Ayuda Ayuda
Menú Menú

Las reservas naturales más espectaculares

Un paraíso de la naturaleza

Pocos países pueden presumir de contar con unas reservas naturales tan espectaculares como las que tiene Sudáfrica. El Parque Kruger, uno de los símbolos de la defensa y protección de la naturaleza en todo el mundo, es el gran estandarte de un país que cuenta, además, con otras 21 áreas protegidas bajo la denominación de Parque Nacional, además de muchas más zonas reservadas de otro tipo o en manos privadas.

Si sólo tienes margen para ir a un parque nacional, no lo dudes y escoge el Kruger. Es uno de los más grandes y antiguos, y sobre todo es probablemente el mejor organizado. Su excelente red de caminos y senderos asegura una visita perfecta, en la que podrás encontrar animales tan impresionantes como jirafas, leones o rinocerontes. Además, no hace falta buscar parajes recónditos dentro del parque, porque los animales se mueven con tal libertad que hay las mismas opciones de encontrarlos en un camino transitado que en uno en peores condiciones.

Una de las mejores opciones para disfrutar de un safari en Sudáfrica es escoger alguna de las reservas privadas que abundan en el país. Una de ellas es Gondwana, creada en 2004 cerca de Mossel Bay en un espacio de terreno que actualmente ocupa 10.500 hectáreas después de crecer casi el doble en 2009. Las montañas de Langeberg y Outeniqua servirán de telón de fondo a tu recorrido entre los animales salvajes más famosos de África.

Si buscamos tamaño y calidad, una excelente propuesta está al noroeste del país –a unos 350 kilómetros de Pretoria, pegada a la frontera con Botsuana-, donde se extiende la Madikwe Game Reserve. Esta área protegida de 75.000 hectáreas es una de las más grandes del país y acoge decenas de especies animales. Puedes hacer safaris de día o de noche, además de caminatas por los senderos. Si buscas mezclar mar y tierra, tu ruta no puede perderse la descomunal reserva de Isimangaliso, un parque de más de 300.000 hectáreas que cuenta con 280 kilómetros de costa. Está dividida en ocho ecosistemas que acogen centenares de especies animales, desde los cinco grandes de África hasta ballenas o cocodrilos. Además, el parque acoge una larga lista de actividades: ¡realmente podrías pasarte allí todas las vacaciones sin aburrirte ni un minuto!

Y para completar tu ruta por las mejores reservas naturales de Sudáfrica, visita el Parque Transfronterizo de Kgalagadi, situado junto a Namibia y Botsuana. Allí vas a disfrutar de los animales salvajes en un entorno muy peculiar, con dunas de intenso color rojizo, escasa vegetación y algunos árboles espinosos, es decir, un ambiente perfecto para divisar a centenares de especies de animales que viven allí o pasan por la zona en sus rutas migratorias.

No puedes perderte

La ventana de Dios

Muy cerca de la frontera occidental del Parque Kruger encontrarás otra reserva, el Cañón del Río Blyde, donde los animales no son los protagonistas. En este caso vas a encontrar cataratas, columnas de cuarcita, torrentes y espectaculares miradores. Entre estos últimos, el más famoso es el denominado la Ventana de Dios, que parece un lugar diseñado para convertirse en el límite del mundo.

¿Un safari en bicicleta?

Los amantes de la bicicleta y la naturaleza pueden combinar sus dos pasiones durante la visita a la Gondwana Game Reserve. Hay cuatro rutas diferentes que permiten moverse en bicicleta de montaña por la reserva mientras se contempla a los animales en libertad: Ruta Roja (7,44 kilómetros), Ruta Azul (8,62 km.), Ruta Verde (10,4 km.) y Ruta Naranja (con el mismo recorrido con la Verde pero un loop añadido de dos kilómetros). Si no viajas con la bicicleta, se puede alquilar una sin problemas.

Una buena ocasión para acercarse a Pretoria

Si visitas la Madikwe Game Reserve, no pierdas la ocasión de acercarte a Pretoria, una de las capitales de Sudáfrica. A unas cuatro horas de coche, te espera la llamada ciudad de Jacaranda, teñida del intenso color de este tipo de árbol. Además de contar con una larga historia, Pretoria es una ciudad muy agradable para pasear y disfrutar de sus monumentos y sus excelentes museos.

Mil experiencias con el agua como protagonista

La gran ventaja de tener casi 300 kilómetros de costa es que puedes permitirte ofrecer al viajero una enorme lista de opciones con el agua como protagonista. Crucero por el estuario para ver cocodrilos, buceo a altas profundidades o con tubo, jornadas de sol y playa, rutas en kayak, visitas a las tortugas, paseos a caballo, avistamiento de aves… ¡Tienes tanto donde elegir!

Ríos que fluyen sólo una vez al año

La reserva de Kgalagadi está situada en pleno desierto del Kalahari, lo que asegura un tiempo de lo más extremo, con intenso calor por el día, frío por la noche y muy pocas precipitaciones –de hecho, se dice que los ríos de la región sólo fluyen una vez al año, aunque en realidad hay corrientes subterráneas que permiten la vida en la zona-. Sin embargo, es un lugar de paso para muchos animales. Cabe destacar, por ejemplo, los antílopes, que recorren en grandes grupos la reserva.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x