocer.

Rotterdam es una importante ciudad portuaria neerlandesa, que cuenta con una población de alrededor de un millón de personas en su área urbana, y con más de dos en su área metropolitana. La ciudad es conocida por la Universidad Erasmus, por su vida cultural y por su patrimonio relacionado con el mar, especialmente su Museo Marítimo. El puerto de Rotterdam, Europoort, es el más grande de Europa y el segundo más grande del mundo. El barrio Delfshaven, que se remonta al siglo XVII, alberga tiendas a orillas del canal. La ciudad, destaca en la actualidad por su arquitectura moderna y audaz, especialmente el edificio Markthal y las Casas Cubo. Si, tras conocer Ámsterdam y Rotterdam, continuamos recorriendo el país, nos sorprenderemos con la modernidad de Eindhoven; con la belleza tradicional holandesa de Marken y Volendam; con los famosos molinos de Zaanse Schans, o con la célebre cerámica azul de Delft. Conoceremos también capitales importantes como La Haya o Utrecht, pero también otras más pequeñas como Arnhem o Aalsmeer, y otras con un amplio patrimonio histórico, como Leiden o Breda. Sin embargo, vayamos donde vayamos, el agua de los canales y la belleza de los molinos y las flores, especialmente los tulipanes, serán nuestros compañeros de viaje.

Ciudades holandesas que podrían interesarte

La Haya

La Haya, con medio millón de habitantes, es una de las ciudades más importantes de Europa. En ella residen la mayor parte de las oficinas del gobierno holandés y la residencia oficial de la reina. También alberga la Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas y la Corte Penal Internacional. La Haya es una ciudad hermosa, llena de edificios históricos y modernos, entre los que destaca el Parlamento y en la que predomina la elegancia y la majestuosidad. Su centro histórico, concretamente la zona de Het Plein y de Grote Markt está llena de vida y de gente joven cualquier día de la semana.

Utrecht

Utrecht cuenta con un casco antiguo medieval, canales, monumentos cristianos y una respetada universidad. Ha sido un centro religioso durante siglos. De entre sus edificios destacan el campanario Domtoren, del siglo XIV, la catedral gótica de San Martín y el Museum Catharijneconvent. En Utrecht, llama la atención la tranquilidad y el silencio que la inundan. Sin embargo, la ciudad cambia al caer el sol. Utrecht es una importante ciudad Universitaria, y los jóvenes hacen que el ambiente calmado del día se vuelva animado y divertido durante la noche.

Eindhoven

Pocas ciudades europeas han sabido reinventarse como Eindhoven, cuando, en 1998, la empresa Philips cerró sus fábricas. Entonces, la ciudad se transformó y hoy es un centro de diseño y tecnología y una incubadora de ideas. Los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial destruyeron la ciudad y la reconstrucción dejó muy pocos elementos históricos. Sin embargo, la ciudad tiene modernos edificios y un buen número de espectaculares museos, tales como el Van Abbemuseum, de arte contemporáneo, el Museo de la empresa Phillips, el DAF Museum y Evoluon.

Delft

Delft es una ciudad con un hermoso y pequeño centro histórico, surcada por canales y conocida por producir la cerámica de Delft (pintada en blanco y azul). En el casco antiguo está la Iglesia Vieja, de estilo medieval, donde se encuentra el sepulcro del pintor Johannes Vermeer, nacido aquí. La Iglesia Nueva, del siglo XV, fue la sede de la casa real de Orange y alberga el mausoleo de la familia. Visitar Delft es visitar la más típica de las ciudades holandesas: un lugar tranquilo, donde el visitante puede sentirse como si estuviera en medio de un cuento de hadas.

Maastricht

Maastricht es una ciudad universitaria holandesa, y una de las más antiguas del país. Se caracteriza por su arquitectura medieval y su animada vida cultural. En su casco antiguo adoquinado, se encuentran la basílica románica de San Servacio y la iglesia gótica de San Juan. A orillas del río Mosa, que atraviesa la ciudad, se encuentra el futurista museo de arte Bonnefanten. Otros monumentos que merece la pena visitar son: las murallas y la puerta Helpoort construida en 1229; la plaza del mercado y el Selexyz-Dominicanen, una iglesia reconvertida en librería.

Gouda

Esta ciudad de los Países Bajos es mundialmente famosa por el queso que lleva su nombre, y que se vende en el mercado de quesos que se celebra los jueves desde abril hasta agosto, desde 1395. Las características ruedas de queso Gouda se venden delante del ayuntamiento antiguo y los granjeros y comerciantes «dan palmas» para confirmar cada venta. Además del mercado, Gouda tiene uno de los cascos antiguos más bonitos de Holanda, con preciosos edificios, canales centenarios, terrazas acogedoras, tiendas la mar de atractivas y unos interesantes museos.

Alkmaar

Alkmaar es una ciudad relativamente pequeña, pero muy famosa por su mercado del queso. Se trata del mercado de este tipo más grande e impresionante del mundo. Está especializado en quesos locales y se celebra los viernes de abril a septiembre. Empieza cuando uno de los encargados hace sonar una campana y seguidamente se empiezan a pesar y a subastar los quesos. Otros puntos de interés son el Waag o la balanza pública; la Iglesia de San Lorenzo y el Centro histórico, que contiene muchos edificios de los siglos XVI y XVII

Haarlem

Haarlem fue, en su día, un importante puerto, y en la actualidad aún conserva su carácter medieval. También es conocida por ser un centro importante de cultivo de bulbos de flores, por sus campos de tulipanes y por sus museos de arte. Además, la ciudad de Haarlem siempre ha sido conocida por sus hospicios de ancianos, el primero de los cuales data de 1395. En Haarlem destaca su plaza principal (Grote Markt), rodeada de edificios como la iglesia de San Bavón y el Vleeshal. Otros lugares de interés son el Museo Frans Hals y el molino de viento Adriaan.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x