Ayuda Ayuda
Menú Menú

Santiago de Cuba

Todo eso está concentrado en Santiago de Cuba, la segunda ciudad más grande del país de los sentidos. Federico García Lorca o el mismo Papa Benedicto cayeron rendidos al encanto de la ciudad, de su arquitectura y de la energía que desprende Santiago.

La cuna del son y el bolero

La ciudad que vio nacer a Ibrahim Ferrer y a Compay Segundo es la cuna del son y el bolero y de todo el encanto que desprende el país concentrado en este crisol sensorial que es Santiago.

Santiago también es historia. Un lugar con un sentido inigualable de identidad cultural e histórica que no se puede encontrar en ningún otro rincón de la isla. Muestra de ello es el Parque Céspedes. La mayor parte de la vida en Santiago de Cuba sucede en esta plaza brillante, donde encontrarás una estatua de mármol de Carlos Manuel de Céspedes, abolicionista cubano de la esclavitud. Justo en el corazón de la ciudad, el Parque Céspedes está lleno de actividad las 24 horas del día, los siete días de la semana y está a pocos pasos del Museo del Carnaval y del Ayuntamiento, desde donde Castro comenzó su Revolución Nacionalista. Si quieres adentrarte más en la historia te recomendamos visitar el Palacio del Gobierno Provincial; el Museo de la Lucha Clandestina y el la Guerra Hispano Cubano Norteamericana; los parques de Abel Santamaría y Parque Histórico de San Juan y Árbol de la Paz; el cuartel de Moncada, la Plaza de la Revolución o la Plaza de Marte. Esta última, fue anteriormente utilizada por los soldados como campo de entrenamiento. Santiago de Cuba es una ciudad increíble formada por impresionantes paisajes, edificios históricos, calles llenas de vida y color rebosantes de cultura y tradiciones, recuerdos de otra época que salen al encuentro al torcer cada esquina y gentes amables cuyas raíces están dispersas por el mundo entero. Para empaparte de esta mezcla recorre la Escalinata del Padre Pico hasta el del barrio Tívoli y contempla las hermosas fachadas de las casas en alto que miran al mar, sus calles empinadas, callejones y lomas. Por último aunque Santiago respira música y baile las 24 horas del día sin duda, la noche es el momento en que todo el mestizaje y los distintos sonidos desbordan vida propia. Si eres un apasionado del son, el ron, el bolero y la trova nacional es más que imprescindible que te acerques a la Casa de la Trova. En este templo de la música fue donde nació la popular banda Vieja Trova Santiaguera. Podrás disfrutar de música en directo y del ron cubano.

No puedes perderte

Balcón de Velázquez

Dejando a un lado la historia, es hora de descubrir la ciudad. El Balcón de Velázquez es una terraza que ofrece unas maravillosas vistas de la ciudad y del puerto.

Patrimonio de la Humanidad

Santiago cuenta con tres lugares considerados patrimonio mundial. El primero es el castillo de San Pedro de la Roca o castillo del Morro. El segundo el paisaje arqueológico de las primeras plantaciones de café, que incluye los vestigios de 171 edificaciones agroindustriales de finales del siglo XVIII y principios del XIX. Por último la Tumba francesa La Caridad de Oriente, un espacio musical y danzario creado aquí en 1862 por esclavos haitianos.

Carnavales

Si has planeado viajar a Santiago a fines de julio podrás disfrutar de su celebración más popular y emblemática: los Carnavales. Entre el 21 y el 28 de julio, la ciudad se llena de color, desfiles, bailarines, carrozas, malabaristas y músicos. El 25 es el de día de la Patrona de Santiago de Cuba, la fiesta más salvaje y vibrante del año. Para cerrar la semana de festividad la “Quema del Diablo” es otro de los espectáculos únicos que solo encontrarás en esta ciudad.

Catedral de Nuestra Señora de la Asunción

Acércate a la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, construida a en el siglo XVI, y reconstruida en diversas ocasiones debido a los diferentes asaltos de piratas, la climatología o los terremotos.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x