Ayuda Ayuda
Menú Menú

Playas junto al Báltico

Unas costas que te sorprenderán

Ni sus aguas son tan frías como piensas, ni sus costas son tan escarpadas. El Báltico sorprende siempre al viajero porque resulta mucho más amable de lo que imaginaba. Bonitas playas de arena fina, olas suaves y una temperatura ideal para darse un refrescante e inolvidable baño.

Las aguas del mar Báltico cuentan con una serie de características que lo hacen único y que, durante siglos, lo han convertido en el centro de la vida de muchas civilizaciones, llenándolas de historia. Este mar baña las costas de nueve países de Europa: Suecia, Finlandia, Rusia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Alemania y Dinamarca. De aguas cristalinas, más cálidas de lo que se podría esperar y rodeadas de un paisaje natural impresionante de dunas de arena dorada y pinares, el mar Báltico cuenta con playas de gran calidad que ostentan la prestigiosa bandera azul. Por lo tanto, no sorprende a nadie que muchos complejos y balnearios hayan surgido alrededor de este sensacional entorno, pero siempre respetando el turismo sostenible. Aun así, muchos destinos del mar Báltico, de unas puestas de sol verdaderamente hermosas, pasan desapercibidos para la mayoría de los turistas. Algo que llama la atención es que las aguas del Báltico no están casi saladas, ya que su nivel de salinidad es del 6‰, cuando la media del océano es, aproximadamente, del 35‰. Esto se debe a la gran cantidad de ríos que desembocan en este mar que, sumado con las numerosas lluvias, hacen de su costa un ecosistema semidulce único.

Las playas más hermosas de Lituania

Jurmala

Jurmala, una de las playas más bonitas de Europa, se extiende, a lo largo de kilómetros de arena blanca bañada por el tranquilo mar Báltico, desde Lituania hasta Estonia, pasando por Letonia. Protegida por un espeso bosque, que casi llega hasta el agua y con casas escondidas entre los árboles, es un destino de vacaciones muy popular por su aire puro y su clima templado. Además de hermosa playa, en Jurmala también hay pintorescas casas de madera, monumentos interesantes y modernos edificios de spas.

Palanga Beach

Junto con Jurmala, Palanga está considerada una de las dos playas principales de las repúblicas bálticas. Sus playas, de arena fina y blanca, son ideales para pasar las vacaciones y relajarnos. En verano, Palanga se llena de turistas, tanto lituanos, como extranjeros que disfrutan de sus playas y pasean, tranquilamente, por la calle Basanavicius, una zona con bares, cafeterías, pubs, música y todas las opciones de ocio que se puedan imaginar.

Curonian Spit

Las playas del istmo de Curonian, rodeadas de bosques de pinos y dunas y donde algunos animales salvajes, como, por ejemplo, lobos, tienen su hábitat natural, albergan una de las floras y faunas con mayor diversidad del noreste de Europa. Las dunas de Curonian Spit llegan a medir más de sesenta metros de altura y rodean unas playas paradisíacas, por lo que no es extraño que sean Patrimonio de la Humanidad y se las reconozca como el Sahara de Lituania.

Nida Beach

Nida, en el istmo de Curlandia, es una larguísima playa con bonitos paisajes, un pueblo de pescadores, un sitio precioso donde pasar unos días en familia al lado del mar, rodeado de bosques de coníferas. Merece mucho la pena pasear en bicicleta por alguna de las muchas rutas que hay habilitadas, así como probar el popular pescado ahumado y la sopa picante.

Smiltyne Beach

Situada en el extremo norte del istmo de Curonian, Smiltyne beach se extiende a lo largo de cincuenta kilómetros a lo largo del istmo, es un lugar sencillamente sobresaliente, una playa nudista con arena blanca y un mar maravilloso. Sin duda, es una de las mejores de Europa.

Las playas de Vilnius

Vilnius es la única capital del Báltico que no tiene acceso al mar, que se encuentra a unos 300 kilómetros de la ciudad. Entonces, ¿qué hacer durante los días calurosos del verano?, pues disfrutar de las hermosas playas de los ríos o los lagos en torno a la capital: la playa del lago Balžis, a dieciséis kilómetros de la capital, rodeado de pinos, aire fresco y una hermosa puesta de sol; playa de Lagos Verdes, uno de los lugares de baño más populares de Vilnius; la playa de Valakampiai, un lugar muy popular con todas las instalaciones de playa más comunes y solo a 7 kilómetros del centro; el Lago Tapeliai con una playa natural de arena blanca y pinos; o la playa Zirmūnai que se encuentra en la misma ciudad.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x