Ayuda Ayuda
Menú Menú

Gastronomía de Turquía

Cuando un país que se pone al servicio de tu paladar

Turquía es el paraíso del kilómetro cero gastronómico. Tiene unas materias primas de excelente calidad y se autoabastece de ellas para que en muy poco tiempo, el producto llegue del mar o el campo a la mesa.

Disfruta de sus excelentes asados, del arte de hacer pescado a la brasa y de los sabrosos kebabs; prueba mil platos nuevos gracias a los meze (similares a las tapas) y redondea la comida con un trago de raki. Turquía apuesta desde hace siglos por una cocina intensamente estacional, lo que sin duda acentúa los sabores de sus productos. Lo podrás comprobar, por ejemplo, en sus frutas, sabrosas como en pocos lugares del mundo. Una buena manera de probar mucho y bueno es aprovechar los tradicionales meze, una especie de tapas que los camareros de las tabernas muestran antes de que lleguen los platos principales.

Muchos de los platos típicos del país están basados en la carne, un producto que apasiona a los turcos. Hay muchas maneras de cocinar todo tipo de carnes, aunque la más famosa es el kebab –shish y döner-. Prueba también las albóndigas, los saç kavurma (trozos de carne rehogada) o el güveç (un guiso de carne y verduras en una vasija de barro) Y entre tanta comida, deja un hueco para beber algo, querido viajero. No te marches de Turquía sin probar su excelente y curioso café, denso y fuerte, y acuérdate de pedir la cantidad de azúcar antes, porque va incorporado. Si te gusta el té, vas a disfrutar de lo lindo, porque es la bebida nacional… con permiso del raki, un licor anisado que se puede beber sólo o con agua. La cerveza también es muy popular, sobre todo la Efes.

No puedes perderte

Un bocadillo inolvidable al borde del mar

Puedes encontrarlo en cualquier muelle de ferris del país, pero en Estambul, junto al Bósforo, tiene un sabor especial. Es un balik ekmek, es decir, un bocadillo de pescado recién hecho a la plancha o a la brasa con una ensalada y un chorrito de limón. ¡Delicioso!

Mil pescados en cada estación

Vayas cuando vayas a Turquía, disfrutarás de excelente pescado fresco. El invierno es la mejor época para los amantes de los productos del mar porque hay mucha variedad, pero en otras fechas también hay mucho donde elegir: en otoño empieza la temporada de la anchoa, el bonito o el lüfer. En verano, date un capricho con la langosta o las sardinas, y en primavera, busca los camarones o los pescados blancos como la pescadilla o la lubina.

Excelentes productos para los que huyen de la carne

Turquía es un país tremendamente carnívoro, pero su fantástica verdura otorga una perfecta vía de escape para los que prefieren comidas vegetarianas. En verano la encontrarás con una frescura y un sabor inolvidable, y en invierno es frecuente verla en salmuera.

El té como pasatiempo nacional

Los turcos beben mucho té y ya sabes que allí donde fueres… Ten en cuenta que sólo se le añade azúcar y que suele cocerse bastante, así que tiene un sabor muy intenso –puedes pedirlo suave, eso sí-. La versión de manzana no es natural y está destinada más a los turistas.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x