Ayuda Ayuda
Menú Menú

Un paraíso para urbanitas

Las cuatro grandes de Suecia

Todos los caminos de Suecia conducen a Estocolmo. La capital es la ciudad más poblada del país y sin duda, su centro neurálgico, aunque está situada en la costa sureste, muy cerca de Estonia y Finlandia.

Estocolmo da para mucho, querido viajero, así que debes reservar unos cuantos días para sacarle todo el jugo: elegantes edificios, monumentos con solera, espectaculares museos, calles llenas de encanto, bares y restaurantes de primer nivel, un mar de islas para disfrutar, paisajes fabulosos a tiro de piedra del centro... ¿Alguien da más? Pero no sólo de la capital viven los urbanitas suecos. La segunda ciudad más importante del país, Gotemburgo, es un buen ejemplo de ello. Esta metrópoli siempre vital y vibrante, mantiene su vocación marítima con un puerto lleno de actividad y numerosos lugares que visitar. No puedes perderte sus espléndidos espacios verdes, comandados por el excepcional jardín botánico. Pasa un buen rato en el parque de atracciones de Liseberg o toma la ciudad como base para hacer un recorrido por las interesantes islas de la costa oeste. A falta de la grandeza de Estocolmo y del enorme puerto de Gotemburgo, Malmö siempre ha presumido de ser la puerta de Suecia hacia Europa. Y es que la tercera localidad más poblada del país está en permanente contacto con el continente gracias al descomunal puente de Öresund, que actúa de itsmo con Dinamarca. Malmö es un destino perfecto para arrancar o terminar una ruta por Suecia: ambiente animado, intensa actividad artística y cultural, y varios monumentos muy interesantes te esperan, querido viajero. El cuarteto de las grandes ciudades de Suecia se completa con una visita a Uppsala. Aunque ahora sea la cuarta localidad más poblada del país, durante casi toda su historia Uppsala ha sido un municipio más bien pequeño, que sólo se desarrolló a lo grande tras la industrialización del siglo XX. Sin embargo, su pequeño tamaño hasta ese momento no le había impedido ser una de las localidades con más historia de Suecia: sede del arzobispado, primera universidad, reuniones del Parlamento, ceremonias de coronación...

No puedes perderte

El primer museo al aire libre del mundo

Si viajas con niños, Skansen es una visita fundamental. Y si no, también. Porque esta espectacular muestra de la vida tradicional sueca es el primer museo al aire libre creado en todo el mundo. Es como una Suecia en miniatura, con casa tradicionales, animales y exposiciones que ocupan toda una colina. Hay tanto que ver y tanto que hacer en sus talleres que puedes pasar un día completo en sus instalaciones.

No hay un museo con más barcos flotando

Dicen que el Göteborgs Maritima Centrum es el museo con más barcos flotantes del mundo. No en vano, esta muestra presume de enseñar 19 embarcaciones ancladas en el espacio que hasta finales del siglo pasado ocupaba el puerto interior de la ciudad. Cuando se abrió un puerto más próximo al mar, estas instalaciones se vaciaron de barcos hasta que en 1987 se abrió esta curiosa exposición.

Un emblema de Malmö

Hay muchos sitios que visitar en Malmö, pero para empezar, nada mejor que la catedral, St Petri Kyrka. Se construyó a comienzos del siglo XII en un llamativo ladrillo rojo, aunque se ha convertido en un punto emblemático del perfil urbano de la ciudad gracias a su torre, levantada en el siglo XIX después de que las originales, del siglo XV, se hundieran.

Dos agujas en lo más alto

Cuando te acerques a Uppsala, seguro que te llaman la atención porque se las puede ver sin problemas desde casi cualquier punto de la ciudad. Son las dos afiladas torres de la catedral, que con sus 119 metros destacan en el perfil de la localidad. El templo fue consagrado en 1435, aunque las dos agujas paralelas se restauraron en el siglo XIX. La catedral albergó numerosas coronaciones y, de hecho, acoge los restos mortales de varios reyes.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x