Ayuda Ayuda
Menú Menú

Un paseo por la capital

Descubriendo los encantos de Riga

La capital de Letonia, Riga, situada junto a la orilla del río Daugava, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO debido a su encantador casco histórico, conocido como Vecriga, a un fantástico conjunto de edificios de estilo Art Nouveau y a unos barrios llenos de casas de madera muy bien conservadas.

La historia de la capital letona tiene más de ochocientos años y, a lo largo de su historia, ha sobrevivido a diferentes regímenes políticos. Riga es una ciudad amable, ni muy grande ni muy pequeña, con estrechas y empedradas calles. En 2014 fue elegida Capital Europea de la Cultura. Una estupenda idea es subir a la planta 26 del Radisson Blue Skyline Bar, para, mientras tomamos una copa, admirar las mejores vistas de la ciudad: los tejados de las casas, las torres de las iglesias, las calles adoquinadas... El laberíntico casco histórico de la ciudad merece recorrerse sin prisas hasta llegar a alguna de sus plazas llenas de restaurantes y cafés al aire libre donde, simplemente, ver pasar el tiempo. Un paseo por la capital nos permitirá descubrir rincones, tales como: los Tres Hermanos; la colina del Bastión, una de las 18 torres que llegó a tener la muralla; el mercado central; el parque Bastejkalns, un parque enorme donde descansar, hacer un picnic o navegar a lo largo de sus tres kilómetros de canales; probar alguna de sus cervezas artesanales en el bar Folkklubs Ala Pagrabs, etc. Riga es también la capital del Art Nouveau, con alrededor de 800 edificios, cada uno de ellos una obra de arte en sí mismo. La mayoría se encuentran en el centro de la capital, en un barrio de arquitectura francesa, (principalmente recomendables son las calles Alberta y Elizabetes) y solo hay que alzar la vista para ver todo tipo de decoraciones en las llamativas y originales fachadas: motivos florales, figuras geométricas, musas, bestias mitológicas, máscaras, cenefas y duendes.

Puntos clave de la capital letona

Casco histórico o Vecrīga

Riga es una de las ciudades más antiguas de Europa y su casco histórico fue declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. Durante muchos siglos, Riga permaneció tras las murallas en la margen derecha del río Daugava y es en esta zona, precisamente, donde podemos encontrar, casi intactas, las antiguas calles, monumentos y otros edificios antiguos que dan a esta hermosa ciudad un toque tan especial que la convierte, a nuestros ojos, en un escenario de cuento de hadas.

Catedral de Riga

La Catedral luterana de Riga, la iglesia medieval más grande de los Países Bálticos, es uno de los monumentos más emblemáticos y conocidos de la ciudad. Su construcción data del siglo XIII, pero, a lo largo de los años, ha sufrido varias reformas. Uno de los elementos más destacados de su interior es el órgano de finales del siglo XIX y que, en el momento de su fabricación, fue el más grande del mundo. La Catedral de Riga ha estado estrechamente unida a la música desde hace siglos y, hoy en día, tiene una programación de conciertos para casi todos los días del año.

Torre de la Pólvora

A principios del siglo XIV, la torre era parte del sistema defensivo instalado en el camino de arena que iba a la ciudad y que estaba compuesto de veinticinco torres defensivas. A partir del siglo XVII, la torre se utilizó como depósito de pólvora y fue entonces cuando recibió su nombre actual: Pulvertonis, (la torre de pólvora). Actualmente, la torre alberga el museo militar de Letonia y en él podemos ver varias exposiciones permanente muy interesantes.

Castillo de Riga

El Castillo de Riga (Rīgas pils), del siglo XIV, fue construido por los Hermanos de la Espada, una orden militar del tipo de los Templarios, como fortaleza y, actualmente, es la residencia oficial del presidente de Letonia, sede del Museo Nacional de Historia y uno de los monumentos más significativos de la capital. Su situación sobre las orillas del Báltico fue elegida debido a su importancia estratégica, ya que desde el castillo se controlaba la llegada de los buques que se dirigían al puerto.

Casa de los Cabezas Negras

La Casa de los Cabezas Negras es uno de los edificios más emblemáticos del casco antiguo de la capital de Letonia. Se construyó en el siglo XIV para que fuera sede de la Hermandad de los Cabezas Negras, una asociación de comerciantes solteros que se creó en esta región durante la Edad Media y que aún existe en Alemania. Durante la II Guerra Mundial, el edificio fue destruido, pero se reconstruyó entre los años 1995 y 1999. Actualmente, la Casa de los Cabezas Negras es un lugar para recepciones oficiales y sala de conciertos.

Catedral de Santiago

Fue construida en el siglo XIII como iglesia católica, pero durante la Reforma Protestante del siglo XVI pasó a ser luterana. Durante la Contrarreforma, volvió a ser católica y, desde 1621 hasta 1812, fue, una vez más, luterana. Los franceses la utilizaron como almacén. Desde 1923 es uno de los templos católicos más hermosos de Europa. La catedral de Santiago de Riga posee el altar barroco más antiguo de la ciudad.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x