Ayuda Ayuda
Menú Menú

Santorini

La isla más hermosa del mar Egeo

La puesta de sol en Oia, las ruinas en los asentamientos de lava, los pequeños pueblos colgantes en los acantilados o las paradisíacas playas multicolores son tan solo un aperitivo de lo que Santorini puede ofrecer. Relájate y piérdete por sus calles sin perder detalle porque aquí, cada esquina, se convierte en un mirador natural espectacular.

Comenzamos por Firá, la capital de Santorini, formada por casas blancas de cal y terrazas cúbicas. Pasea por sus sinuosas calles y descubre las icónicas iglesias de cúpulas azules encaramadas en acantilados de 300 metros de altura. Para llegar a Firá te recomendamos caminar desde el puerto de Skala. Si bien es un sendero empinado y sinuoso de 587 escalones, las vistas bien merecen la pena el esfuerzo. Otra opción es subir en teleférico. La vecina Oia es conocida por sus inolvidables puestas de sol. De hecho, muchos viajeros vienen tan solo para ver el atardecer. Ubicada en el extremo norte de Santorini, a 12 kilómetros de la capital, Oia es un pueblo de casas encaladas originarias que se han convertido en coquetos hoteles boutique con piscinas infinitas y vistas de infarto. Y cuando decimos de infarto nos referimos a que el pueblo está literalmente “colgando” de un acantilado. Dirígete hasta la bahía de Ammoúdi y recorre sus calles en forma de zigzag donde encontrarás una amplia oferta de restaurantes de marisco frente al mar. Para llegar a Oia tienes varias opciones. Desde alquilar una moto o un coche; transporte público; barco o caminar. Sí, has leído bien. Se puede llegar caminando desde Fira recorriendo los 12 kilómetros que componen la caldera del volcán y a lo largo de los acantilados. Si estás en forma, pruébalo. No te arrepentirás.Quizás el mayor reclamo de Santorini sean sus playas. La más conocida y popular se encuentra en la costa sureste, entre los pueblos de Perissa y Perivolos, a 12 kilómetros de la capital. Un tramo de arena volcánica negra y fina de seis kilómetros de largo adornada por cafés y restaurantes de mariscos. Hay tumbonas y sombrillas para alquilar, además de instalaciones para deportes acuáticos.

No puedes perderte

La caldera

Seguramente te estarás preguntado qué es eso de la caldera. La caldera es el cráter sumergido de un volcán. La isla de Santorini se creó tras una explosión volcánica masiva que voló el centro de la isla hace unos 3.600 años. Con una superficie de 12x7 kilómetros, todavía alberga actividad volcánica. En su centro se elevan los dos islotes de Kaiméni con aguas termales. Hay excursiones de un día a la caldera en barco que incluyen el baño en las aguas termales y comer en Thirassia, una pequeña isla en el lado oeste de la caldera que ofrece impresionantes vistas a Santorini a través del agua.

Akrotíri

A pocos kilómetros de Firá podrás encontrar el asentamiento minoico de Akrotíri. Camina por sus senderos para ver los restos de edificios de arcilla de esta ciudad. Su conservación es casi perfecta. Tanto que, a menudo, se la ha comparado con Pompeya. Cerca Akrotiri, se encuentra la famosa Playa Roja bajo un espectacular acantilado. Se puede acceder por un sendero desde la propia Akrotiri o en barco desde los puertos de Kamari y Perissa. Esta playa es uno de los principales lugares turísticos en verano, así que asegúrate de llegar temprano para conseguir un buen sitio y disfrutar del espectacular contraste de rocas rojas y agua cristalina.

Thira

Descubre las ruinas de templos helenísticos y los cimientos de edificios romanos y bizantinos en la antigua Thira, ubicada en la costa sureste de Santorini. La antigua Thira se remonta al siglo IX a. C. Entre las ruinas, encontrarás edificios religiosos, un teatro, un gimnasio para aprendices militares y viejos edificios administrativos. No te pierdas tampoco su museo arqueológico. La exposición permanente recorre los períodos dórico, helenístico, romano y bizantino con inscripciones que datan de la época arcaica a la romana, figuras de arcilla o una hermosa colección de cerámica.

Pyrgos

Pyrgos era la capital de Santorini antes de que Firá se hiciera cargo en 1.800. El pequeño pueblo de Pyrgos, ubicado en el centro de Santorini, está formado por casas de las Cícladas encaladas construidas alrededor de las ruinas de un castillo medieval en la cima de una colina. Desde Pyrgos, un camino corre hacia la cumbre del monte. Profítis Ilías (584 metros) es el punto más alto de Santorini y ofrece vistas panorámicas de la isla y del mar. Aquí se encuentra el Monasterio Profitis Ilias, un santuario del siglo XVIII abierto al público.

Este sitio usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestrapolítica de privacidad

x