Ayuda Ayuda
Menú Menú

Localidades con mucho que ver

¡Sin tiempo para aburrirte!

Aunque tienen nombres parecidos, ojo porque no son iguales. Norrköping es una ciudad industrial con una curiosa mezcla de edificios modernos y antiguos, con varios parques y tranvías que cruzan la localidad. Todo ello le da un encanto muy peculiar. No te olvides de la cercana Himmelstalund, donde hay miles de grabados rupestres de la Edad del Bronce. No lejos de allí, se encuentra la ciudad de Jönköping, una ciudad comercial cuya historia reciente está marcada por un curioso instrumento: la cerilla. No te pierdas el museo dedicado a ella –obviamente dentro de una antigua fábrica- y visita las numerosas iglesias de la ciudad, como la de Sofía o la de Kristina.

El principal motivo para visitar Halmstad es su espléndida ciudad medieval interior, declarada conjunto de interés histórico. Este conjunto de edificios de madera recuerda el glorioso pasado de la ciudad durante el Medievo, cuando Halmstad era la ciudad más grande de la costa oeste. Hoy apenas es la vigésima, pero esto le regala una serena belleza que podrás disfrutar paseando por sus calles, contemplando a los artesanos trabajar en el antiguo asilo de Fattighuset, visitando el espléndido castillo o fotografiando la fuente de Europa y el toro o la Cabeza de mujer de Picasso, que está situada entre los puentes que cruzan el Nissan. Una de las visitas fundamentales en tu recorrido por Suecia es la preciosa localidad amurallada de Visby, declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es, sin duda, el principal reclamo de la isla más grande del país, Gotland, gracias a las pintorescas casitas, ruinas medievales y bares y cafeterías que se arremolinan en torno a calles empedradas llenas de encanto. Lo mejor que puedes hacer es darte un paseo tranquilo por sus calles, visitar el Gotlands Fornsal para conocer la rica historia de la ciudad y disfrutar de la imponente muralla y las numerosas torres. Dicen que para diseñar la ciudad de Karlskrona, Erik Dahlberg se inspiró en Versalles y en Roma. Tuvo, eso sí, que adaptarse a la peculiar ubicación de la urbe, distribuida entre varias islas del archipiélago de Blekinge. El resultado es una ciudad elegante y con estilo propio, repleta de notables monumentos que datan de la edad de oro sueca y que, gracias a la arquitectura naval, fue declarada Patrimonio de la Humanidad. Vas a quedarte de piedra en la imponente plaza de Stortorget –dicen que es la mayor del norte de Europa-, disfrutarás de lo lindo en sus museos –no te pierdas el fascinante Museo Naval- y podrás fotografiar un amplio catálogo de bellas construcciones.

No puedes perderte

Siempre mirando al mar

Entre medias de Norrköping y Jönköping, encontrarás junto a la costa la interesante ciudad de Västervik, una ciudad con larga tradición marítima con un precioso casco histórico -Gamla Norr-, varios museos de interés y un festival de folclore anual muy famoso en todo el país. Si tienes tiempo, acércate a Lunds By, uno de los pueblos más antiguos y mejor conservados de la zona.

Date un baño para relajarte

Unos kilómetros al norte de Halmstad, también pegada a la costa, encontrarás Varberg, famosa desde el siglo XIX por sus baños, tanto los fríos curativos de la época o los que puedes tomar desde las rocas y las playas de arena. Aunque la ciudad se fundó en el siglo XIII, queda poco de aquella época como consecuencia de los incendios, pero es más que interesante disfrutar de los balnearios de estilo oriental, especialmente en la Kallbadhuset o la Societeshsuet.

Paseate entre las más elegantes viviendas

En la localidad de Hjo te espera un más que agradable paseo entre preciosas casas de madera, levantadas a finales del siglo XIX. En esa época también se construyó el puerto aunque, al igual que la ciudad, es de origen medieval. Date una vuelta por sus zonas ajardinadas –especialmente la que rodea los antiguos edificios del balneario-, disfruta del peculiar encanto de la ciudad y, si tienes tiempo, haz excursiones por la región. ¡Te va a sorprender!

Una ciudad a un castillo pegada

Al norte de Karlskrona, en un punto estratégico junto a la costa, se yergue desde el siglo XII Kalmar, un importante puerto comercial donde, nada más llegar, te llamará la atención el Kalmar Slott, un imponente castillo construido en 1200 para defenderse de los ataques daneses. Esta fortaleza es uno de los monumentos más interesantes de la ciudad, junto con la catedral de estilo barroco italiano o sus interesantes museos de temática marítima.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x