Ayuda Ayuda
Menú Menú

Soberbios espacios naturales

Un regalo de la naturaleza

¿Qué te parece bañarte en unas piscinas que parecen hechas de algodón? No estás soñando. Tampoco te has sumergido de pronto en un pasaje de Alicia en el País de las Maravillas.

En Turquía, hay un lugar llamado Pamukkale donde podrás darte un relajante chapuzón en unas piscinas naturales de aguas termales, con excelentes propiedades para la salud, y que además llaman la atención por su color blanco. Ahora bien, si hay un paisaje turco mundialmente famoso aparte de Estambul es la Capadocia. Esta región situada en el centro de la Península de Anatolia es una obra exclusiva de la naturaleza, que labró una especie de panal gigantesco con piedras y cuevas de formas muy curiosas. Además de su extrema belleza natural, tiene una enorme historia, como demuestran sus pinturas rupestres o sus iglesias subterráneas.

Cuatro mares e infinitas playas; así es Turquía. El país está rodeado por el mar Mediterráneo, el Egeo, el Negro y el de Mármara, así que la oferta para los amantes de la costa es de ingentes proporciones. Algunas de las playas más famosas son la de Kaputas, con deliciosas calas de arena blanca y aguas cristalinas, o Patara, considerada como una de las playas más largas del Mediterráneo gracias a sus 18 kilómetros. Y es que Turquía siempre ha sido un país bendecido por la naturaleza. Además, en los últimos años los esfuerzos por acercarse a la Unión Europea han multiplicado el trabajo de conservación. Así, el país tiene actualmente 40 parques nacionales y muchas más zonas protegidas. Asimismo, todas ellas suelen tener un impresionante catálogo de monumentos históricos.

No puedes perderte

Quítate los zapatos y disfruta

Uno de los grandes atractivos de Pamukkale, además de Hierápolis, son las terrazas de travertino, escalonadas en la ladera de la montaña y dejando que su brillante color blanco contraste con el azul claro del cielo y el verde de la llanura a sus pies. Puedes visitarlo ‘en seco’, pero la experiencia es más intensa si te sumerges en el agua termal.

En busca de las mejores vistas

Un paisaje como el de la Capadocia exige buscar un lugar con buena panorámica para que puedas disfrutar de una de las mejores vistas del mundo. La mejor opción es la cima del castillo de Uchisar, visible desde varios kilómetros a la redonda gracias a que está construido sobre un peñasco de roca volcánica. Recorre sus pasadizos hasta llegar al mirador y, una vez allí, prepárate a disfrutar. Un consejo: el atardecer es absolutamente sublime.

Un descenso hacia un lugar divino

Amantes de la acampada, el senderismo, la naturaleza y la playa. Todo lo que estáis buscando está en el valle de Kak. Sólo tenéis que caminar media hora cuesta abajo –o 15 minutos en todoterreno- para llegar a una impresionante playa escoltada por acantilados donde podréis desconectar el teléfono y disfrutar de una experiencia de lo más natural y relajante.

El más pequeño, el primero

¿Sabes cuál es el parque nacional más antiguo de Turquía? Es el de los Yozgat, creado el 5 de febrero de 1958. ¿Y sabes cuál es el parque nacional más pequeño del país? Efectivamente, los pinares de Yozgat, que ocupa 267 hectáreas, muy lejos de las 88.000 de las que presume el parque turco más grande, el Monte Ararat.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x