Ayuda Ayuda
Menú Menú

Extraordinarios espacios naturales

De selvas, cascadas y montañas

Las altas montañas, los espesos bosques tropicales y la grandeza del río Mekong son los tres elementos clave de la naturaleza laosiana. Pero las cuevas, las cascadas y las islas fluviales son las encargadas de completar un panorama único en el mundo.

Laos es un país montañoso, especialmente en el norte, donde los picos alcanzan alturas de más de 2.800 metros. También hay montañas en el este del país, aunque en esta parte lo que predomina son los espesos bosques tropicales. Y al oeste, como no podía ser de otra manera, destaca el río Mekong, que hace de frontera con Birmania y Tailandia, y recorre el país a lo largo de 1.500Km. Laos comparte una corta frontera sur con Camboya y al norte limita con China y con Birmania. La franja sur del país contiene amplias áreas cubiertas de arrozales y granjas. Solo el 4% de los suelos son considerados cultivables. Laos es probablemente el país más desconocido de la península de Indochina y combina el exotismo de Asia con el estilo colonial francés. Laos, mantiene un ritmo de vida tranquilo y vive en el anonimato turístico. El país, conocido desde la Antigüedad como la tierra del millón de elefantes, enamora al viajero por su naturaleza exuberante, sus ciudades coloniales, y sus gentes amables y de sonrisa fácil. Aquí existe una apacible vida rural en torno a los ríos, una ciudad atemporal llena de templos como Luang Prabang, junglas casi vírgenes, cuevas y ríos subterráneos. En la República Popular de Laos hay 33 zonas protegidas que cubren 38.582 kilómetros cuadrados, el 17% del territorio. El río Mekong es el gran río de la península de Indochina, y atraviesa seis países: China, Birmania, Laos, Tailandia, Camboya y Vietnam. Nace en China, en la meseta tibetana, desemboca en el mar de la China Meridional y sus 4.350 kilómetros de longitud hacen de él el duodécimo más largo del mundo. Su cuenca tiene una extensión de 810 000 kilómetros cuadrados y vierte al mar una media anual de 475 kilómetros cúbicos de agua. El Mekong es una importante vía para el transporte de pasajeros y mercancías. El río es también una fuente de riqueza, pues proporciona sustento a unos cien millones de personas. Anualmente se capturan en sus aguas 1.300.000 toneladas de pescado y se calcula que alberga unas 1.200 especies de peces, algunas de las cuales son cultivadas. El Mekong también soporta a la agricultura local, y sus arrozales proporcionan hasta tres cosechas al año. Las principales amenazas que pesan sobre él son la construcción de enormes represas, las técnicas de pesca empleadas, y la deforestación de grandes zonas de su cuenca.

Lugares para disfrutar de la naturaleza laosiana

Si Phan Don

Si Phan Don, las famosas 4000 islas de Laos, es un archipiélago fluvial ubicado en el río Mekong. Está formado por numerosas islas, la mitad de las cuales quedan sumergidas durante las crecidas del rio, Este grupo de islas tropicales tiene una bien ganada fama de último paraíso, en el que todo es parsimonia y tranquilidad. Sin embargo, también puede disfrutarse de otras actividades, como recorrer en bicicleta los campos de arroz, salir con el kayak, desplazarse por el río sobre un neumático, pescar con los lugareños o avistar los raros delfines de Irawady.

Meseta de Bolaven Plateau

La meseta de Bolaven es una región elevada en el sur de Laos. La altura de la meseta varía aproximadamente de 1,000 a 1,350 metros sobre el nivel del mar. La atraviesan varios ríos y es famosa por su clima fresco, sus cascadas espectaculares, su tierra fértil y su café. La mayor parte de la zona estaba muy poco habitada hasta que los franceses comenzaron a principios del siglo XX a plantar café, árboles de caucho y bananeros. Las carreteras solitarias que se adentran en las remotas provincias del sur son perfectas para conocer lo más auténtico del país.

Cataratas Kuang Si

Las cataratas Kuang Si son un conjunto de cascadas en tres niveles al sur de Luang Prabang, cuya caída principal tiene 50 metros. En la parte inferior de las cataratas, el agua discurre de forma pausada, pero esas mismas aguas, de color turquesa, se vuelven turbulentas en la parte más alta. Las cataratas son un entorno natural de una belleza sin igual, donde además es posible darse un baño, saltar en liana desde los árboles y escalar hasta las rocas desde donde cae el agua. El sitio cuenta con pasarelas y puentes que facilitan el recorrido.

Tham Kong Lo

Tham Kong Lo es una cueva ubicada el Parque Nacional Phu Hin Bun, en el centro del país. Se trata de una cueva de piedra caliza kárstica atravesada por el río Nam Hin Bun. La cueva tiene una profundidad de unos 7 kilómetros y en algunas zonas alcanza los 100 m de altura. Dentro de la cueva hay una piscina que brilla con un color esmeralda brillante, que los lugareños creen que refleja la piel del dios hindú Indra. La visita de la cueva es un viaje hacia la oscuridad, por ríos serpenteantes y pequeños rápidos.

Vang Vieng

Vang Vieng está a medio camino entre la capital, Vientián, y Luang Prabang. Vang Vieng se encuentra a la orilla del rio Nan Xong y está rodeada por un impresionante paisaje kárstico. Con la afluencia de turistas, la ciudad se ha convertido en un paraíso de aventuras, con numerosas actividades en plena naturaleza, tales como exploración de cuevas, escalada en paredes de roca caliza o la práctica del tubing, una actividad que consiste en sentarse sobre un gran neumático y dejarse llevar por la corriente del río.

Cuevas de Pak Ou

Las cuevas de Pak Ou están a 25 kilómetros de Luang Prabang. Se trata de dos santuarios excavados en la pared vertical de la montaña, en la confluencia de los rios Mekong y Nam Ou. Los santuarios están en el interior de dos cuevas de piedra caliza: la cueva Tham Phum, la más grande, y la cueva Tham Ting, la más espectacular. Los dos santuarios contienen más de 4000 esculturas de buda, de los siglos XVIII y XIX. A las cuevas de Pak Ou solo se puede llegar en barco y este paseo por el rio Mekong es, sin duda, uno de los atractivos de la visita.

Parque de Buda

El Parque Buda es un parque religioso budista, a unos 25 km de Vientián. Es considerado un centro espiritual y se encuentra en medio de prados, bañados por el río Mekong. Se construyó en 1958 y contiene más de 200 estatuas de Buda y de otros personajes de la tradición hindú. Las esculturas, hechas de cemento, parecen antiguas, pero son relativamente modernas y tienen diseños muy originales. Representan, sobre todo, seres humanos, dioses, animales y demonios. La estatua más emblemática del lugar es la de un Buda recostado de unos 40 metros de altura

Reserva Natural de Bokeo

La Reserva Natural de Bokeo es el hábitat del gibón de cresta negra y del tigre asiático. También es una de las joyas naturales del país. Laos colabora con La IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) para la protección de los bosques, pues el país es considerado un tesoro natural aún por descubrir. La reserva ofrece una forma muy singular de alojamiento, que consiste en pasar la noche en una casa sobre la copa de los árboles, aunque también hay alojamientos más confortables (spa incluido), pero siempre en plena naturaleza.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x