Ayuda Ayuda
Menú Menú

Por tierra, mar y aire

Mira hacia el interior para encontrar las más espectaculares reservas naturales, donde podrás fotografiar de cerca a los animales salvajes que hasta ahora habías visto en los libros o en las películas. Mira hacia el exterior para disfrutar de las costas más bellas, las playas más deliciosas y los paisajes más excelsos. Y mira hacia arriba para subir a montes que te acerquen al cielo. ¡Estás en Sudáfrica!

Seguramente uno de los principales motivos que te llevan a viajar a Sudáfrica es su enorme riqueza natural, que te va a permitir cumplir con el sueño de contemplar de cerca a los grandes y variados animales que pueblan el continente africano. Sudáfrica tiene un total de 22 áreas protegidas en forma de Parques Nacionales, a las que hay añadir un alto número de reservas naturales o de caza que, en muchos casos, son de titularidad privada.

Pero no sólo de safaris vivirá tu cámara de fotos en Sudáfrica. Además de contemplar animales, tu visita te permitirá disfrutar de algunos de los paisajes de costa más bellos y famosos del mundo. No te puedes perder el archiconocido Cabo de Buena Esperanza, que actúa como frontera en el sur de África, o la reserva natural de Walker Bay que, entre otras cosas, te dejará avistar ballenas con extrema comodidad.

Si no te conformas con ver el mar y disfrutar del paisaje, sino que prefieres darte incluso un chapuzón, Sudáfrica también te ofrece playas para pasar un buen rato. Las hay para todos los gustos: de esas que te permiten pasar una jornada paradisiaca de sol y arena; de las que son ideales para los deportes acuáticos que requieren viento; de aquellas con aguas perfectas para bucear o navegar… Y no abandones el país sin mirar hacia arriba. Sudáfrica también tiene zonas montañosas que te permitirán completar tu catálogo de paisajes. Fotografía los variados colores y disfruta de las vistas que encontrarás en los Montes Drakensberg, una sucesión de altas montañas –hay decenas de ellas por encima de los 3.000 metros- que hace frontera con el pequeño reino de Lesoto.

No puedes perderte

Consejos para una visita singular

Si dispones de tiempo suficiente, además de visitar los parques y reservas más famosas como el Kruger, puedes buscar esas otras áreas protegidas que foclizan sus esfuerzos en una especie de animal en concreto, como el Mountain Zebra National Paark –que cuida la rara cebra de montaña- o el Kalahari Gemsbok National Park, que se centra en el gemsbok, un tipo de antílope en peligro de extinción.

Fotografía ballenas desde tierra firme

Durante buena parte del año, uno de los grandes atractivos de la localidad de Hermanus, en Walker Bay, es la posibilidad de ver ballenas sin necesidad de adentrarse en alta mar. Podrás hacerlo paseando junto al mar por el pueblo e incluso hay un encargado de hacer sonar un cuerno cuando hay avistamientos. También puedes acercarte aún más tomando un barco o subiéndote a una avioneta.

Una playa con unos habitantes muy peculiares

Durante tu visita a Ciudad del Cabo, acércate hasta Simon’s Town, una ciudad que siempre ha mirado al mar y que es famosa por la playa de Boulders. Allí no tendrás mucho espacio para bañarte ni tumbarte en la arena pero seguro que no te importa. Y es que la playa es el hogar de una conocida colonia de miles de pingüinos.

El mejor lugar para el deporte al aire libre

Si te apasiona el deporte en plena naturaleza, reserva unos días para visitar el Drakensberg meridional, donde la nómina de opciones es amplísima: caminatas por la montaña, escalada, excursiones en bicicleta o a caballo, descenso de cañones, pesca, paseos en todoterreno… Además, disfrutarás de una excelente gastronomía y unos alojamientos idílicos en plena montaña.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x