Ayuda Ayuda
Menú Menú

Cuevas de Bulgaria

Un mundo fascinante que se esconde entre rocas

¿Por dónde empezar entre tanta cueva? Una buena opción es acercarse hasta Devetaki para adentrarte en la cueva Devetashka, situada a dos kilómetros del pueblo y a 18 de la pintoresca localidad de Lovech. Los estudios han certificado que estuvo habitada desde hace la friolera de 70.000 años y, de hecho, cuenta con un excelente yacimiento de restos del Neolítico.

Los estudios han certificado que estuvo habitada desde hace la friolera de 70.000 años y, de hecho, cuenta con un excelente yacimiento de restos del Neolítico. Entre todas las cuevas de Bulgaria, la que probablemente tenga mejores accesos es la de Prohodna, a dos kilómetros del pueblo de Karlukovo. Seguro que te llama la atención por los ojos de luz que te vigilan. Les han llegado a llamar los ojos de Dios o del diablo. En realidad son oknas, unas aberturas naturales que hay en el techo con forma ovalada que crean un ambiente único dentro de la cueva.

Si además de parajes naturales buscas alguna experiencia cultural, acércate hasta Rabisha. A las afueras de este pequeño pueblo encontrarás la cueva de la Magura, una de las más espectaculares de Bulgaria. Un descenso precioso de dos kilómetros entre bonitas formaciones naturales rubricado con unas espléndidas galerías plagadas de pinturas rupestres talladas y decoradas con excrementos de murciélagos que datan de diversas etapas prehistóricas. Otra excelente opción para conocer la riqueza subterránea de Bulgaria es la cueva Bacho Kiro, situada cerca de la ciudad de Dryanovo. Fue la primera que se urbanizó para su visita en todo el país –en 1937- y recibe el nombre de uno de los revolucionarios búlgaros que participaron en el levantamiento de abril de 1876 contra la dominación otomana. En Bacho Kiro te moverás por un laberinto de galerías y senderos bajo tierra: la ruta guiada habitual es de unos 30 minutos y, si hay un grupo de más de 15 personas, podrás hacer la larga, que dura algo más de una hora.

No puedes perderte

La luz que penetra por los agujeros

Una de las características más especiales de la cueva Devetashka es la peculiar luz que inunda su interior. Esto se debe a los siete agujeros que tiene en el techo, que permiten iluminar la sala central y parte de sus dos ramificaciones. Esta circunstancia hace que también se denomine a estas cuevas con el nombre de Marata u Ornata.

¿Te apetece una ración de adrenalina?

Si eres de los que buscan emociones fuertes, tienes varias opciones para obtener un subidón de adrenalina en tu visita a la cueva de Projodna. ¿Qué te parece saltar al vacío atado con una cuerda en la gran entrada -45 metros, es decir, la mayor de toda Bulgaria-¿ ¿O probar con algunos de los retos de escalada más complejos del país?

Un consejo y una curiosidad

Cuando viajes hasta la cueva Magura, ten en cuenta que en su interior la temperatura media es de 12 grados así que la visita será más agradable en verano y, en todo caso, deberás llevar algo que te abrigue. Estas condiciones hacen que, por cierto, las cuevas se usen para conservar la producción de vino espumoso. ¡Atrévete a probarlo!

Lánzate a explorar la zona

Tu visita a las cuevas de Bacho Kiro puede ser una buena excusa para dedicarle unos días a la región donde se encuentran. Visita el monasterio de la cercana Dryanovo, apúntate a algunas de las rutas guiadas en bicicleta o caminando o prueba con la escalada en las montañas de la zona.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x