Ayuda Ayuda
Menú Menú

Ciudades con algo especial

Una visita con carácter propio

En Arendal, el agua es protagonista, pero de una forma muy diferente a otros pueblos noruegos. Esta ciudad, una de las más grandes de la costa sur, es famosa por sus canales, que le dan un aire especial. De hecho, la localidad se levantó sobre siete islas y siempre ha estado muy vinculada a la navegación. Arendal es, además, un lugar perfecto para disfrutar de animados bares y restaurantes junto al mar.

Alesund, por su parte, compite en belleza con Bergen y no es una exageración. Lo que pasa es que esta localidad es más pequeña y menos turística. Buena parte del encanto de la ciudad parte de una desgracia: un devastador incendio a principios del siglo XX la arrasó casi completamente y en la reconstrucción se siguió el estilo de moda en Europa en ese momento, el art nouveau, lo que le regala un carácter muy especial. El sello de Flam viene marcado por dos elementos. El primero, es estrictamente natural: altas montañas, cascadas y angostos valles otorgan al visitante unos paisajes sublimes. El segundo, tiene el sello del hombre, porque esta localidad da nombre a uno de los trenes más empinados del mundo. ¡Es una obra maestra de la ingeniería! El recorrido es espectacular en todos sus puntos. ¡Prepárate para sorprenderte! Para concluir el recorrido con más carácter por las localidades de Noruega, debes acercarte al Círculo Polar Ártico. A tan solo 400 kilómetros se sitúa Tromso, una ciudad con mucho que ver. Si viajas en verano, nunca te va a faltar plan, porque como no se pone el sol a ninguna hora, siempre hay algo que hacer. Además, la elevada población universitaria multiplica el número de bares y restaurantes hasta conseguir una cantidad per cápita superior a cualquier otra ciudad de Noruega.

No puedes perderte

Premio a la conservación

Arendal se fundó en 1723, pero sus edificios están impecablemente conservados. Esto se debe a un preciso proyecto de rehabilitación desarrollado a finales del pasado siglo y que recibió la medalla Europa Nostra en 1992. Uno de los mejores ejemplos del éxito de este programa es el Radhuset (ayuntamiento), una joya neoclásica de principios del siglo XIX.

Una excursión para ver a los frailecillos

Los amantes de la naturaleza pueden acercarse hasta la isla de Runde, famosa por sus espectaculares acantilados donde habitan alrededor de un millón de aves marinas. Entre todas ellas destacan los curiosos y llamativos frailecillos, aunque no debes perderte las gaviotas tridáctilas y los singulares alcatraces atlánticos.

Mil opciones para senderistas

Además de tomar el famoso tren, en Flam tienes muchas posibilidades de ocio, especialmente si eres amante del senderismo. Hay una larga lista de caminos y recorridos disponibles y, además, no puedes perderte una visita a los fiordos Aurlandsfjord y Nærøyfjord. ¿Sabías que este último es el más estrecho del mundo?

Un trío peculiar: catedral, jardín botánico y cervecera

Estar situada tan cerca del Círculo Polar Ártico permite a Tromso presumir de tener varias plusmarcas. Por ejemplo, posee la catedral, la fábrica de cerveza y el jardín botánico más norteños del mundo. Y no son los únicos atractivos de la ciudad: bibliotecas, iglesias o miradores completan, entre otros, la lista de visitas obligadas en Tromso.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x