Ayuda Ayuda
Menú Menú

Lo más destacado de la Zona Cero

Conociendo el antes y después de los atentados del 11S

Después de que dos aviones colisionaran contra las Torres Gemelas y estas se vinieran abajo, la zona del World Trade Center quedó devastada, con varios edificios destruidos y miles de muertos. Hoy la conocida Zona cero vuelve a tener el trepidante ritmo de negocios que la caracterizaba antes del 11 de setiembre de 2001, y puede visitarse para rendir homenaje a las víctimas y ver como la ciudad ha resurgido de sus cenizas.

Desde el año 2001 no puede pasarle por alto a ningún viajero que pise Nueva York la zona del nuevo World Trade Center. Tras los terribles atentados perpetrados por Al-Qaeda, en este punto puede visitarse un emotivo memorial a las víctimas, recorrer un museo que cuenta el antes, el durante y el después de los ataques y subir al One World Trade Center para avistar toda la ciudad desde su observatorio. La estación del WTC también quedó devastada, por eso se levantó una estación nueva que ha alcanzado un gran protagonismo por ser la más cara de todo el mundo. Después de una ruta por esta zona seremos capaces de reconstruir la importancia del lugar y la trágica historia vivida, pero, sobre todo, podremos ser testigos de una historia de superación que tanto caracteriza a los americanos.

Paso a paso por el WTC

Memorial 9/11

En el mismo lugar donde se alzaban las torres 1 y 2 del distrito financiero ahora se encuentra una amplia plaza que suele estar sumida en el silencio. La llegada al lugar es muy sentida, por eso la mayoría de visitantes admiran sin levantar la voz las dos grandes piscinas cuadradas situadas en el sitio exacto donde se encontraban las famosas Twin Towers. De cada agujero descienden dos cascadas que bajan en dos niveles hacia el interior de las negras piscinas, las más grandes cataratas artificiales de América del Norte, y alrededor de éstas pueden leerse los nombres de todos los fallecidos durante los ataques grabados en bronce. Todo el monumento se ilumina por la noche creando escenas aún más emotivas a todos los que pasean por el lugar.

Museo 9/11

El museo dedicado al 11 de septiembre se encuentra en un plano inferior, debajo de las piscinas del memorial. Aquí el viajero se adentrará en la historia de los atentados y la posterior recuperación. También podrán observarse elementos y artefactos que formaron parte del 11 de septiembre, vídeos documentales explicativos y reconstrucciones de la historia vivida este trágico día. Saber la importancia que tenía el centro financiero para la ciudad nos ayudará a comprender el gran golpe que supuso este ataque masivo, y también nos dará una amplia perspectiva de los esfuerzos para volver a la normalidad. El museo, a su vez, relata la historia de los ataques al Pentágono en Washington y al vuelo 93.

One World Trade Center

Los rascacielos contienen los mejores miradores de la ciudad, y en el edificio One World Trade Center podemos admirar el skyline de la Gran Manzana desde un punto de vista único. En el lugar donde se alzaban las Torres Gemelas se levantó este ya mítico rascacielos, convirtiéndolo en el punto más elevado de toda la ciudad. Inaugurado en 2014, este edificio se coloca en la sexta posición en el ranking de los rascacielos más altos del mundo, con 546 metros es el edificio occidental de más elevado. Observada desde abajo esta construcción impresionará al viajero, pero al subir para admirar la metrópoli será cuando nos quedemos sin aliento.

Oculus de Calatrava

La central de transportes que quedó destruida tras los atentados de 2001 se ha visto reemplazada por un centro inmenso diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava. Oculus es el nombre con el que se conoce al World Trade Center Transportation Hub, considerada la estación más costosa de todo el mundo. La estructura es impresionante desde su exterior, se asemeja a unas grandes alas de ave, que pueden abrirse y cerrarse para dejar pasar más o menos aire y luz. Se le da el apodo de Oculus porque el arquitecto afirmó que la construcción parecía un gran ojo con pestañas. En su interior acoge un centro comercial ideal para hacer shopping y llevarnos buenos recuerdos de la capital del mundo. También encontraremos varios puestos de comida donde reponer fuerzas y seguir descubriendo las maravillas de la Zona Cero que conmoverán seguro al viajero.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x