Ayuda Ayuda
Menú Menú

Monumentos sublimes

Un catálogo lleno de historia

Tu visita a Oslo no estará completa si no das un paseo por el parque más grande de la ciudad, el Parque de Vigeland. Debe su nombre al famoso escultor noruego, que tiene allí 212 esculturas que retratan a la humanidad en todas sus formas. Es difícil encontrar en otro lugar del mundo un museo al aire libre como éste, en el que la naturaleza y el arte se fusionan de una manera tan intensa.

El Parque de Vigeland es uno de los grandes símbolos de Oslo y uno de sus puntos más visitados, pero posiblemente su icono arquitectónico sea el castillo y la fortaleza medieval de Akerhus. Su privilegiada posición les permite dominar el puerto desde principios del siglo XIII, cuando el rey ordenó su construcción para proteger la recién proclamada capital de Noruega. Dar un paseo por su interior es recorrer buena parte de la historia de la ciudad. Es imposible viajar a Noruega y no pensar en los vikingos. Por eso, una de las visitas obligadas en tu recorrido por Oslo es el Museo de los Barcos Vikingos. Allí vas a poder ver de cerca dos de las naves vikingas del siglo IX mejor conservadas del mundo y además de partes de una tercera. ¿Sabías que se usaban para transportar los cadáveres de los líderes hacia el mundo de los muertos? La muestra se completa con las joyas, armas y complementos hallados en los barcos. La lista de monumentos de Noruega no tiene fin. No hace falta que te salgas de Oslo para seguir descubriendo lugares de lo más interesante. No te pierdas el edificio de la Ópera, donde incluso podrás caminar por el techo; grita junto a El Grito en la Galería Nacional; vence el miedo a las alturas en el trampolín de salto de Holmenkollen o bucea entre tiendas, bares y restaurantes del animado Aker Brygge.

No puedes perderte

Un buen plan para la tarde

Un consejo: como el Parque Vigeland tiene un horario amplio, es una buena opción para visitar por la tarde, cuando otros monumentos de Oslo han cerrado. Además, esto te permitirá juntarte con los lugareños, que también gustan de darse una vuelta contemplando las espléndidas obras de arte de su escultor más famoso.

Mil detalles en una visita

Hay muchos detalles que no puedes perderte en tu visita a Akershus. Comprueba el origen medieval del castillo contemplando su fachada, pasea por el espléndido patio de aire renacentista tras su reforma, cuélate en las dependencias privadas de los reyes daneses del siglo XVII o fotografía el mausoleo real.

Una península con mucho que ver

En la Península de Bygdoy se concentra buena parte de los lugares más interesantes de Oslo. Además del Museo de los Barcos Vikingos, allí podrás visitar el Museo Folclórico Noruego, el Museo Flam, el Museo Kon-Tiki o el Museo Marítimo Noruego. Además, darse una vuelta por sus calles es una delicia, porque pese a estar a pocos minutos del centro, mantienen un aire rural.

Monumentos por todo el país

La lista de monumentos noruegos no se acaba en Oslo: ¡hay mucho más por descubrir! Quédate de piedra con las iglesias de madera del sur y el centro del país, contempla el art nouveau de Alesund, alucina con la preciosa catedral de Trondheim, recorre los museos de Stavanger… ¡Tu cámara de fotos va a echar humo!

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x