Ayuda Ayuda
Menú Menú

Unas fortalezas únicas

Las bellas consecuencias de ser una encrucijada de caminos

Para empezar tu ruta, ¿qué te parece acercarte hasta Veliko Tarnovo y dedicarle un buen paseo a la Fortaleza de Tsarevets? Casi toda ella está rodeada por el río Yantra y las vistas son espectaculares. Pero ojo, allí arriba hay mucho que ver: el Palacio Real, la iglesia de Sveti Dimitur, la iglesia de los Santos Petur i Pavel o la de Sveti Georgi, el Patriarcado, el Torre de Balduino o la roca de las ejecuciones, desde la que se arrojaba al vacío a los condenados.

Continúa en Sozopol, donde el encanto de sus calles se mantuvo gracias a las fortificaciones de la ciudad, construidas entre los siglos IV a. C. y XIV d. C.. Sus restos forman parte ahora del Museo de la Torre y la Muralla Sur. Puedes darte un agradable paseo por las murallas y disfrutar de unas excelentes vistas de las aguas que bañan la península donde se asienta la ciudad. Un de las fortalezas que no te puedes perder es la de Belogradchik, donde el hombre simplemente se aprovechó de lo que la naturaleza hizo durante miles de años. Las placas tectónicas empujaron a la superficie roca arenisca que levantó una fortaleza natural de formas curiosas. Los romanos, los búlgaros y los otomanos utilizaron el entorno para levantar una ciudadela prácticamente inexpugnable. Y para completar la sarta de fortalezas, el caso más curioso de todas las que hay en Bulgaria. Está construida pieza a pieza, de forma artesanal, y todo hace indicar que es un edificio medieval a imagen y semejanza de los muchos que hay por la zona. Y sin embargo, es completamente moderno y está previsto que acoja un hotel. Es el castillo de Ravadinovo: ¡una visita de lo más especial!

No puedes perderte

Luz y color en las noches de verano

Si tu viaje a Bulgaria coincide con la época estival, ten en cuenta que la fortaleza de Tsarevets acoge casi todas las noches de verano un impresionante espectáculo de luz y sonido, que ilumina el cielo y los monumentos con variados colores antes de un broche de oro de fuegos artificiales y repique de campanas.

Adéntrate en unas murallas del siglo V a. C.

El Museo de la Torre se encuentra en un antiguo silo y en parte de las fortificaciones de la ciudad medieval. Durante tu visita, podrás meterte dentro de las profundidades de los muros levantados en el siglo V a. C., cuando Sozopol era un punto defensivo fundamental en el Imperio Bizantino.

Contempla tu visita mirando al cielo

Además de disfrutar de las vistas y de una fortaleza natural impresionante, tu visita a Belogradchik te permitirá gozar de una experiencia científica. Y es que a sólo un centenar de metros encontrarás el Observatorio Astronómico del Instituto de Astronomía de la Academia Búlgara de Ciencias. Visítalo de noche y contemplar el cielo a través de sus tres telescopios.

Date un paseo por los jardines

El castillo de Ravadinovo cuida tanto los detalles que, en sus 30.000 metros cuadrados, cuenta con un espléndido jardín donde dar un paseo de lo más agradable. Además, si viajas con niños, debes saber que ellos lo pasarán en grande con los animales que viven en los alrededores de su lago artificial.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x