Ayuda Ayuda
Menú Menú

Las poblaciones lituanas

Bonitas ciudades y encantadores pueblos

Llenas de lugares que visitar, rodeadas de encanto y con un tamaño perfecto para ser recorridas a pie, las ciudades de Lituania resultan muy agradables y fáciles de conocer. A continuación te presentamos algunas de las más destacadas del país.

La más grande y poblada de todas las ciudades lituanas es Vilnius -o Vilna-, su capital. Pero, a pesar de su importancia política y social, este núcleo urbano apenas supera el medio millón de habitantes. Las tres ciudades que siguen a Vilnius en el ranking son Kaunas, Klaipeda y Šiauliai, tres urbes que, en total, suman los mismos habitantes que la capital. La ciudad de Kaunas no es especialmente monumental, aunque es cierto que algunos de sus edificios son parte del patrimonio nacional lituano. Kaunas es una ciudad activa, en la que los acontecimientos culturales, sobre todo los musicales, tienen un gran protagonismo. Es una ciudad vibrante con personalidad propia y fácil de visitar a pie. El centro está dividido en dos partes: la Ciudad Nueva (Naujamiestis) y la Ciudad Vieja (Senamiestis). Es muy interesante visitar el Museo del Demonio, donde se puede ver más de tres mil obras dedicadas al diablo. Situada junto a la desembocadura del río Nemunas y rodeada de un hermoso entorno natural con playas de arena blanca, Klaipeda es el puerto más importante de Lituania. La zona de mayor interés es la Ciudad Vieja, con casas de los siglos XVIII y XIX, la mayoría de madera recubierta de piedra. Otras visitas interesantes son: las ruinas del Castillo Memelburg, la Oficina de Correos, el boulevard Basanavicius, el Parque de las Esculturas, el Museo Marítimo, el Museo Blacksmith o el Museo del Ámbar, así como Curonian Spit, una estrecha península, declarada Patrimonio de la Humanidad. En lo que respecta a Šiauliai, podemos decir que esta ciudad lituana, situada en el cruce de dos caminos utilizados por cazadores, guerreros y comerciantes, se convirtió, desde su fundación, en el centro comercial e industrial del norte de Lituania. Šiauliai fue quemada dos veces, y durante la II Guerra Mundial, el 85% de la ciudad quedó en ruinas, pero siempre ha renacido y, actualmente, es el centro económico, cultural y educativo del norte de Lituania. Uno de los lagos que rodean la ciudad es el Talksa, junto al que se encuentran varios sitios que merecen ser visitados: el antiguo cementerio, la plaza del reloj de sol, el bosque que rodea al lago, el zorro de hierro y el laberinto de energía.

Varias ciudades lituanas que podrían interesarte

Utena

Hablar de Utena, en el noreste de Lituania, es hablar de uno de los lugares más antiguos del país, ya que aparece mencionado, como asentamiento, ya en el siglo XIII. En Utena podemos visitar lugares, tales como, el lago y el parque Dauniskis, el P. Nacional Aukstasitija, el museo Laisvés, la iglesia católica o el museo etnográfico. Probablemente, el nombre le viene del río Utenélé y, en la actualidad, es una ciudad famosa por sus fábricas de bebidas y de ropa, así como por su comida.

Trakai

A unos 28 kilómetros de Vilnius y rodeada por cinco lagos se encuentra la villa medieval de Trakai, un lugar precioso con unas vistas impresionantes. La historia de Trakai, que ha sido atacada, destruida y saqueada en numerosas ocasiones, se remonta al siglo XIII. Las casas de Trakai están pintadas de alegres colores y en ella podemos admirar, por ejemplo, la Iglesia ortodoxa de Santa María Madre de Dios, la Iglesia de la Visita de la Virgen María, el lago Lukos o el museo de Historia y, por supuesto, el lugar más emblemático: el Castillo de Trakai, situado en una isla del Lago Galvè.

Nida

Se dice que la playa de Nida, al sur de Lituania, es la más limpia de Europa. Pasear por su tranquilo paseo marítimo es una auténtica maravilla. Muchas de las casas de esta población están pintadas de colores y adornadas con las veletas que los antiguos pescadores llevaban en sus barcas como signo de identidad. En Nida hay dos visitas obligadas: la Casa-Museo del escritor Thomas Mann y el pequeño e interesante Museo del Ámbar, donde se pueden ver miles de piezas elaboradas a base de esta rara y cara resina.

Palanga

Gracias a sus playas, sus pinares junto al mar y una gran variedad de lugares de entretenimiento, Palanga es uno de los balnearios más populares de Lituania. Es el lugar ideal para unas vacaciones en familia. Es curioso pasear por la calle de los Niños, donde todo está pensado para los más pequeños. En Palanga se puede practicar todo tipo de deportes: motos de agua, surf, submarinismo, fútbol de playa, tenis, golf, equitación, ciclismo, etc. Una de las visitas más interesantes es el Museo del Ámbar con una rica colección de objetos creados por famosos joyeros y artistas de Lituania.

Panevėžys

La ciudad de Panevėžys fue muy castigada por las guerras mundiales y la ciudad actual es bastante diferente de la que era antes de la guerra. Solo quedan algunos edificios antiguos en medio de edificios públicos soviéticos de la posguerra y bloques de apartamentos. En el casco antiguo de Panevėžys, probablemente solo la mitad de los edificios son anteriores a la década de 1940. Algunos de sus lugares más atractivos son el Senvagė (billabong), la iglesia neogótica de San Pedro y San Pablo, la plaza triangular de Laisvės, la iglesia Holy Trinity, un par de teatros, el palacio de justicia y la catedral.

Druskininkai

Esta ciudad-balneario, cerca de las fronteras de Bielorrusia y Polonia, está situada a lo largo del río Nemunas, el río más grande de Lituania. La ciudad se encuentra en un hermoso entorno de ríos, lagos, colinas y bosques. A pesar del daño que sufrió durante la I Guerra Mundial, la ciudad conserva casas y villas que reflejan todos los períodos de su desarrollo: ruso, polaco y lituano. El primer parque acuático en Lituania se abrió en Druskininkai en 2006 y el Snow Arena, construcción finalizada en 2011, es una de las mayores pistas de esquí cubiertas de Europa.

Alytus

Alytus, la sexta ciudad más grande de Lituania, está situada junto al río Nemunas en un entorno natural de colinas cubiertas de bosques. El origen de la ciudad se remonta al siglo XIV, cuando Alytus era solo una fortaleza en lo alto de una colina. En el siglo XX se desarrolló como un centro industrial, con fábricas de refrigeradores, productos químicos, ropa de cama y vestido. Alytus es una importante terminal ferroviaria y un cruce de carreteras, además de contar con una universidad agrícola.

Marijampolé

Marijampolé es el centro de una importante región agrícola y alberga instalaciones de producción en el campo de la industria alimentaria y mecánica (especialmente para uso agrícola). Cuenta con un importante sistema educativo y, en los últimos años, Marijampolė se ha convertido en uno de los mayores mercados de automóviles usados de Europa. Se trata de una ciudad industrial dividida en dos por un río. Seis puentes conectan una parte con la otra.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x