Ayuda Ayuda
Menú Menú

El bullicio de unas ciudades únicas

Siente latir el corazón de la India

Los viajeros que eligen la India como destino siempre regresan con la imagen del Taj Mahal en la retina y con los sonidos de Nueva Delhi grabados en la mente. Y es que para vivir una auténtica experiencia viajera en este gran país, el bullicio y el ajetreo de sus ciudades se perfila como un ingrediente indispensable.

La gran capital de la India, Delhi, es una gigantesca ciudad de casi 20 millones de habitantes, que todos los días, desde que sale el sol hasta bien entrada la madrugada, bulle de actividad comercial, social y religiosa. Suele constituir la puerta de entrada al país para la mayoría de los viajeros, y por lo tanto es el lugar donde los visitantes obtienen su primera imagen de la India. Nueva Delhi es un crisol de culturas, de aromas, de colores, de sensaciones… El tráfico, los bazares, los comerciantes, los místicos y los charlatanes generan un bullicio que, al cabo de un rato, deja de ser molesto y se convierte en la banda sonora de un viaje inolvidable. Algunos de los lugares más emblemáticos de la capital son el Fuerte Rojo, un imponente edificio mitad palacio y mitad fortaleza construido por el sultán Shah Jahan en 1638; la mezquita Jama Masjid, que es la más grande del país y que puede albergar a 25.000 personas en su patio central; el Memorial de Mahatma Gandhi, una gran losa de mármol negro llamada Raj Ghat; el Templo de los sikh, que recibe el nombre de Gurdwara Bangla Sahib; el Qutub Minar, un alminar de ladrillo que tiene el honor de ser el más alto del mundo, y el animado y divertido barrio de Chandni Chowk, lleno de tiendas y puestos callejeros. Por supuesto, hay muchas otras ciudades que merece la pena visitar en la India, ya sea por su colosal tamaño y ensordecedor bullicio, o por la belleza de sus templos, monumentos y fortalezas. Jaipur y Agra constituyen, junto con Nueva Delhi, el llamado ‘Triángulo de Oro de la India’, por ser las aglomeraciones urbanas más destacadas del norte del país. La primera es la capital del estado de Rajasthan, y cuenta con numerosos puntos clave, como el Fuerte Amber, el Palacio de los Vientos o el Templo de Birla, mientras que la segunda es la ciudad en la que se levanta el majestuoso, impactante e inolvidable Taj Mahal. En Agra también se halla el Fuerte Rojo (no confundir con el de Delhi), que es el segundo enclave más popular de la ciudad. Benarés, o Varanasi, es la ciudad sagrada del país, y en ella, a orillas del Ganges, se pueden contemplar los rituales ancestrales de cremación de los hindúes fallecidos. Ahmedabad, o Karnavati, alberga una de las residencias de Gandhi (Sabarmati Ashram), y cuenta con un bonito lago llamado Kankaria. La ciudad portuaria de Surat es una de las más modernas de la India, y se encuentra en la costa occidental del país. En ella destacan el Lago Gopi Talav, la playa de Dumas y un interesante jardín botánico llamado Sneh Rashmi Botanical Garden. Tampoco debemos olvidar otras ciudades como Kanpur, con su espectacular J.K. Temple; Hyderabad, con su curioso Lago Hussain Sagar, su Mezquita Charminar y su Fortaleza Golconda; Pune, ciudad famosa por su Palacio del Agan Khan y por los fuertes de Sinhagad y Shaniwar Wada; Nagpur, en la que se halla el monumento de Deekshabhoomi, sagrado para los budistas, y Lucknow, donde se pueden visitar las monumentos de Chhota y Bara, llamados imambaras, así como la célebre puerta de entrada -o Gateway- de Rumi Darwaza.

La esencia de la India en cuatro ciudades únicas… ¡Y gigantescas!

Mumbai

Anteriormente conocida como Bombay, esta es la ciudad más poblada de la India, lo que la convierte en una de las urbes más grandes del planeta. Sus enclaves más destacados son la Puerta de la India, la espectacular estación de ferrocarril de Chhatrapati Shivaji, las Grutas de Elefanta, ubicadas en la isla del mismo nombre, y el bulevar junto a la costa llamado Marine Drive.

Kolkata

La ciudad que siempre hemos conocido como Calcuta, y en la que la Madre Teresa -la más universal de las Hermanas de la Caridad- desarrolló su labor se llama realmente Kolkata, y es la tercera aglomeración urbana más grande de la India, después de Mumbai y Nueva Delhi. A muy poca distancia del centro está el Templo de Kali, en la localidad de Dakshineswar, una auténtica visita obligada.

Chennai

Con casi nueve millones de habitantes, Chennai es una gigantesca ciudad que ejerce de capital del estado de Tamil Nadu. En tiempos de la ocupación británica se llamó Madrás, y logró fama mundial por la calidad de su curry. En ella destacan edificios como el Templo Kapaleeshwarar, la Catedral basílica de Santo Tomás o el Museo del Gobierno.

Bangalore

Junto con Chennai, es uno de los principales núcleos urbanos del sur de la India. Cuenta con una población de alrededor de ocho millones y medio de habitantes, lo que la convierte en la quinta ciudad más grande del país. Además de su espectacular palacio, en Bangalore merece la pena visitar el Parque Nacional de Bannerghatta y el Jardín Botánico Lal Bagh.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x