Ayuda Ayuda
Menú Menú

Manchester

La ciudad para vivir la noche

La ciudad nació, como otras tantas, de sus orígenes romanos. Ya entonces se dedicó a la industria. En el siglo XV se instalaron los tejedores flamencos, que la convirtieron en uno de los centros de la industria textil de algodón, actividad que se impulsó con la llegada de la Revolución Industrial.

Para llegar a Manchester hay vuelos directos desde varias ciudades de España o bien se puede ir a Londres y llegar en tren, en cuyo caso se tarda apenas una hora. Los enlaces ferroviarios, en avión y por carretera son muy buenos. Al llegar se nota inmediatamente su vida trepidante. En Manchester existe una amplia oferta de música y una famosísima oferta nocturna desde los pubs victorianos de Rusholme o la exclusiva zona de Quays. En la zona de Oxford Road además de pubs hay pequeños teatros de comedia. La oferta se multiplica en una ciudad trepidante. En cuanto a monumentos hay que destacar su catedral de estilo romano ubicada en el norte de la ciudad que todavía conserva restos de su pasado sajón. Vale la pena pasearse por el barrio chino o por el moderno Bohemian Northern Quarter, así como visitar su ayuntamiento, el Town Hall con un sorprendente estilo neogótico. En cuanto a museos, sin duda uno de los más recomendables es el People History Museum dedicado a la política y a los movimientos sociales o el Museum of Science and Industry, uno de los más completos del mundo.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x