Ayuda Ayuda
Menú Menú

Las islas más espectaculares del Mediterráneo

Pequeñas porciones del Paraíso

Grecia es Atenas y Salónica, Patras y Esparta, Tesalia, Macedonia y Tracia, los monasterios del Monte Athos y Micenas, pero también lo son sus islas. Aunque Grecia es un paraíso para los amantes de la historia y la arquitectura, también lo es para quienes buscan islas apartadas de todo y en las que los escasos habitantes, tienen pequeñas casas de campo junto a aguas que parecen de otro mundo.

Las islas griegas están agrupadas en una serie de archipiélagos: las Cícladas, el Dodecaneso, las Jónicas, las Espóradas, las Islas del Norte del Egeo y las del Golfo Sarónico. Constituyen uno de los tesoros más espectaculares de Grecia y, aunque existen más de 2.000 islas, solo unas 200 están habitadas. Eso sí, aportan casi un millón y medio de personas a la población total de este magnífico país. Una de las características más destacadas de las islas griegas es que son tremendamente dispares: desde las que tienen una componente salvaje hasta las que tienen algunas de las playas más bonitas del mundo; desde las que cuentan una historia a través de sus monumentos en ruinas a otras cuyo mayor encanto es esconder acogedores pueblecitos por los que perderse. En las islas griegas, el arte y la cultura se mezclan con un increíble paisaje de aguas cristalinas y unos azules que son inolvidables. Cada isla tiene su arquitectura característica, su propia mitología y en todas ellas encontraremos la hospitalidad de sus habitantes. Cada isla es un sueño. A los dos lados de la Grecia Continental encontramos decenas y decenas de islas, todas ellas llenas de misterio, de encanto y de cultura, pero también repletas de fiesta, gastronomía y sabores, música y reposo. Las islas griegas son una de las regiones más visitadas de Europa, debido a su envidiable clima y a su incomparable infraestructura turística.

Descubre las islas griegas más populares y visitadas

Creta

Creta es un lugar que reúne absolutamente todo lo que buscamos en Grecia. Es la mayor de todas las islas griegas, y está dividida en cuatro regiones: Chania, Rethymno, Heraklion y Lassithi. En Creta podemos encontrar playas paradisíacas, restos arqueológicos de incalculable valor, pueblos pesqueros de postal, mágicas puestas de sol, paisajes montañosos y, sobre todo, una gente amable y hospitalaria. Creta es una tierra llena de contrastes, famosa por sus mitos, leyendas y tradiciones. Si tuviéramos que decir cuáles son los colores de Creta, sin duda pensaríamos en el azul de su cielo y de sus aguas, y el blanco de sus monasterios.

Rodas

Rodas, “la perla del Mediterráneo”, es la mayor isla del Dodecaneso. Conocida por el Coloso, una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, es hoy un destino turístico en auge. Rodas tiene más de 200 kilómetros de costa, que mezcla playas y acantilados. En el interior abundan los bosques de pinos y cipreses que se adaptan bien a la falta de agua, así como valles fértiles donde se cultivan cítricos, olivares y viñas. En Rodas también encontraremos hermosas cerámicas y alfombras, museos, galerías de arte, iglesias antiguas, edificios históricos, pueblos tradicionales, parques naturales y rutas de senderismo.

Mykonos

Mykonos, en el archipiélago de las Cícladas, es una isla pequeña y paradisíaca, donde predominan el azul y el blanco, colores que hacen que esta isla del Egeo sea única en el mundo, con ciudades llenas de luz, pueblos con casitas de colores, localidades blancas… Quienes busquen playa, tendrán las más espectaculares con aguas cristalinas, y aquellos que deseen disfrutar de la vida nocturna encontrarán los mejores restaurantes, discotecas junto a la playa y mucha diversión. No en vano se ha llamado a Mykonos la Ibiza de Grecia.

Corfú

Corfú, llamada Kerkira o Kerkyra por los griegos, es la segunda isla más poblada de Grecia y una de las que forman parte de las llamadas Islas Jónicas, en el Mar Adriático. Es una isla teñida de verde, debido a la enorme cantidad de olivos y cipreses que la adornan. Un lugar repleto de encantos naturales, calas escondidas, colinas y pueblecitos pintorescos. La historia de Corfú se entremezcla con la mitología griega, y debe su nombre a la ninfa Kércira, hija de Esopo, de la que se enamoró Zeus y la raptó para llevarla a esta isla.

Santorini

Santorini, también llamada Thera, Santorín y Thira, ha servido para imaginar mitos como el de la Atlántida. Se encuentra en el extremo sur del archipiélago de las Cícladas y su capital es Fira. Santorini es el destino de miles de viajeros que buscan sus casas encaladas en las laderas de sus montes, sus vistas espectaculares y la animación y el ambiente de sus bares restaurantes y discotecas. Pero Santorini también puede ser un santuario de paz y calma para quien prefiera alejarse del mundanal ruido.

Milos

Alejada de la masificación de algunas de sus vecinas, Milos es una isla idónea para los que buscan relajarse. Conocida por haber sido el hogar de la famosa escultura de la Venus de Milo, esta isla forma parte del archipiélago de las Cícladas. En ella podemos encontrar más de 70 playas de todo tipo -algunas tan solo accesibles desde el mar-, de aguas turquesa y paisajes marcados por su naturaleza volcánica. En Milos también existen encantadores pueblecitos, formaciones rocosas que parecen de otro planeta y mucha, mucha historia.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x